¿Cómo mejorar la autoestima?

27 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Laura Rodríguez
La forma en la que me comunico conmigo mismo es un factor clave para mejorar mi autoestima. Si mi diálogo interno está basado en autocríticas constantes, la autoestima se resentirá. Pensemos, si me dedico a criticar a alguien con frases tipo "no puedes", "no sirves para nada", "no vales"... ¿cómo se va a sentir esa persona? ¿Cómo nos sentiremos nosotros?

Mejorar la autoestima es un propósito que todos podríamos adoptar como propio: a medida que vamos creciendo, construimos nuestra identidad y fortalecemos nuestro autoconcepto. Este proceso de autoconocimiento y crecimiento personal se vuelve indispensable para relacionarnos de una forma más saludable con el mundo que nos rodea y con nosotros mismos.

La autoestima está muy asociada al autoconcepto. El autoconcepto hace referencia a las creencias que tienen las personas sobre sí mismas. La autoestima sería el eco emocional del autonconcepto: cómo nos sentimos con esa imagen que tenemos de nosotros mismos. Así pues, autoconcepto y autoestima son conceptos relacionados que se retroalimentan mutuamente.

¿Qué ocurre cuando la autoestima y el autoconcepto son tan bajos que repercuten en nuestra vida? Concretamente, ¿qué podríamos hacer para mejorar la autoestima? A continuación explicamos brevemente algunas formas de potenciarla en caso de que se encuentre deteriorada.

Mujer con un corazón

Mejorar la autoestima a través del autocuidado

La forma en la que cuides de ti es consecuencia y asiento, a la vez, de tu autoestima. Somos capaces de aplicarlo con los demás: cuidando bien de otros podemos hacer que se sientan mejor. Pues bien, nosotros también seguimos esta máxima, aunque a veces se nos olvide.

Por ello, podrías empezar a mejorar la autoestima haciendo juicios más realistas sobre tus logros o sobre tu responsabilidad real en determinados errores u objetivos no conseguidos. También es importante tener en cuenta: ¿qué quiero?, ¿qué necesito?, ¿cómo puedo dedicarme tiempo a mí misma?

Identifica tus fortalezas

Para mejorar la autoestima necesitas apoyarte en tus puntos fuertes. Recordemos que todos tenemos en nuestro perfil bases o picos de habilidad sobre los que podemos potenciar, y mucho, nuestro rendimiento.

Los logros conseguidos pueden darte pistas sobre estas fortalezas. Plantéate: ¿qué puntos fuertes tengo?, ¿cuáles son mis fortalezas y mis éxitos?, ¿qué hay de bueno en mí? Busca respuestas honestas, de otra forma no te ayudarán.

Cambia tu diálogo interno

La forma en la que te comunicas contigo mismo es un factor clave para mejorar la autoestima. Si tu diálogo interno está basado en críticas negativas constantes, autocensuras o castigos, será la autoestima una de las primeras en pagar las consecuencias.

Pensemos. Si me dedico a criticar a alguien con frases tipo «no puedes», «no sirves para nada», «no vales»… ¿cómo se va a sentir esa persona? Lo mismo ocurre si esas palabras nos la decimos a nosotros mismos, nos convertimos así en nuestro peor enemigo.

En cierto modo ese diálogo interno es irracional, interpretando cualquier situación de la peor forma posible, incluso cuando las pruebas que apoyan la conclusión son muy débiles. Ante estos pensamientos negativos es importante:

  • Identificarlos: ¿cómo es mi diálogo interno?, ¿qué emociones me provoca?, ¿realmente lo que me digo a mí mismo es real o es irracional?
  • Poner en marcha estrategias que minen su poder.

Una forma de empezar a introducir cambios en la comunicación interior podría ser a través de preguntas tipo: ¿qué le dirías a un amigo?, ¿qué palabras de aliento le dirías a alguien que quieres? Utiliza esas respuestas para potenciar un lenguaje interno más positivo.

Mujer abrazándose a sí misma

Acéptate y perdónate

En ocasiones, a todos nos cuesta aceptar partes de nosotros, cómo nos sentimos y cómo somos. Una resistencia que puede dañar la autoestima: al no perdonarnos y aceptarnos, podemos estar patrocinando a nuestra propia torturadora psicológica: la culpa, esa que siempre nos sitúa en un nivel inferior.

En este sentido, Kristin Neff en su estudio en la Universidad de Texas sobre la autoestima afirma que si eres capaz de tratarte con mayor amabilidad y autocompasión podrías aumentar tu autoestima de manera más saludable.

Por lo tanto, si quieres mejorar la autoestima necesitas perdonar y aceptar que eres humano y cometes errores, y no tienes que machacarte por ello.

Prueba a tratarte con el mismo cariño y respeto con el que tratarías a una persona que quieres, dándote apoyo y siendo comprensivo contigo, en lugar de estar constantemente criticándote y juzgándote. Deja de castigarte cada vez que cometas un error

Para concluir, un obstáculo para mejorar la autoestima consiste en establecer metas altas y difíciles de alcanzar; esas que solo consiguen generar frustración, sirviendo también, claro, para mantener un autoconcepto negativo.

Por ello, es importante conjugar diferentes metas en nuestro planificador: desafíos que nos ayuden a crecer, pero también pequeñas metas con las que podamos asegurarnos un refuerzo en caso de que venga una racha en la que los grandes objetivos se resistan.