¿Cómo ayudar a un anciano maltratado?

16 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Nuestros ancianos también sufren maltratos. Esta dura realidad se da tanto en el silencio del ámbito familiar como en la soledad de una residencia. ¿Cómo actuar ante estas situaciones? ¿De qué manera podemos atender a la persona mayor traumatizada?

Saber cómo ayudar a un anciano maltratado debería formar parte del protocolo de actuación en muchos escenarios sociales. Esta realidad sigue sucediéndose a diario en la intimidad del hogar y también en algunas residencias para personas de la tercera edad. ¿Qué hacer ante estas circunstancias? ¿Cómo atender, por ejemplo, al mayor con demencia?

Es importante no solo clarificar estos aspectos. Además, es esencial disponer de adecuados protocolos de identificación de estas realidades a menudo tan silenciosas, tan soterradas. Es más, puede que el dato nos sorprenda; la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que cerca de 1 de cada 6 personas mayores de 60 años ha padecido maltrato en alguna ocasión.

Las tasas de maltrato son más elevadas en los centros de atención a la tercera edad, ahí donde muchos de los trabajadores declaran haber sido testigos de conductas abusivas, lesivas o poco respetuosas para con nuestros mayores. Así, el impacto que puede tener este tipo de violencia en los ancianos es inmensa y devastadora, tanto a nivel físico como a nivel emocional.

Por otro lado, hay algo evidente. Somos una población envejecida. Dentro de veinte, treinta o cuarenta años seremos una sociedad habitada por ancianos que necesitan de recursos, de una atención multidisciplinar y entornos que faciliten nuestra calidad de vida. En caso de que no se haga una reformulación y una transformación profunda, todos nosotros podríamos correr el riesgo de sufrir este tipo de lacra.

Hombre mayor en sofá representando la urgencia de saber cómo ayudar a un anciano maltratado

¿Cómo ayudar a un anciano maltratado? Claves y estrategias

El abuso de personas mayores es un problema de salud pública. Además, es un desafío complejo que abarca múltiples frentes, algunos de los cuales, pueden ser delicados. Por ejemplo, en ocasiones tenemos casos en que la falta de recursos y de apoyo social puede hacer que el anciano dependiente esté a cargo de su propio cónyuge, otra persona de edad avanzada y hasta con problemas mentales. En estos contextos, no solo pueden darse conductas negligentes, también pueden surgir actos violentos.

Se estima, de hecho, que solo una pequeña fracción de los casos de maltrato a personas mayores llegan a ser denunciados o a conocerse. Sabemos también que los casos de abuso físico, sexual y emocional, explotación financiera y negligencia está aumentando en la última década. Estudios como el realizado en la Universidad de Cornell de Nueva York, nos señalan lo siguiente.

Factores como la edad avanzada, tener problemas cognitivos y pertenecer a un estatus social bajo elevan la posibilidad de sufrir maltrato. En esta investigación realizada a lo largo de 9 años a un grupo de 184 ancianos, se pudo ver que 47 de ellos estaban sufriendo violencia y negligencia. ¿Qué hacer en estos casos? Una vez se denuncia el caso… ¿cómo ayudar a un anciano maltratado?

Lo analizamos

Atención médica urgente: un cuerpo frágil con menos posibilidades de recuperarse

Cuando se detecta un caso de negligencia, maltrato o abuso de cualquier tipo, lo más urgente es la atención médica. Sabemos que los ancianos víctimas de maltrato tienen una probabilidad de morir dos veces mayor que aquellos que no lo han padecido. Así, lesiones como los golpes, moretones, fracturas óseas o craneales tardan muchísimo en curarse en una persona de edad avanzada.

Por otro lado, la negligencia en la higiene y sobre todo en la desnutrición, puede debilitar de manera grave su salud hasta el punto de generar un debilitamiento cognitivo más severo.

Espacio seguro, calma y rutinas fijas

Para ayudar a un anciano maltratado, y una vez que hemos atendido su salud física, es prioritario facilitarle un entorno seguro. La calma de una habitación en la que sentirse cómodo, a salvo, con unas rutinas fijas es siempre muy beneficioso.

Tanto si tenemos a un adulto mayor dependiente o válido, es decir, a alguien que tiene sus facultades mentales en buen estado y se vale por sí mismo, siempre agradecerá un entorno sosegado en el que encontrar seguridad.

Comunicación basada en el afecto y la cercanía

En una investigación realizada en la Universidad Northwestern de Chicago para conocer las razones de la mortalidad en la población geriátrica, se pudo ver que el maltrato es un problema social importante. Así, algo que se descubrió es que el abuso verbal es el predictor más destacado de la angustia psicológica en los adultos mayores.

Así, para ayudar a un anciano maltratado es prioritario que nos dirijamos a ellos con afecto, cercanía y amor. No importa que la persona sufra demencia, que no llegue a entender lo que le digamos. Las formas, el tono y el cariño a la hora de comunicar sana y ayuda.

Persona cogiendo mano de anciano para representar la necesidad de ayudar a un anciano maltratado

Cómo ayudar a un anciano maltratado que sufre depresión o trastorno de estrés postraumático

Las personas ancianas que han sufrido maltrato acaban desarrollando depresión o bien un trastorno de estrés postraumático. Tal y como hemos señalado, es prioritario atenderlas de manera integral porque la esperanza de vida se reduce de manera dramática tras estas circunstancias.

Las claves para abordar estas situaciones son las siguientes:

  • Favorecer que puedan expresarse. Más allá de su estado cognitivo es esencial fomentar la comunicación con ellos transmitiéndoles siempre el mayor afecto posible.
  • Debemos inducir en ellos estados emocionales positivos.
  • Les ofreceremos estímulos interesantes con los que puedan reaccionar e interaccionar. Pequeñas actividades como paseos, escuchar música, hacer talleres etc., les pueden ayudar.
  • Deben integrarse en una rutina y en un entorno seguro, mantener el contacto con otras personas y evitar a toda costa el aislamiento y la pasividad.

Para concluir, es esencial establecer mecanismos de detección temprana para evitar que estas situaciones sigan ocurriendo. La supervisión en las residencias de ancianos como la actuación de los servicios sociales a nivel vecinal y de comunidad, serían estrategias urgentes para evitar el maltrato a uno de los sectores más vulnerables de la sociedad: nuestros mayores.

  • Comijs HC, Penninx BW, Knipscheer KP, van TW: Psychological distress in victims of elder mistreatment: the effects of social support and coping. J Gerontol B Psychol Sci Soc Sci 1999;54:P240-P245.
  • Dong XQ, Simon MA, Beck TT, Farran C, McCann JJ, Mendes de Leon CF, Laumann E, Evans DA: Elder abuse and mortality: the role of psychological and social wellbeing. Gerontology 2011;57:549-558.
  • Lachs MS, Williams C, O'Brien S, Hurst L, Horwitz R: Risk factors for reported elder abuse and neglect: a nine-year observational cohort study. Gerontologist 1997;37:469-474.
  • Natan MB, Lowenstein A, Eisikovits Z: Psycho-social factors affecting elders' maltreatment in long-term care facilities. Int Nurs Rev 2010;57:113-120.