Buscando la paz mental: ¿cómo encontrarla?

La paz mental está al alcance de todos. Sin embargo, es un camino que se debe recorrer un poco cada día.
Buscando la paz mental: ¿cómo encontrarla?
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Okairy Zuñiga

Última actualización: 28 julio, 2022

Tener paz mental es un logro muy importante. Sé que puedes pensar que es mítico llegar a ese estado. O que es inalcanzable o irreal. Tal vez conozcas pocas personas que puedan decir “estoy en paz”.

Me parece en algunos casos es mejor decir “estoy en equilibrio”. Muchas veces puedes estar en medio de un conflicto, una disputa y aun así sentirte en equilibrio. Obviamente, vives en este mundo cada vez más estresado, más preocupado y más inmediato, pero cuando logres estar con paz mental, vas a experimentar esa sensación de equilibrio de la que te hablo.

“La persona que no está en paz consigo misma, será una persona en guerra con el mundo entero”.

-Mahatma Ghandi-

¿Qué es la paz mental?

La paz mental es un equilibrio estable al que consigues volver después de las experiencias negativas o a pesar de ellas. Es como una pelotita en medio de dos montañas.

Te podrán empujar hacia arriba de una, pero vuelves a resbalar y estar en tu lugar. Si el empujón es muy grande, tal vez quedes oscilando, subiendo y bajando, pero vas a volver a estar en tu punto de equilibrio. No pienses en ir por una cuerda elevada tratando de no caerte, no.

Mujer paz mental

Lograr el equilibrio interior es una tarea constante, pero hay algunos pasos que te ayudarán a alcanzarlo. Vamos a ver los más importantes.

1. Simplifica tu vida

Ten menos cosas por las que preocuparte. Debes creer siempre en que calidad es mejor que cantidad. Eso debes aplicarlo también a tus amistades. No continúes con amistades destructivas, que te provoque desequilibrio verlas.

También piensa en las cosas materiales, por ejemplo, tu ropa. Cuando cambies de estación, fíjate si hay algo que no usaste y reflexiona acerca de si te lo vas a poner alguna vez. Seguramente no. Entonces dónalo en alguna institución o regálaselo a alguien. Eso te aliviará el trabajo cada vez que tengas que arreglar el ropero y alegrará mucho a otros.

Si vas a comprar algo, piensa si es realmente imprescindible. No dejes que la publicidad o la moda manden en tu vida. De esta manera podrás prestarle atención solo a las cosas relevantes y concentrarte en ellas. ¡Libérate!

2. Piensa en el presente

No te obsesiones por el pasado. Si no fue bueno, trata ahora de solucionarlo, pero no te lamentes. Trabaja en tu presente. Tampoco debes preocuparte demasiado por el futuro. Depende de lo que tú hagas ahora como será el futuro. Concéntrate en el aquí y ahora y disfrútalo.

“Si usted no es feliz aquí y ahora, nunca lo será”.

-Taisen Deshimaru-

3. Sé agradecido y sonríe

Por favor, mira el vaso medio lleno y no el medio vacío. Agradece por lo que tienes, hasta por lo más mínimo. Sé agradecido contigo mismo, con tus padres, tu familia. También con el panadero o la cajera del supermercado.

Bríndales una sonrisa. Lograrás cambiarles el estado de ánimo y también cambiarás el tuyo. Verás cuánto mejor interactuarás con la gente, tus compañeros de trabajo, con todos. Una sonrisa siempre transmite calma, felicidad y amor.

Pompas de jabón en forma de corazón

4. Recuerda que todo pasará

El tiempo es indiferente, tanto si estás en un excelente momento o en uno terrible. Si es muy bueno, disfrútalo y si es muy malo, ya va a pasar. El tiempo sigue su camino. Un ejercicio muy bueno es que pruebes a ser otra persona. ¿Cómo resolvería esta situación ese otro individuo?

Es importante ver las cosas desde otro punto y que no pierdas la calma. Respira profundo, ubícate en tu entorno y cálmate. El tiempo todo lo arregla.

5. Termina lo que empiezas y cierra tus ciclos

Tus ciclos de estudios, laborales, amorosos. También tus duelos. Todos ellos tienen un comienzo, pero tú, a tu debido tiempo, debes darle un fin. Debes actuar con paciencia. Ten también paciencia contigo mismo. Todo a su debido momento llega. Pero debes lograr terminar lo que empezaste para poder seguir adelante.

Esos pasos son la clave. Pero recuerda que todos están en ti. Eres tú el que debes buscar tu paz interior y entender que no importa lo que le pase a tu entorno, no debe afectarte.

“Aprende del pasado prepárate para el futuro, pero vive en el presente”.

-Joyce Meyer-

6. Limpia tus círculos sociales

No dudes en echar de tu vida a aquellas personas que la intoxican y se niegan a cambiar. Estás en tu derecho de ser feliz y de buscar entornos sociales sanos y que te traigan paz. Aunque la paz mental se puede alcanzar en medio del ruido, nunca está de más reducirlo.

7. Libérate de la necesidad de agradar y del perfeccionismo

Es bueno exigirse a uno mismo, pero esto no debe nacer de la necesidad de reconocimiento externo ni de un perfeccionismo insano. Perdónate tus errores y avanza al ritmo que te sea más cómodo. Y, desde luego, acepta que no todo el mundo va a sentir simpatía por ti.

8. No vivas en el victimismo

Es cierto que a veces eres la víctima de agresiones. Mientras existan agresores, habrá víctimas. Sin embargo, colocarte invariablemente en un papel donde todos los que te rodean te quieren hacer daño es tan irreal como disfuncional.

Por eso, y para evitar el estrés que conlleva, trata de analizar los conflictos desde todas las perspectivas. Eso te ayudará a quitar el foco de tu persona y a abordar los problemas de una forma más pragmática.

9. Aprende a perdonar

No bebas veneno y pretendas que muera otro. Perdonar no es olvidar y justificar un mal acto, es dejar ir el dolor que te han hecho. Ese dolor solo te afecta a ti, no sirve de castigo para un agresor ni soluciona las consecuencias de sus actos. Por eso, para alcanzar la paz interior es imprescindible aprender a perdonar.

La mayoría de las veces vamos por la vida más preocupados por recordar y lamentarnos por el pasado que de vivir lo que se presenta en el ahora. La paz mental cambia esto. Te permite dejar ir lo que está de más y aprender a gozar lo que tienes hoy. Preocuparse en exceso no es positivo ni sano, así que no lo hagas.

Te podría interesar...
Dejar ir es aceptar tu historia, pero no tu destino
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Dejar ir es aceptar tu historia, pero no tu destino

Dejar ir es comprender y aceptar que algunas personas forman parte de tu historia personal, pero ellas no son tu destino, ni aún menos tu punto fin...



  • Domínguez, L. M. M. (2004). Identidad y paz mental. In Identidad personal y educacion [Archivo de ordenador]: actas de las III Jornadas Pedagógicas de la Persona (p. 23).
  • Brooks, J. (2013). La Magia de la Meditación Zen: Secretos para Encontrar el Tiempo Para la Paz Mental Todos los Días. Empowerment Nation.