Cómo librarte de una pareja controladora

Si sientes que tu pareja intenta controlar todo lo que dices y haces y poco a poco estás perdiendo toda tu energía y vitalidad, así como el contacto con tus amigos y familiares, este artículo es para ti.
Cómo librarte de una pareja controladora
Cristina Roda Rivera

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera.

Última actualización: 13 febrero, 2022

Liberarte de una pareja controladora puede suponer la diferencia entre mantener o no tu integridad psíquica. Así, es básico saber cómo hacerlo.

Entre las conductas más perturbadoras de la violencia se encuentra el control ejercido por un miembro de la pareja sobre el otro. Sin embargo, esta conducta destructiva no suele aparecer hasta que la relación ya se ha formado.

El control se ha asociado con amor, atención o preocupación por nuestra seguridad personal. Desgraciadamente, esta asociación ha causado estragos en la vida de muchas personas.

Una persona controladora se refuerza con una relación dependiente. Y que puede ser peligrosa. En este artículo vamos a explicarte cuáles son sus rasgos y cómo puedes librarte de ella.

¿Qué es el control?

Hay grandes diferencias entre las personas con rasgos asociados al control. Muchas ponen en marcha conductas controladoras precisamente en respuesta a una personalidad muy poco dependiente.

El control por parte de una pareja puede no conocer límites. Por otro lado, lo vemos en parejas de todas las edades, género, orientación sexual o estatus socioeconómico.

Las personas controladoras usan un gran arsenal de herramientas con el fin de dominar a sus parejas, independientemente de que estas lo noten o no. A veces, la manipulación emocional es lo suficientemente compleja para que la persona que está siendo controlada sienta realmente que es la villana o que es extremadamente afortunada de que su pareja la “aguante”.

“Te estás cuestionando a ti mismo y cambiando tu comportamiento, lo que significa que has internalizado el comportamiento abusivo sutil para que tu pareja no lo exprese abiertamente”

-Steven Stosny-

Mujer triste pensando

Aislar al otro de sus amigos y familia

Este suele ser el primer paso de las personas controladoras. Pueden mostrarse molestos con la frecuencia con la que hablamos con nuestros hermanos o digan que no les agrada nuestro mejor amigo. Pueden saltar al próximo nivel pronto, oponiéndose a que viéramos a alguien.

En su falta de autoestima y escalada de control, puede que intenten ponernos en contra de las personas en las que usualmente confiamos, diciendo comentarios malintencionados. Su meta es eliminar nuestra red de soporte para así quitarnos confianza para que tengamos menos capacidad de enfrentarnos a ellos.

Críticas constantes e invalidantes

Las críticas, como el aislamiento, también es algo que empiezan de manera casi imperceptible. No importa cómo de pequeñas parezcan estas si son parte de una dinámica constante en una relación. Se vuelve muy difícil sentirse aceptado, amado o valorado si cada iniciativa es sometida al ojo crítico de la pareja.

Generar deudas emocionales

Las personas controladoras pueden tener detalles con el objetivo de generar una deuda en el otro. Sus atenciones y sus cuidados están destinados a formar una base argumental que les permita creerse con el derecho, y manifestarlo de esta manera, de dirigir el comportamiento del otro.

Es una estrategia retorcida; sin embargo, suele ser más común de lo que pensamos.

Se enfadan porque no se les hace caso

Tratan de ser protagonistas del foco de atención todo el rato. Es una forma sencilla de control. La pareja se siente insegura y piensa que si el otro la mira todo el rato, no mirará a otros lugares o personas.

Este tipo de estrategia de control suele darse cuando hay un miedo grande a que el otro sea infiel.

Comentarios degradantes

Los comentarios degradantes, que pueden ser menos obvios al principio, no son ataques que deban tomarse a la ligera. Más bien, apuntan específicamente a las fortalezas de la persona que amenazan seriamente la relación con este tipo de personas.

Forma de reaccionar a los logros

La forma en que las personas controladoras reaccionan a los logros o a los sentimientos positivos acerca de algo puede decir mucho.

¿Muestra un poco de interés o te ignora? ¿Minimiza lo que dices? ¿Cambia de tema para hablar de otro que te menosprecia o te critica por lo que no haces?

Con el tiempo, cuando te enfrentas a respuestas hirientes, tu caparazón, tu confianza en ti mismo y tus habilidades pueden erosionarse lentamente.

