Cómo despertarnos con mejor humor

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 26 abril, 2016
Cristina Medina Gomez · 26 abril, 2016

Durante el sueño no controlamos las emociones que tenemos por lo que el momento de despertarnos coincide con el instante en el que tenemos que volver a imponer cierto control sobre ellas. No importa la mañana que sea, si es lunes o domingo, lo que importa es la actitud con la que lo hagamos para enfrentar nuestros primeros retos diarios con buen humor.

Hay que tener en cuenta que esta actitud puede llegar a marcarnos el resto del día, pues la hora matinal es también la de la predisposición a todos los quehaceres que tengamos. Esta es la razón más importante por la que aquí vamos a reunir una serie de pasos para encarar el inicio del día con todo el entusiasmo posible.

“Cada mañana me despierto con un estallido. Es como si alguien me inyectara la sensación de estar vivo, de que soy un muñeco vivo en medio de la aventura.”

-Jostein Gaarder-

Mujer abriendo la ventana

Algunos pasos para despertarse con mejor humor

El mal humor matinal es difícil de resolver del todo, ya que no solamente es un factor el que lo condiciona. Sin embargo, lo que sí se puede hacer es sobrellevarlo de la mejor manera posible adoptando buenos hábitos.

  • El despertador es la clave. Los conocemos a todos: los que ponen el despertador dos horas antes, los que duermen con él debajo de la almohada, los que hacen que se repita cada 10 minutos… Es la pequeña rutina del despertador, pero a veces se nos olvida que tienen una función. Una buena idea para que usarlo tenga sentido y no nos irrite escucharlo continuamente es colocar el despertador alejado de la cama para que tengamos que levantarnos a apagarlo.
  • Parpadea lo necesario: si eres de los que les cuesta muchísimo abrir los ojos por las mañanas, un truco que suele ser eficaz es parpadear muy de seguido.
  • Prepáralo todo antes de dormir: si te cuesta levantarte y te pone de mal humor prepararlo todo medio dormido, una buena idea pudiera ser dejarlo todo listo antes de dormir. Así evitarás las prisas y al mismo tiempo pensar recién levantado.

Desayuno saludable con una flor

  • El desayuno es la comida más importante del día: no puedes salir de casa sin desayunar. Está demostrado que cuando desayunamos adecuadamente, es decir con los alimentos y el tiempo necesario, nuestra jornada es mucho más productiva que de no hacerlo.
  • Recuerda lo bueno del día anterior y potencia la sensación de bienestar. Si se nos vierte el café, no suena el despertador, vamos tarde al trabajo u otra serie de condicionantes nos quieren amargar el día, es beneficioso recordar lo que nos hizo sentir bien unas horas antes y centrarse en ellas para no sucumbir a la negatividad.

Los pensamientos positivos afectan todo lo que haces, impregna de elevadas vibraciones todo lo que te rodea”

-Norman Vincent Peale-

Causas del mal humor matutino

Se sabe que el mal humor matutino no tiene una única causa y que afecta tanto a mujeres como hombres. Además, quien lo padece no es el único que lo sufre ya que también lo hacen los que viven a su alrededor. Algunas de las causas más importantes del mal humor matinal son las siguientes:

  • La falta de sueño: dormir es una necesidad primaria, al igual que el descanso que nos proporciona. Cuando no se duerme lo suficiente, es decir alrededor de 7h diarias, nuestro organismo lo siente y, acto seguido, también nuestro estado anímico. Muchas veces esta insuficiencia de sueño la provocan nuestros horarios laborales.

Mujer enfadada con un martillo en una mano y un reloj en la otra

  • El carácter innato de una persona: algunos estudios han representado este hecho con la símil de un búho y una alondra, con el fin de diferenciar a aquellas personas que en las últimas horas del días son mucho más activas que al despertarse y viceversa.
  • Tener exceso de preocupaciones: cuanto mayor son las cargas de responsabilidades que alguien tiene sobre sí, mayor es el número de preocupaciones. Estas distorsionan el ciclo de sueño y, en muchas ocasiones, evitan un descanso pleno necesario.

“Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar y, lo mejor de todo, despertar”

-Antonio Machado-