¿Cómo salir airosos de los monólogos narcisistas?

25 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
¿Has sido víctima de esos monólogos narcisistas que no parecen tener fin? ¿Te has sentido alguna vez superado por ellos y no has sabido cómo pararlos? En este artículo identificaremos estrategias efectivas para terminar con ellos.

Todos hemos experimentado personas insensibles que dominan las conversaciones con charla excesiva y poca escucha. Pero si te tratan con inclinación agresiva disfrazada de “conversación” es posible que estés lidiando con la intimidación verbal de los monólogos narcisistas.

No todos los narcisistas participan en un dominio verbal abierto, pero los que lo hacen pueden ser implacables en su insistencia en ser escuchados con poca o ninguna reciprocidad.

Los monólogos narcisistas pueden abarcar desde una comedia encantadora hasta conferencias de profesores, pasando por historias interminables sobre personas que nunca has conocido y lugares en los que nunca has estado.

Sea cual sea el tema y el estilo personal del narcisista, la conversación se convierte rápidamente en un espectáculo de una boca abierta, aliñada con aburrimiento o irritación cuando intentas hablar.

Hombre creído

Monólogos narcisistas: límites violados

Cuando se violan nuestras expectativas de respeto y reciprocidad es posible que nos esforcemos más por crear una buena relación, forzando la risa cuando un comentario en realidad no nos divierte o asintiendo cuando no estamos de acuerdo.

Después, podemos sentirnos borrosos y devaluados y preguntarnos por qué. Culpándonos a nosotros mismos por no ser lo suficientemente interesantes o contundentes como para mantenernos firmes en la conversación.

Podemos sentirnos humillados o enojados, como si hubiéramos luchado contra el suelo con un calcetín en la boca cuando pensábamos que estábamos conversando con un colega, amigo, padre o pareja.

Los monólogos narcisistas nos utilizan como un espejo para actuar y un objeto para dominar, no como alguien con quien establecer una conexión.

¿Por qué usan monólogos narcisistas?

Los narcisistas que hablan en grande saben lo que están haciendo y continuarán exigiendo toda tu atención y aquiescencia mientras les dejes. Lo hacen porque:

  • Quieren control.
  • Necesitan atención.
  • Se ven a sí mismos como autoridades expertas.
  • Sienten mayor derecho a hablar. No les importa lo que tengas que decir a menos que te relaciones con ellos.
  • Creen que están por encima de los códigos de equidad y reciprocidad.
  • Se sienten poderosos al hacerte sentir invisible.

Cómo manejar los monólogos narcisistas

Probablemente no conseguirás que el narcisista de tu vida te escuche. La capacidad de compartir y preocuparse por los demás es un hito que se pierde o no se alcanza en el marco de la personalidad narcisista dominante. Por norma, las personas narcisistas son personas a evitar.

Si él o ella es alguien cercano a ti, puede ser el momento de considerar si la relación vale la pena. Repetir la experiencia invalidante de ser acosado rutinariamente en sumisión silenciosa. Evítalo y, si no puedes, pasa a la siguiente fase.

El sesgo confirmatorio de los narcisistas

En un determinado momento, todos podemos sumergirnos o ser protagonistas de un monólogo narcisista -puede ser una tentación muy grande cuando dominamos el tema que hay de fondo en la conversación-.

De hecho, como señala acertadamente el psicólogo Craig Malkin, una pizca de narcisismo es prácticamente inevitable en una autoestima saludable. Sin embargo, la atención se centra en las personas que van hasta el final: los narcisistas absolutos.

El sesgo de confirmación, el impulso universal de aceptar solo lo que nos afirma y descartar todo lo que nos desafía es un problema que todos debemos aprender a manejar. Los narcisistas absolutos, en cambio, tratan el sesgo de confirmación como la solución a todos sus problemas.

Practicar el narcisismo de manera habitual requiere una disciplina, vamos a decir, peculiar. Para ser un narcisista absoluto, uno no necesita saber nada más que actuar como un sabelotodo absoluto. Así, no es de extrañar que haya sido una opción tan tentadora a lo largo de los siglos.

Manos de personas conversando

¿Cómo cortar monólogos narcisistas?

El desafío que ha eludido a la humanidad todo el tiempo es este: ¿cómo se detiene el narcisismo absoluto? ¿Cómo se detienen las personas y los movimientos cuyo único objetivo sigue siendo imbatible? Aquí hay algunas sugerencias.

  • No intentes persuadir a un narcisista absoluto. La estrategia de cortar su hilo de discurso suele tener más éxito.
  • El narcisista absoluto tomará represalias. Sé implacable y no caigas en ninguna de las distracciones que arrojan como su cortina de humo. No les importa el debate sustantivo, excepto como excusa para pretender que todo aquel que lo desafía mantiene una posición equivocada.
  • Deja de lado tu moralidad subjetiva sobre lo que piensas de él. En realidad, solo hay un problema moral y es universal: nadie supera la realidad. La realidad es que a los narcisistas la realidad les importa poco, así protegerán su posición como una manera de protegerse a sí mismos.
  • No hay necesidad de defenderte. Los narcisistas absolutos intentarán atraparte en tus propias dudas morales, fingiendo que les importan normas morales que en realidad no les importan. Operan con una lógica predeterminada.
  • Si pueden encontrar alguna fallo en ti no te dejes atrapar. Siéntete orgulloso de tu falibilidad humana y avergüénzalos por pretender ser sobrehumanamente infalible.
  • Al narcisista absoluto no le importan los insultos ni la mezquindad. Fingen que les importa cuando les ayuda a pretender que son eternamente correctos y justos. Así que no entres en el terreno del insulto.
  • Mantén la calma, incluso amigable, con la persona que se esconde dentro de su capa de infalibilidad falsa. Mantente ligero, incluso humorístico. No es nada personal.
  • Cuando acabe la conversación, tu buena defensa en calma y no tu ataque hará que la realidad esté clara. A él no le importa, pero a muchos sí.

Impide que el narcisista convierta el debate en una batalla en la que el reconocimiento de errores o la falta de seguridad sobre algún tema o hipótesis sean oportunidades o lugares para el ataque.

Puedes evitar esto si tratas de distanciarte emocionalmente del debate. En cualquier caso, neutralizar a un narcisista, que lleva años practicando, requiere de grande dosis de inteligencia y paciencia.