Claves para detectar si eres una persona perfeccionista

El perfeccionismo puede convertirse en una limitación, volvernos poco eficientes y causarnos malestar emocional. Descubre si posees este rasgo y cómo puede estar afectándote en tu día a día.
Claves para detectar si eres una persona perfeccionista
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 25 Abril, 2021.

Última actualización: 25 Abril, 2021

Algunas personas sienten que el perfeccionismo es una cualidad deseable. Y si bien es cierto que este rasgo puede hacernos ser más responsables, productivos y eficientes, cuando es un rasgo muy marcado puede constituir una verdadera limitación.

No obstante, por esa connotación positiva que a veces se le atribuye puede no resultarte sencillo detectar si eres una persona perfeccionista; y, por ende, reconocer de qué modo esto te está perjudicando.

Por lo general, la búsqueda de la perfección tiene sus raíces en la infancia. De este modo, crecemos con ella y nos resulta ya tan natural que no logramos detectar que existen otros modos (quizá más funcionales) de abordar nuestras tareas cotidianas.

Por ello, queremos mostrarte algunas señales que pueden indicarte que el perfeccionismo está repercutiendo negativamente en tu día a día.

Mujer perfeccionista organizando tareas

¿Cómo detectar si eres una persona perfeccionista?

Es posible que esta actitud solo se haga presente en algún ámbito de tu vida, por ejemplo en el área laboral. Sin embargo, lo más probable es que impregne toda tu cotidianidad. Así, te invitamos a analizar si te ves reflejado en algunas de las siguientes cuestiones.

Pierdes de vista el objetivo principal

Para una persona perfeccionista, obtener un resultado impecable es esencial. Por ello, suelen pasar una cantidad desproporcionada de tiempo puliendo, matizando y revisando cada detalle de las tareas que realizan.

Una tarea laboral, un proyecto personal o incluso un simple email pueden ser revisados una y otra vez en busca de un resultado aún más óptimo. De este modo, es posible que incluso se pierda de vista el objetivo principal: cumplir con el plazo pactado con la empresa, disfrutar o realizar una comunicación.

La perfección se termina convirtiendo en la verdadera meta.

Error es sinónimo de fracaso

Ninguna persona es infalible, todos cometemos errores en ocasiones y es lícito fallar y aprender de la experiencia. No obstante, la persona perfeccionista posee un pensamiento dicotómico en el que todo se percibe como blanco o negro.

De este modo, cometer un error significa haber fracasado por completo y es motivo de vergüenza y castigo. Se trata, en definitiva, de personas muy autocríticas y generalmente implacables consigo mismas.

Procrastinación

Procrastinar consiste en aplazar las tareas y obligaciones pendientes e invertir el tiempo en actividades agradables, pero improductivas. No se trata únicamente de pereza, sino de que este hábito está muy relacionado con el miedo a no ser capaz de sacar adelante la tarea.

Debido a la excesiva presión que la persona perfeccionista sobre sus hombros, puede resultarle abrumador hacer frente a ciertas obligaciones (especialmente las más complejas o exigentes). Y, por lo mismo, tiende a aplazarlas más allá de lo apropiado.

Eres exigente e intolerante con los demás

Una de las mejores formas de detectar si eres una persona perfeccionista es fijarte en el modo en que piensas sobre los demás. Y es que la altura del listón que el perfeccionista aplica para sí mismo tiende a trasladarla a las personas de su entorno.

Así, suelen ser individuos muy críticos, intolerantes y con expectativas altas hacia los demás. Toda conducta que no encaje en sus estándares pasa a ser, automáticamente, inaceptable y reprochable.

Hombre culpando a una mujer

Eres incapaz de delegar

Uno de los aspectos más limitantes del perfeccionismo se presenta a la hora de tener que trabajar o relacionarse con otras personas.

Y es que, el individuo que posee este rasgo suele ser incapaz de delegar en otros. No solo porque considere a los demás menos competentes, sino porque cree que los demás no suelen aplicar el mismo grado de rigor y precisión en las tareas.

Saber que el otro no va a marcarse el mismo nivel de exigencia hace que trabajar en equipo pueda resultarles realmente desmotivador.

El perfeccionismo puede convertirse en tu mayor limitación

Si te has visto reflejado en las anteriores características, es muy posible que el perfeccionismo se haya convertido en una limitación para ti. De manera paradójica, ese deseo por ser productivo y responsable puede estar llevándote a ser menos eficiente, además de causarte malestar emocional.

Por lo mismo, puede resultar positivo revisar tus creencias, flexibilizar tu pensamiento y rebajar tus estándares a un nivel realista, de modo que puedas rendir y disfrutar en cada tarea que emprendas.

Te podría interesar...
5 claves para dejar de ser tan perfeccionista
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
5 claves para dejar de ser tan perfeccionista

Ser perfeccionista es muy estresante. El perfeccionismo te impide avanzar porque nunca estás contento con lo que haces. Descubre cómo superarlo.



  • García-Fernández, J. M., Inglés, C. J., Vicent, M., Gonzálvez, C., Gómez-Núnez, M. I., & Poveda-Serra, P. (2016). Perfeccionismo durante la infancia y la adolescencia. Análisis bibliométrico y temático (2004-2014). Revista Iberoamericana de Psicología y Salud7(2), 79-88.
  • De Rosa, L., Dalla Valle, A., Rutsztein, G., & Keegan, E. (2012). Perfeccionismo y autocrítica: consideraciones clínicas. Revista Argentina de Clínica Psicológica21(3), 209-215.