Claves para mejorar tu creatividad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 noviembre, 2015
Julia Gomez · 12 julio, 2013

La creatividad se define como el pensamiento original, el construir nuevas ideas o conceptos, también hacer asociaciones originales que conecten dos ideas que parecían inconexas, la creatividad es también la capacidad de producir soluciones diferentes a problemas comunes o poco comunes.

Últimamente todo lo que vemos nos habla de creatividad, pareciera que el mundo que nos rodea nos grita que tenemos que ser creativos y todo nos sugiere que la creatividad es un especie de talento escondido que se tiene que tener. Y si bien es cierto que hay personas en las que parece que la creatividad fluye tanto que se siente natural, la verdad es que la creatividad es un proceso que podemos nutrir todos los días con cualquiera de las siguientes actividades:

Leer

Leer te abre a mundos reales e imaginarios y a nuevas perspectivas. Es un despertador garantizado para tu mente y tu imaginación. A la larga te ayuda a hacer conexiones y deducir cosas de manera más fluida y en general te abre a posibilidades que alguna vez pensaste que eran imposibles. La ventaja es que las opciones de lo que puedes leer son infinitas, no sólo los clásicos de la literatura te abrirán las puertas a la creatividad, sino que los libros de ciencia, de la naturaleza y todo tipo de lecturas, incluso las noticias son excelentes para que se potencia tu creatividad.

Viajar

Conocer nuevos lugares puede ser un giro de 360 grados en tu imaginación y en la forma en la que ves la realidad, definitivamente rompe con pre-concepciones que tienes acerca de la vida y las personas. También es en mucho salir y buscar por tus propios medios una forma de vivir lejos de casa y volver a sorprenderte por la novedad y la belleza de las cosas. También separarte un poco de la rutina definitivamente es un incentivo para la creatividad. Y no tienes que ir muy lejos a países exóticos y desconocidos, puedes viajar en tu propia ciudad a lugares a donde nunca has ido, revisitar lugares de la infancia o ir a lugares cercanos a los que nunca has ido, cualquier cambio de perspectiva es de gran ayuda.

Tomar riesgos

Tomar riesgos va mucho más allá de jugar juegos extremos, tomar riesgos es básicamente salir de tu zona de confort, enfrentar tus miedos o hacer algo que no te gusta y verlo con nuevos ojos, como tener el valor de cometer errores y aprender de ellos. Ser valiente y no poner demasiada atención o que incluso no te importe lo que los otros piensen de lo que haces y cómo lo haces. También puedes retarte a hacer cosas diferentes y nuevas, si no lo haces todavía a exponer tus ideas o a exponerte a ideas nuevas.

Introspección

Por último una de las armas más poderosas de la creatividad, no hay nada como conocerte a ti mismo para poder lograr despertar tu creatividad. Ve a lo profundo de ti y analiza todos esos mecanismos o miedos que te impiden ser creativo. Es muy buena idea llevar un diario, escribir un blog, hacer una grabación o cualquier cosa que te permita estar en contacto contigo mismo.