¿Cómo podrías renacer sin haberte convertido en cenizas?

Hay personas que tienen el don de encontrar luz en los momentos más oscuros. Hablamos de la capacidad de crecimiento postraumático, y en este artículo queremos hablar de lo que podemos hacer para mejorarla.
¿Cómo podrías renacer sin haberte convertido en cenizas?
Gorka Jiménez Pajares

Escrito y verificado por el psicólogo Gorka Jiménez Pajares.

Última actualización: 01 diciembre, 2022

Friederich Nietzsche fue uno de los grandes filósofos y poetas del signo XIX. En su obra maestra, Así habló Zaratustra se anuncia el eterno retorno: todo lo que es humano tiende a repetirse; por lo tanto, uno de los criterios para saber que estamos viviendo bien es desear que se repita todo más o menos como ha sucedido.

Sin embargo, si tu vida se ha quebrado a consecuencia del dolor, ¿cómo podrías renacer sin haberte convertido en cenizas? ¿Cómo podrías construir un sendero que quisieras volver a transitar?

Con frecuencia, la psicología se ha centrado en definir un cuerpo de entidades clínicas o trastornos a los que aplicar determinados tratamientos para su curación. La focalización de la psicología en lo negativo ha llegado a ser tan alta como mínima la atención que se le ha prestado a las características positivas del ser humano.

Así, la psicología positiva asume una visión más optimista de la naturaleza humana, y fruto de esta concepción surgen conceptos como el que exponemos en este artículo: el crecimiento postraumático.

“Aunque vivir un acontecimiento traumático es uno de los trances más duros que viven algunas personas, supone una oportunidad para tomar conciencia y reestructurar la forma de entender el mundo”.

-Vera-

Mujer pensando en su aborto involuntario
Para que se produzca el crecimiento postraumático hay que adoptar nuevos valores.

La experiencia del trauma

La capacidad que tiene el ser humano de hacer frente a situaciones adversas es extraordinaria. Hay personas que son capaces de sacarle tanto partido a una experiencia dolorosa que podríamos decir que, de alguna manera, les salió rentable. Una rentabilidad que hay que entender al apreciar que la suma del dolor evitado por una experiencia profundamente dolorosa evitó otras que hubieran sumado más dolor y mucho menos aprendizaje.

Así, no queremos decir, ni mucho menos, que el dolor sea potencialmente rentable (y, por lo tanto, deseable), sino que tenemos la facultad mágica de darle un sentido productivo.

Renacer de las cenizas supone adoptar nuevos sistemas de valores, lo que implica realizar un cambio de perspectiva y entendimiento de lo que nos rodea. Existen multitud de investigaciones que avalan que los seres humanos pueden resistir con inusitada fortaleza los embates de la vida y que incluso ante eventos extremos es posible emerger fortalecido, resistente y psicológicamente indemne ¿Cómo es esto posible?

“Muchos de los supervivientes de experiencias traumáticas encuentran caminos a través de los cuales obtienen beneficios de su lucha contra los abruptos cambios que el suceso traumático provoca en sus vidas”.

-Tedeschi-

¿Cómo renacer?

Salir fortalecido de una situación muy adversa significa crecerse. El crecimiento postraumático es definido por Tedeschi como el cambio positivo que los seres humanos experimentan como resultado de la lucha ante las vicisitudes de la vida, con el objetivo de alcanzar un nivel de funcionamiento superior.

El aprendizaje o el beneficio que se produce en consecuencia dista de anular la vivencia del sufrimiento. Para Tedeschi, el crecimiento postraumático coexiste con el dolor. Esto podría parecer paradójico y contradictorio, lo que evidencia la profunda quiebra que produce el trauma en el ser humano. En consecuencia, para experimentar el crecimiento postraumático es necesario experimentar tanto emociones positivas como negativas.

“El crecimiento postraumático no solo se refiere al mantenimiento de la funcionalidad anterior, sino que en cierto modo el suceso le lleva a una situación mejor en aras de un profundo significado existencial”.

-Tedeschi-

Mujer pelirroja de espaldas pensando en cómo deshacer el nudo de las emociones
El crecimiento postraumático coexiste con el dolor.

Los componentes del crecimiento postraumático

A pesar de que hay personas a las que les cuesta identificar elementos positivos en situaciones adversas, sabemos que en reproducirse en estos escenarios hay tres componentes fundamentales:

  • Los desafíos que superamos consiguen con frecuencia que nos sintamos más fuertes, con una identidad mejorada. En un buen relato de la experiencia traumática no está ausente la realidad de que somos vulnerables, pero al mismo tiempo está presente la confianza y la esperanza de saber afrontar las dificultades que aparezcan en el horizonte.
  • Se producen cambios en las relaciones interpersonales. En consecuencia, nuestro círculo de apoyo se vuelve más útil, consistente y cálido. Incluso es habitual que en las familias estrechen sus lazos al tener que cooperar para superar una dificultad que es entendida como compartida (ya sea de uno o de todos). Es común que nazca la necesidad de compartir lo ocurrido o que a partir de ese momento sean más frecuentes las peticiones de ayuda.
  • Pueden darse cambios en la espiritualidad y en la filosofía de vida. Cuando renacemos de entre las cenizas apreciamos más lo que tenemos y discernimos con mayor claridad lo importante, de lo secundario o accesorio.

¿Qué nos dicen las investigaciones? Hay ausencia de consenso sobre si el crecimiento postraumático es estable a lo largo del tiempo. Los porcentajes varían desde un 3 % en sujetos que han sufrido una pérdida y están en un proceso de duelo, hasta un 98 % de las mujeres que han experimentado un cáncer de mama.

“Es importante recordar que cuando se habla de crecimiento postraumático se hace referencia al cambio positivo que experimenta una persona como resultado del proceso de lucha que emprende a partir de un suceso traumático, que no es universal y que no todas las personas que pasan por una experiencia traumática encuentran beneficio y crecimiento personal en ella”.

-Park-

Te podría interesar...
Cuando todo parece ir en tu contra, recuerda que el avión despega contra el viento
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Cuando todo parece ir en tu contra, recuerda que el avión despega contra el viento

La resiliencia y la tolerancia a la frustración son buenas compañeras cuando todo parece ir en tu contra y no sabes cómo afrontarlo.



  • Avilés Maldonado, P. A. (2013). Relación entre crecimiento postraumático, afrontamiento y rumiación.
  • Poseck, B. V., Baquero, B. C., & Jiménez, M. L. V. (2006). La experiencia traumática desde la psicología positiva: resiliencia y crecimiento postraumático. Papeles del psicólogo, 27(1), 40-49.
  • Poseck, B. V. (2006). Psicología positiva: una nueva forma de entender la psicología. Papeles del psicólogo, 27(1), 3-8.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.