Beneficios del baile en la tercera edad

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
30 diciembre, 2018
Entre los beneficios más destacables del baile en la tercera edad está su capacidad para reducir los síntomas asociados a la depresión, el aislamiento y la soledad.

Los beneficios del baile en la tercera edad son innumerables. Hablamos de una actividad que mejora la movilidad y el equilibrio, disminuyendo la rigidez articular. Una de las mayores virtudes del baile es el bienestar emocional que genera: es una fuente de alegría, confianza y motivación. Así, gran parte de las personas de edad avanzada consiguen reducir el tiempo que se pasan nadando en mares de emociones negativas, y lo hacen al tiempo que le dan esquinazo a la sensación de soledad no deseada.

Decía Charles Baudelaire que un modo de revelar los misterios de la música es canalizarla a través del baile. Esto es algo que sin duda ya saben las personas con cierta experiencia. Ahora bien, un aspecto bastante común es acceder a esta práctica cuando uno ya frisa los sesenta o los setenta.

El baile no tiene edad, lo sabemos. Sin embargo, en ciertos momentos puede suponer un auténtico despertar, tanto físico como emocional. Asimismo, algo que no podemos dejar de lado es la importancia de seguir encontrando motivantes en esta última etapa del ciclo vital que, como sabemos, se extiende ya a lo largo de más años dada la esperanza de vida.

En la actualidad, la imagen de este grupo poblacional al que incluimos bajo la etiqueta de la tercera edad ha cambiado bastante. Tenemos a hombres y mujeres muy activos, dispuestos a explorar nuevos ámbitos donde seguir realizándose personalmente. El baile puede ser sin duda una práctica extraordinaria donde mejorar la salud física y optimizar a su vez, las relaciones sociales y la conexión con su entorno.

«Cada baile que hagas te pertenece. Es parte de tu colección. ¡Cuando lo piense así, querrás que su próxima rutina sea la mejor que haya hecho nunca».

-Torron-Lee Dewar-

mujer simbolizando los beneficios del baile en la tercera edad

El baile en la tercera edad ¿qué beneficios tiene?

El envejecimiento es una constante para todos. Sin embargo, ello no significa que debamos asociarlo siempre a un inevitable declive, ahí donde nuestras capacidades físicas y cognitivas se ven obligatoriamente mermadas. Cada persona afronta esta etapa de su vida de un modo particular, de una forma que se relacionará con su enfoque personal, recursos, hábitos y salud.

Ahora bien, un aspecto clave a tener en cuenta es la prevención. Mantener en el día a día una serie de estrategias muy concretas condicionará la calidad de vida disfrutada y percibida. Factores, como la alimentación o contar con una red social y de apoyo significativa, optimiza en gran parte de los casos llegar a edades avanzadas en mejor estado y con mayor felicidad.

El baile en la tercera armoniza múltiples dimensiones que, por sí mismas, favorecen también el bienestar en esta etapa del ciclo vital. Esto hace que, si la persona no se ha iniciado aún en este arte, en esta práctica valga la pena animarle a ello. Veamos a continuación qué puede generarle.

El baile mejora la calidad de vida en personas con Párkinson

En un estudio llevado a cabo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, se demostraron los grandes beneficios del baile para las personas con Párkinson. Tanto es así, que a día de hoy se asume que es una herramienta terapéutica idónea para mejorar los siguientes aspectos:

  • Reducir el índice de caídas.
  • Mejorar la marcha, el ritmo, la velocidad y la flexibilidad.
  • Optimizar la fortaleza y el tono muscular.
  • Fortalecer los procesos cognitivos como la atención y la memoria.
  • Mejorar la autoestima.
personas simbolizando los beneficios del baile en la tercera edad

Reducir la sintomatología asociada a la depresión

Los doctores Amanda Haboush y Mark Floyd, de la Universidad de Nevada, llevaron a cabo un estudio en varias residencias donde se había desarrollado un programa de lecciones de baile. Una buena parte de los residentes diagnosticados con trastornos del ánimo empezaron a mostrar mejorías al cabo de dos semanas.

  • Se sentían menos deprimidos, evidenciaban menos estrés, ansiedad y problemas de insomnio.

Por otro lado, tal y como hemos señalado, uno de nuestros objetivos a la hora de afrontar de un mejor modo esta etapa de nuestra vida es invirtiendo en prevención.

  • Un modo excelente de encontrar nuevos alicientes una vez llegada la jubilación sería apuntándonos a algún centro especializado. No podemos dejar de lado el hecho de que entre los mejores beneficios del baile en la tercera edad, está sin duda evitar el aislamiento, conectar con otras personas y evitar así dimensiones como la apatía, la falta de alicientes y motivación.
pareja simbolizando los beneficios del baile en la tercera edad

Un cuerpo en movimiento hace feliz al cerebro

Un cuerpo en movimiento agudiza los sentidos, conectando más y mejor consigo mismo y con lo que le rodea. Movernos acompañados de música «enciende» nuestro cerebro, nos regala una dosis extra de serotonina y endorfinas, nos hace reír, mejorar la atención, nos olvidamos del dolor físico y de pronto el mundo tiene mayor sentido.

En un trabajo Universidad de Saint Louis se pudo ver cómo dos sesiones de baile semanales posibilitaba al cabo de dos meses, poder reducir la medicaciones para reducir la inflamación en personas de 80 años. El dolor asociado a la artritis y artrosis se reducía, su salud cardiovascular se mantenía estable e incluso sus movimientos se volvían más ágiles y rápidos.

Los expertos nos indican además que el baile es beneficioso para el cerebro porque combinamos una actividad cardiovascular con la activación neuronal. Es interesante tener en cuenta que la danza nos obliga a tomar decisiones rápidas en cuestión de segundos, y algo así no solo fortalece la red neuronal, sino que además nos permite crear nuevas vías.

Para concluir, tal y como podemos ver los beneficios del baile en la tercera edad cuentan con respaldo científico. Asimismo, es algo más que evidente para quienes lo vienen practicando desde siempre y para los que se inician por primera vez en esta práctica. El baile no tiene edad y nos ayuda a dar calidad vida a cada año cumplido.

  • Kattenstroth, J-C., Kalisch, T., Holt, S., Tegenthoff, M., Dinse, H. R. (2013). Six months of dance intervention enhances postural, sensorimotor, and cognitive performance in elderly without affecting cardio-respiratory functions. Frontiers in Aging Neuroscience. Recuperado de: http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fnagi.2013.00005/full.