Bruxismo: causas, síntomas y tratamientos

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Fátima Servián Franco
· 5 septiembre, 2017
Muchas personas rechinan los dientes y no lo saben. De ahí que sea importante estar pendientes de los síntomas del bruxismo: dolor de cabeza y de mandíbula, tinnitus...

El bruxismo es un problema odontológico que consiste en apretar los dientes fuertemente, los superiores e inferiores, y hacerlos rechinar: deslizándolos de atrás hacia adelante, unos sobre el otros. Asimismo, cabe señalar que es uno de los trastornos del sueño más comunes, afecta a casi un 20% de la población y por lo general, hay diversos enfoques a la hora de tratar esta condición.

Aunque si bien es cierto que también puede aparecer durante el día, el bruxismo es básicamente un problema del sueño. Ahor bien, científicos como Klasser, GD, Rei, N. y Lavigne, GJ (2015) nos señalan en un estudio que es una condición multisistémica. Los factores psicológicos, nuestra mecánica del sueño y determinados aspectos fisiológicos estarían detrás de esta realidad.

El bruxismo afecta igual a hombres y a mujeres. Su prevalencia disminuye con la edad, un 14 % de los niños lo presentan, por un 12% en adolescente y solo un 8% en adultos. Hay que tener en cuenta que un diagnóstico precoz es fundamental para evitar problemas de salud dental y de calidad de sueño.

La mayoría de las personas que rechinan los dientes no lo saben. El bruxismo y sus síntomas se confunden a menudo con otras condiciones…

Hombre apretando los dientes

Causas y síntomas del bruxismo

En vista de que el bruxismo aparece básicamente mientras dormimos, es común no saber que lo sufrimos. Estamos además ante un tipo de conducta inconsciente y de ahí que no siempre relacionemos los síntomas con esta condición. Asimismo, hay quien confunde las molestias con simple cansancio, estrés o malas posturas.

Veamos ahora algunos síntomas del bruxismo.

Dolor musculofacial

Si nos despertamos con dolor en los músculos faciales o con dolor de cabeza, podemos estar presentando los síntomas más típicos del bruxismo. El bruxismo provoca que los dientes duelan o se aflojen y llegan literalmente a pulverizarse o desmoronarse. Además, destruye el hueso que soporta el diente y causa problemas de articulación, como el síndrome de la articulación temporomandibular.

Los afectados raramente perciben que rechinan o presionan los dientes. Tampoco perciben los síntomas porque se producen en la mayoría de los casos de forma inconsciente durante la fase de sueño. Solo cuando el rechinar los dientes supera un punto determinado, pueden aparecer tensiones o endurecimiento de la musculatura facial.

En ocasiones duelen los dientes, las articulaciones maxilares, la cara, las sienes y los oídos. En determinados casos el dolor se puede producir en toda la cabeza. Si el rechinar de dientes se prolonga en el tiempo, las tensiones además se extienden nuca y los hombros.

Tinnitus (acúfenos) y bruxismo

Uno de los síntomas más comunes del bruxismo son los clásicos acúfenos o tinnitus. Debemos recordar que el oído y toda su estructura se conectan con la mandíbula a través de dos sistemas: el  muscular y el neurológico. Ejercer una tensión todas los noches con nuestras mandíbulas acaba generando los clásicos zumbidos en los oídos.

Estudios como los llevados a cabo en el Departamento de Ciencias Orales y Maxilofaciales, Universidad Sapienza de Roma, Italia, nos recomiendan visitar a los especialistas si sufrimos tinnitus. Usar una férula puede hacer que este problema mejore.

Causas del bruxismo

Las causas precisas del bruxismo todavía no son claras del todo. De ahí que se hable a menudo de orígenes multifactoriales. Sin embargo, estos serían los más comunes,

  • Estrés y ansiedad.
  • Período de despertar durante la fase de sueño ligero, expresión más importante del trastorno.
  • Dormir boca arriba.
  • Hábitos que tengamos para conciliar el sueño.
  • Alineación inadecuada de los dientes.

Tratamiento del bruxismo

El tratamiento apropiado va a estar muy relacionado con la causa, ya que se trata de ir a la raíz y no solo de intentar detener los síntomas. Las técnicas de relajación nos pueden ayudar mucho en este sentido, puesto que el estrés parece ser la causa principal del bruxismo. Cualquier iniciativa que reduzca efectivamente el estrés puede ayudar, como escuchar música, leer, caminar.

Para aquellos casos en los que el factor clave sea algún trastorno psicológico, como la ansiedad, se recomienda aprender técnicas de relajación y fisioterapia complementarias, tratándose las fases agudas de dolor con antiinflamatorios y relajantes musculares.

Mujer con dolos en la boca por comer helado

La terapia psicológica ayuda a disminuir los episodios bruxistas, ya que el paciente aprende a autorelajarse y autocontrolarse. Las acciones encaminadas a disminuir la ansiedad permiten modular la influencia que ejerce el hipotálamo y el sistema límbico sobre la regulación del tono muscular.

El tratamiento del bruxismo pretende disminuir los síntomas y contribuye a preservar los dientes. Ante la persistencia del trastorno, el paciente puede ser orientado hacia un especialista: otorrinolaringólogo, médico del sueño, fisioterapeuta o psicólogo.

  • Alcolea Rodríguez, J. R., Herrero Escobar, P., Ramón Jorge, M., Sol, L., Trinidad, E., Pérez Téllez, M., & Garcés Llauger, D. (2014). Asociación del bruxismo con factores biosociales. Correo Científico Médico18(2), 190-202.
  • Arreaza, A., Correnti, M., & Battista, V. (2010). Ansiedad como rasgo de la personalidad de un grupo de pacientes con liquen plano bucal. Acta odontol. venez48(2).
  • Da Acosta Álvarez, A., Alchieri, A., & Joao, C. Niveles de ansiedad y el impacto social en las personas con bruxismo. Interpsiquis [Internet]. 2012 [citado 19 Oct 2012][aprox. 8 pantallas].
  • Pérez, G., Vázquez, L., & Vázquez, Y. (2007). Bruxismo: Somatización del estrés en odontología. In Rev Forum científico (Vol. 21, No. 52, p. 5).
  • Pinto, F., & Washington, W. (2014). Bruxismo y Patologías relacionadas por hacinamiento y estrés psicofísico en pacientes del centro de rehabilitación social nº 2 de quito, en el eríodo octubre 2013-marzo 2014 (Bachelor’s thesis, Riobamba: Universidad Nacional de Chimborazo).
  • Segura, M. G., Rodríguez, M. O., & Rojas, P. D. (2003). Tratamiento combinado a pacientes bruxopatas con férulas oclusal y psicoterapia. Correo Cientif Med Holguín7, 12.
  • Vicuña, D., Id, M. E., & Oyonarte, R. (2010). Asociaciones entre signos clínicos de bruxismo, ansiedad y actividad electromiográfica maseterina utilizando el aparato bite strip® en adolescentes de último año de enseñanza media (Secundaria). International journal of odontostomatology4(3), 245-253