Cómo hacer un uso más consciente de las redes sociales

Las redes sociales tienen efectos muy deseables, pero también indeseables. Por eso, en este artículo, queremos darte algunos trucos para evitar los segundos. ¿Quieres conocerlos?
Cómo hacer un uso más consciente de las redes sociales
Sharon Laura Capeluto

Escrito y verificado por la psicóloga Sharon Laura Capeluto.

Última actualización: 02 junio, 2022

A esta altura, me sorprende cuando alguien comenta que no está en Instagram. Frente a la decisión de no ser parte de alguna de las redes sociales del momento, me imagino dos posibles escenarios: jamás puso un pie en esta red social y no sabe bien de qué se trata, o eligió retirarse de forma voluntaria después de percatarse del malestar que le generaba convivir entre filtros, likes e inagotable contenido.

Las redes sociales pueden ser fuente de ansiedad, inseguridad y angustia. Sin embargo, también pueden brindarnos inspiración, ayudarnos a desarrollar habilidades sociales, colaborar a la hora de conocer gente nueva y fomentar el crecimiento de nuestro emprendimiento. Pueden cambiarnos la vida, para bien o para mal.

¿Qué tal si aprendemos a usarlas de forma más consciente?

Chica triste mirando el móvil
La comparación entre los que proyectan las redes sociales y la realidad puede ser muy frustrante y como consecuencia, generar ansiedad.

Las redes sociales

El mundo digital impacta en el estado anímico de las personas, en nuestra forma de comportarnos y en las decisiones que tomamos a diario. También influye en nuestros deseos y necesidades. Es decir, las redes sociales no pasan desapercibidas al hablar de nuestra salud física y mental.

No cabe duda de que el avance tecnológico ha sido de gran ayuda a la comunicación, pero también puede generarnos niveles altos de estrés y ansiedad.

El fenómeno FOMO (fear of missing out) se está volviendo cada vez más conocido entre los usuarios digitales. Refiere a la sensación de quedarse fuera de algo interesante. Sentir miedo por perderse eventos o experiencias atractivas.

El FOMO nace de la comparación constante con el resto de las personas y concluye en creer que los demás tienen una vida más divertida, plena y emocionante. Este término se asocia a la necesidad de estar todo el tiempo conectado a TikTok, Instagram, WhatsApp, Twitter, Facebook o Twitch, para saber en tiempo real lo que nuestros amigos o conocidos están haciendo.

Cómo usar las redes sociales de forma más consciente

Si quieres mantener una relación sana con las redes sociales en las que estés, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Identifica lo que te hacen sentir

Es frecuente no registrar las emociones que experimentamos mientras estamos navegando en una aplicación o página web. Cuando las redes sociales forman parte de nuestra vida diaria y acudimos a ellas con la misma automatización con la que cada noche nos lavamos los dientes, es común no advertir cómo nos hacen sentir o qué nos hacen pensar.

Por esto, la primera recomendación consiste en que prestes atención a las emociones y pensamientos que se desprenden de tus visitas a las redes sociales.

Por ejemplo: “me siento frustrado y enfadado porque vi una foto de un amigo presumiendo de su título universitario”, “me siento alegre porque estuve viendo videos de animales comportándose de forma graciosa”, “creo que debería estar haciendo gimnasia porque vi un video de un personal trainer explicando los beneficios de hacer actividad física”.

2. Limita las notificaciones

Al hacerlo, podrás ser tú quien determine qué hacer en qué momento. Si nos detenemos un instante a pensar que tenemos un aparato que está casi ininterrumpidamente haciendo lucecitas y vibrando, podremos comprender con mayor claridad el motivo por el cual nuestra capacidad de atención cada vez es más corta.

Los mensajes de avisos son interpretados como tareas pendientes que esperan con ansias ser atendidas. Es un llamado de atención constante. Como si dentro de nuestra mente viviera un pájaro carpintero recordándonos permanentemente que tenemos un montón de cosas por resolver: “tienes que responder ese mensaje”, “debes aprovechar el descuento que recibiste por email”, “se estrenó el video musical del artista del momento, tienes que verlo ya mismo”.

Un equipo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon llevó adelante un estudio para conocer las consecuencias psicológicas de apagar las notificaciones del móvil.

Estudiaron a treinta participantes que bloquearon sus mensajes de aviso durante varios días. Para algunos de ellos, la experiencia fue muy positiva, redujeron los niveles de estrés y mejoraron su productividad en el trabajo. Mientras que otro pequeño grupo manifestó sentirse incómodos, aislados y temían perderse de algo significativo.

Entonces, si desactivar por completo las notificaciones resulta complejo para ti, te sugiero que pongas un filtro para que solo te lleguen las más importantes.

3. Limpia tus redes sociales

Seguro que consumes contenido que poco te interesa simplemente porque allí está. Es probable que parte de ese contenido sea insignificante para ti: no te aporta nada valioso ni te genera malestar, pero una porción de él posiblemente te provoque emociones displacenteras, exigencias torturadoras y hasta dolor de cabeza.

Tómate un momento para evaluar qué tipo de contenido quieres consumir y para qué. Revisa las cuentas que sigues y elimina todas aquellas que no vayan en sintonía con tu bienestar, valores e intereses.

Hombre triste mirando el móvil
Es conveniente eliminar las cuentas que nos generan malestar de nuestras redes sociales.

4. Acota el tiempo que dedicas a las redes sociales

A lo mejor esta recomendación sea la más compleja de llevar a la práctica. Reducir el tiempo en las redes sociales puede resultarte muy desafiante si en la actualidad el uso de internet ocupa la mayor parte de tu día. Sin embargo, para aprovechar los beneficios de estar online, debemos aprender también a estar offline, porque es de público conocimiento que los excesos no suelen llevarnos a buen puerto.

La mayoría de los teléfonos móviles y de las redes sociales conocen la dependencia y adicción que pueden generar en los seres humanos, y por esto cuentan con alertas de uso. Puedes crear recordatorios que te avisen cuando llegues al tiempo máximo que quieres estar allí. Si aprovechas esta función, sabrás muy bien cuándo es momento de detenerte.

Te podría interesar...
¿Las redes sociales nos pueden afectar?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Las redes sociales nos pueden afectar?

La tecnología busca acercarnos a aquellas personas que se encuentran a kilómetros de nosotros. Sin embargo, no todo es tan positivo. En algunos cas...



  • López Salazar, P. (2018). Redes sociales y ansiedad.
  • Pielot, M., & Rello, L. (2017, September). Productive, anxious, lonely: 24 hours without push notifications. In Proceedings of the 19th International Conference on Human-Computer Interaction with Mobile Devices and Services (pp. 1-11).
  • Vera, V. D. G., & López, C. Q. (2021). La ansiedad y la depresión derivadas del abuso de las redes sociales: un análisis relacional. In Memorias científicas del II Congreso en Salud Mental Digital (p. 97).