¿Cómo deshacernos del sentimiento de culpa?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 noviembre, 2015
José Maria Tabares · 9 octubre, 2014

Es una premisa con la que debemos vivir. Nadie es perfecto, y por tanto, habrá multitud momentos de nuestra vida donde cometamos todo tipo de errores, algunos más graves que otros. ¿Significa esto que tengamos que martirizarnos y flagelarnos ante cualquier adversidad? Nada más lejos de realidad. Cuando erremos, lo mejor es buscar una solución a lo ocurrido y después aprender para que así no vuelva ocurrir.

Sin embargo, muchas veces la sociedad ‘nos impone’ que la culpa siempre tiene que recaer en alguien, independientemente de lo ocurrido o las partes implicadas. ¿Cuándo te ocurre esto no sabes cómo gestionar este sentimiento de culpa? Pues a través de las siguientes líneas te damos una serie de pautas para que lo controles mejor:
 

No siempre hay culpables

En muchas ocasiones, el centro de discusión se centra para averiguar quién ha tenido la culpa. Sin embargo, es importante darse cuenta que a veces las cosas ocurren sin más y que de nada sirve intentar buscar un culpable. Cuando cometamos un error, lo mejor es aceptarlo, buscarle unja solución (si es que la tiene) e intentar que no vuelva a ocurrir.

Debemos ser consecuentes con nuestros actos

Habrá veces que tomemos la decisión que tomemos, siempre habrá una consecuencia negativa, sobre todo si hay otras personas implicadas. ¿Y qué hacemos entonces ante esta situación? Pues no queda otra que elegir la que mejor nos convenga y menos dañe a los demás. Habrá que elegirla con todo lo que implique después, pero esto forma parte de nuestras vidas, donde las decisiones más difíciles no tendrán vuelta atrás.

No podemos estar al tanto de todo

Es muy fácil que cuando cometemos un error, nos echemos toda la culpa alegando: “Ay si no lo hubiera hecho así”. A toro pasado es muy fácil buscar la culpa alguien. Sin embargo, somos personas con nuestros defectos, virtudes y por tanto de nada sirve flagelarse sobre algo del que teníamos pleno desconocimiento.

Es imposible contentar a todo el mundo

Cuando hacemos algo por alguien, quizás a otra persona no le guste tanto lo que estamos haciendo. Es importante concienciarse de que siempre habrá situaciones donde será imposible contentar a todo el mundo. Cuando antes nos concienciemos de esto, más libre nos sentiremos y por tanto el sentimiento  de culpa será mucho menor.

Los demás también cometen errores

Antes de empezar cualquier riña para averiguar quién ha tenido la culpa, lo mejor es pararse y preguntarnos lo siguiente: ¿Lo ocurrido nos podría haber pasado a nosotros? Si la respuesta es positiva, pues simplemente hay que achacarlo a que todas las personas cometemos errores. No pasa nada si la otra persona lo admite y te pide perdón. Por tanto, en vez de centrarse en el quién, lo mejor es pasar página.

Esta premisa no se puede aplicar a todo, y a veces habrá relaciones que se vayan a pique por un desliz de una persona. Pero primero tenemos que cuidar de nosotros mismos, sobre todos los demás.

Foto cortesía de Wassana Mathipikhai