Cómo controlar la ansiedad por la perfección

18 Noviembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
El perfeccionismo es sinónimo de rigidez, control y miedo al fracaso. Si deseas saber cómo reducir su impacto en tu vida continúa leyendo.
 

La ansiedad por la perfección es uno de los rasgos de personalidad que más limitan la vida de una persona. Le roba sus energías y le impide disfrutar de las actividades que realiza por estar únicamente pendiente del resultado.  Las personas perfeccionistas son rígidas, obsesivas en cierto modo e incapaces de encontrar satisfacción si algo no alcanza la excelencia.

Esta presión excesiva e innecesaria conduce a un constante sentimiento de fracaso, culpa y baja autoestima. Imponerse unos estándares inalcanzables nos aleja de la felicidad y genera tensión en nuestras relaciones puesto que aplicamos las mismas exigencias a los demás.

¿Sufres ansiedad por la perfección?

Uno de los aspectos más complicados a la hora de abordar el perfeccionismo es la dificultad para detectarlo.  A menudo, quienes lo sufren, no consideran que este rasgo sea problemático o exagerado. Están verdaderamente convencidos de su manera de hacer las cosas es la única correcta y por ello no suelen buscar solución.

Mujer alegre controlando la ansiedad por la perfección

Ciertos pensamientos y conductas pueden ayudarnos a darnos cuenta de que nos encontramos en esta situación:

 
  • No disfrutas del proceso por estar demasiado pendiente del resultado
  • Empleas un tiempo excesivo en cualquier tarea que realizas porque necesitas cuidar todo al detalle
  • Generalmente nunca te encuentras satisfecho con tu actuación, siempre piensas que podrías haberlo hecho mejor
  • En ocasiones postergas tus tareas pendientes porque sabes el esfuerzo que requerirá lograr el resultado que deseas
  • Eres inflexible y tiendes a percibir la realidad de forma dicotómica. Para ti todo es blanco o negro, no existen puntos intermedios
  • Te muestras muy exigente contigo mismo y con las personas que te rodean.
  • Sientes un miedo intenso a no adecuarte a los objetivos o a las normas. Eres hiperresponsable y minucioso con tus tareas
  • Eres intolerante a la frustración, cuando algo no sale tal como esperabas, automáticamente lo consideras un fracaso
  • Necesitas tener control sobre tu entorno y tu futuro, esto te proporciona una agradable sensación de seguridad

Claves para controlar la ansiedad por la perfección

Flexibiliza tu personalidad

Trata de dejar de interpretar la realidad de forma categórica y comprende que todo es un continuo. Las cosas no son fantásticas o catastróficas, las personas no son ideales u horribles, un error no es un fracaso. Todo y todos tenemos nuestra parte buena y mala y es lo que caracteriza la existencia humana.

Aprende a aceptar el fallo como parte intrínseca de la vida y obsérvalo como una oportunidad para crecer y mejorar. No te tomes tan en serio, cuando lo haces te quitas libertad.

Mujer con los brazos abiertos liberándose de la ansiedad por la perfección
 

Amplía el foco

Las personas perfeccionistas tienden a centrarse en los detalles a la hora de analizar su trabajo. De esta forma siempre encuentran algún mínimo aspecto a mejorar y no hallan nunca la satisfacción. También es frecuente que lo hagan con personas y situaciones que, evidentemente, nunca alcanzarán la perfección exigida.

Amplía tu foco y trata de tener una visión de conjunto, en lugar de descender a los detalles. Trata de otorgarle valor también al proceso y no solo al resultado. Disfrutar lo que hacemos mientras lo hacemos esta importante o más que obtener un desenlace excelente.

Evita la rumiación

Si quieres aliviar la ansiedad por la perfección tienes que evitar engancharte en bucles de pensamiento sobre lo que podías haber hecho mejor. Una vez pasada la situación ya no podemos alterar el resultado, por ello es inútil gastar nuestras energías mentales en rememorar y recriminarnos una y otra vez aquello que hicimos o no hicimos. Suelta esa carga.

Aplícalo en tu vida diaria

El perfeccionismo es un rasgo de personalidad, lo que quiere decir que nos habrá acompañado durante la mayor parte de nuestra vida. Si queremos reducirlo hemos de poner todas nuestra intención y constancia en modificar nuestros hábitos y patrones de comportamiento.

Comienza a darle lugar a la falta de perfección en tu vida. Acostúmbrate progresivamente a hacer las cosas con un menor nivel de exigencia. No es necesario que el cuadro de la pared esté milimétricamente recto o que el aspecto de la tortilla que vas a cocinar sea impoluto.

 

Intenta centrarte en disfrutar y dar lo mejor de ti en todo lo que realices sin preocuparte del resultado final. Si te marcas unos estándares más realistas lograrás una vida más plena, libre y feliz.

 

  • FRANCHI, S. (2010). Estilo de personalidad perfeccionista y depresión15. Contribuciones y proyecciones de la Etnografía en el estudio interdisciplinario del desarrollo infantil., (13), 53.
  • Muñoz, A. (2005). La baja tolerancia a la frustración. Extraído el20.