Cómo convivir con una persona tóxica

Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Miguel Ángel Rizaldos
6 junio, 2019
Las personas tóxicas son especialistas en apagar ilusiones y contagiar negatividad. Convivir con ellas no es fácil, pero existen ciertas estrategias y claves que pueden ayudarte. A continuación, el psicólogo Miguel Ángel Rizaldos nos explica algunas de las más eficaces.

En la actualidad, es muy frecuente el uso del término “persona tóxica”, pero ¿qué significa realmente? Desde el punto de vista de la psicología, y para que nos entendamos, nos referimos a una persona que nos hace daño intencionadamente.

Es verdad que podemos decir que existen distintos niveles e intensidades de toxicidad. Por ejemplo, hay personas que tienen comportamientos que nos molestan, otras que nos contagian su toxicidad y por último, están esas otras que pueden llegar incluso a destruirnos emocionalmente. De hecho, todos podemos llegar a tener, en mayor o menor medida, relación con personas que tienen comportamientos tóxicos y dañinos como una pareja celosa, unos padres controladores o unos compañeros de trabajo envidiosos.

No obstante, todas las personas que, en principio, no hemos tenido nunca una naturaleza dañina, podemos acabar desempeñando roles con características tóxicas, sobre todo, en entornos que son tóxicos de por sí. No olvidemos que las emociones y conductas se contagian, tanto las positivas como las negativas.

Por ejemplo, este tipo de situaciones son muy típicas en el ámbito laboral, donde puede que exista mucha presión o unas expectativas desmesuradas sobre los trabajadores. De esta forma, la persona tóxica genera una atmósfera emocional muy negativa que acaba por afectar a todos las personas que allí se encuentran de alguna u otra forma.

Trabajadores discutiendo generando un ambiente laboral tóxico

Identifica cómo es una persona tóxica

Las personas con comportamientos tóxicos presentan estas características y modos de actuar frente a los demás:

  • Manipuladoras: su fortaleza es aprovecharse de las vulnerabilidades de los demás.
  • Rencorosas: siempre están recordando y reprochando cosas del pasado.
  • Nada empáticas: solo buscan su beneficio y no les importa lo que provoque en los demás.
  • Envidiosas: toda su atención está en lo que no tienen y tienen otros. Erróneamente para sentirse mejor desprecian a las personas que tienen lo que ellos desean.
  • Tiranas: son ordeno y mando para compensar su baja autoestima e inseguridad.
  • Van de víctimas: desempeñan perfectamente el papel de víctima, están instalados en la continua queja y responsabilizan a los otros de su falta de bienestar.

Las personas tóxicas no suelen ponerse en el lugar de los demás y suelen proyectar sus carencias. Creen erróneamente que poniendo el foco negativo fuera, es decir, en el otro, superan sus miserias y problemas.

Como puedes sobrevivir a una relación con una persona tóxica

En determinadas ocasiones, no nos queda más remedio que convivir con una persona tóxica. Esta situación requiere que manejes ciertas estrategias y que tengas una sana autoestima, ya que son expertas en generar mal ambiente y despertar sentimientos negativos tanto en ti como en tu entorno. Por ello, debes estar preparado.

Este tipo de personas reciben el nombre de tóxicas porque intoxican y provocan desgaste y sobrecarga emocional en quienes tienen que convivir y relacionarse con ellos. Muchos de los casos aparecen en el entorno laboral, aunque también son frecuentes en las familias y en la pareja.

  • Si la relación que tienes con la persona tóxica se puede romper, lo idóneo es cortar por lo sano y acabar con la relación.

Esto no siempre es posible o quizás no estás dispuesto a eliminarlo de tu vida. En este caso, puedes intentar cambiar su comportamiento hacia ti. Aunque esto solo lo conseguirás si la persona tóxica quiere ser ayudada y es capaz de reconocer el daño que hace con sus actitudes y comportamientos tóxicos.

La manera de llevarlo a cabo sería conectando con esa parte más sana de él o ella para que entienda cómo su conducta influye negativamente en las personas de su alrededor. Si es capaz de ser consciente y se compromete es imprescindible que valores y apoyes cuando reconozca su actitud tóxica y se esfuerce por cambiarla.

Pareja hablando

Claves para lidiar y convivir con una persona tóxica

La premisa fundamental para convivir con una persona tóxica es poner límites. No debes dejar de defender tus derechos, hacerte respetar y marcar hasta dónde puede llegar. De lo contrario, aumentará su fortaleza a costa de tu vulnerabilidad.

Así, la herramienta más eficaz para evitar que no te “intoxiquen” es quererte a ti mismo, es decir, valorarte. Esto te ayudará a establecer límites y evitar que te afecten sus comentarios y comportamientos tóxicos.

Cómo neutralizar la toxicidad y no intoxicarnos

La asertividad es el arma más efectiva para neutralizar la toxicidad.

Cuando tengas que lidiar con personas tóxicas tienes que evitar cualquier enfrentamiento y recurrir siempre a la asertividad. Esto implica empatizar con la otra persona y tratar de que comprenda y logre empatizar contigo.

Es importante dar una alternativa de solución al conflicto. Es decir, debes hacerle saber que algunos de sus comportamientos te hacen daño para que reflexione sobre su conducta y las consecuencias derivadas.

Por último, al convivir con una persona tóxica, no puedes olvidar defender tus derechos y poner límites. Porque de no hacerlo, aumentará su fortaleza a costa de tu debilidad.