Cómo percibe el mundo una persona deprimida

Cómo percibe el mundo una persona deprimida

Claudio Navarro 16, Diciembre 2013 en Psicología 3 compartidos

Existen metáforas tales como “veo el mundo color gris” o “todo me resulta negro” que solemos oír como referencia a cuadros de angustia, profunda tristeza, depresión. Ahora bien, ¿qué origen tienen estas metáforas? ¿Son dichos literales o únicamente simbólicos? ¿Es posible que una persona deprimida perciba el mundo que la rodea de un modo diferente?

Los resultados de estudios científicos

Ludger Tebartz van Elst, profesor de la Universidad de Friburgo, se ha hecho todas las preguntas detalladas anteriormente y, como consecuencia, decidió investigar la correlación entre los cuadros depresivos y la percepción y visión de los colores. A través de su análisis, las conclusiones determinaron que, ciertamente, las personas deprimidas perciben el universo que les rodea de manera desigual, si se los compara con personas que no se encuentran bajo cuadros de tal calibre.

El estudio inició con el análisis de las respuestas eléctricas de las retinas (aquellas encargadas de la “visión de los contrastes”), tanto en personas sin ningún estado de depresión como en gente deprimida. A cada uno de estos grupos, se les mostraba un tablero con indicadores en la gama de los grises, mientras los científicos manipulaban sus tonos y los llevaban entre los extremos del blanco y el negro, con el fin de documentar la mayor o menor activación de las células de las retinas en relación a dichos estímulos.

Los resultados fueron innegables: las personas que no se encuentran bajo un cuadro de depresión poseen una mayor activación de las células de la retina, en comparación con las personas deprimidas. ¿Qué quiere decir esto? Que las personas con depresión ven los colores con menos brillo e intensidad, como si delante de sus ojos estuviese presente un cristal que tendiera a apagar los colores, algo parecido a un “cristal gris”.

La razón del cambio de percepción

La causa biológica de este fenómeno estaría, según los científicos, en la dopamina. Este neurotransmisor es una de las sustancias que más se desestabiliza en personas que se encuentran bajo un estado de depresión y que, al liberarse, entre otros efectos, activa las células de la retina.

Otros sentidos involucrados

A raíz de estos resultados, diferentes investigadores de la Universidad de Dresden decidieron llevar este estudio al próximo nivel, preguntándose si la depresión afecta otros sentidos además de la vista.Así fue que reunieron a 42 personas (entre los cuales el 50% se encontraba bajo cuadros depresivos) y se les suministraron diferentes fragancias.

Los resultados de este otro estudio fueron análogos: las personas deprimidas presentaron una reacción menor frente a los aromas, percibiéndolos de manera menos intensa. ¿A qué se debe esto? Los estudios concluyeron que, durante la depresión, el proceso de neurogénesis decae de forma significativa, lo cual disminuye la cantidad de células mitrales ubicadas en el bulbo de nuestro cerebro relacionado con el olfato.

Cambiar la predisposición

Si te encuentras transitando por un estado de depresión, es muy importante que recurras a un profesional que pueda brindarte algunas herramientas y así ayudarte a encontrar soluciones para aquellas situaciones que te provocan malestar.

El mundo está lleno de colores, en todo el sentido de la palabra, y es el derecho de cada uno de nosotros poder apreciar toda su calidez y diversidad. De esa manera, todos nuestros sentidos podrán estar a la altura de las experiencias, devolviéndole todos los colores a nuestra vida.

Imagen cortesía de Jonathan Emmanuel Flores

Claudio Navarro

Ver perfil »
Te puede gustar