Pasos para librarte de una pareja controladora

La pérdida de autoestima, la frustración, la tristeza son los principales marcadores de los efectos de una relación con una pareja controladora. Cuando la situación es más grave, a menudo observamos un repliegue en uno mismo que se caracteriza por un distanciamiento de los seres queridos, la familia y los amigos.

Es aquí donde termina la última etapa del proceso y donde la víctima debe tomar la decisión que es esencial y que la salvará. Un acto que a menudo solo puede hacer cuando está acompañada.

Los familiares, testigos de la degradación de una relación, podrían ser los detonantes de esta decisión que, sin duda, deberá ir acompañada de la asistencia de un terapeuta.

El camino hacia la recuperación, aunque salva vidas, puede ser largo y complicado. El primer paso es proteger la propia seguridad.

1. Comprueba tu seguridad

En algunos casos, la ruptura con una pareja controladora puede ser limpia. Sin embargo, en otros materializarla puede ser difícil. Bien porque existen muchos lazos de dependencia y no es posible dejar de ver al otro o bien porque esa persona controladora se esfuerza por seguir manteniendo ese control, incluso sabiendo que la relación está rota.

En los casos más extremos, puedes plantearte pedir una orden de alejamiento o presentar una denuncia por acoso. En cualquier caso, lo esencial en estos momentos es protegerte. Incluso si no estás en un punto en el que estés listo para partir, es importante tener un plan de seguridad.

2. Reúne a un círculo de seguridad

Después de una relación larga de este tipo, puede que te sientas muy lejos de tus familiares y amigos. Da el primer paso e intenta reconstruir, en la medida de lo posible, esa red de apoyo. Al hacerlo, puedes encontrarte con cierto resentimiento; si embargo, si eres honesto, la mayoría te brindará su apoyo.

3. Pide ayuda

En estos momentos, como en todos aquellos que podemos considerar delicados o críticos, contar con un buen sistema de apoyo es fundamental. Personas que se muevan cuando sientan que las necesitamos puede marcar la diferencia entre el hundimiento o la evolución personal. Es esencial pedir ayuda.

Amigo apoyando a otro

4. Sigue adelante, a pesar de los sentimientos contradictorios

Cuando dejas a una pareja que no amas e incluso temes, una sensación de felicidad y tranquilidad te embarga. Sin embargo, siempre va a implicar situaciones dolorosas. Gente del entorno que no ha vivido vuestra realidad, se atreverá a opinar sobre tus actitudes y decisión.

Quizás muchos amigos se “posicionen” de su parte. Además, que no quieras tener una mala pareja no implica que no desees encontrar alguna pronto con la que poder tener intimidad, lo que podría hacer que te precipitaras.

Pese a que estuviéramos deseando terminar con la relación, el final nos puede proporcionar una sensación de vacío. Todos estos procesos son normales por lo que debes normalizarlos y aceptarlos.

No olvides que has tomado la decisión más valiente y madura de tu vida, que siempre agradecerás.

Te podría interesar...
Actitudes controladoras en pareja que debes evitar
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Actitudes controladoras en pareja que debes evitar

Las actitudes controladoras en pareja deterioran el vínculo y causan insatisfacción. Identificarlas es el primer paso para poder eliminarlas



  • Arocena, F. A. L., & Ceballos, J. C. M. (2017). Dependencia emocional, consciencia del presente y estilos de comunicación en situaciones de conflicto con la pareja. Enseñanza e investigación en psicología22(1), 66-75.
  • Cueva Soto, F. L., & Galvez Alvarez, E. G. (2021). Dependencia emocional y violencia de pareja en mujeres de18 a 60 años de edad: Una revisión sistemática en el periodo de 2010–2020.
  • Lambart Schmidt, A., & López López, M. J. (2017). La Triada Oscura de la Personalidad y tácticas de retención de pareja. Apuntes de Psicología, 35 (2), 105-116.
  • Meneses, F. J., & Herrera, A. (2019). Analizando la violencia en las relaciones de pareja: El efecto de la violencia psicológica y las conductas controladoras en la violencia física y sexual. Revista Némesis, (15), 125-146.
  • Ramos, G. E. H., Muñoz, J. V. I., Ponce, V. M. V., & Cataño, C. R. (2020). Dependencia emocional y su relación con la violencia en parejas. Una aproximación descriptiva a la revisión de literatura. Desafíos11(2), e211-e211.
  • Rey-Anacona, C. A. (2009). Maltrato de tipo físico, psicológico, emocional, sexual y económico en el noviazgo: un estudio exploratorio. Acta colombiana de psicología12(2), 27-36.