¿Cómo utilizamos la licencia moral?

08 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Marián Carrero Puerto
La licencia moral es una especie de crédito que todos acumulamos y que con frecuencia solemos utilizar de una manera, cuanto menos, sorprendente.

Nos gusta presentarnos como buenas personas, tanto para nosotros mismos como para los demás. Es una forma de mantener una autoimagen positiva. Lo que nos lleva también a tener un autoconcepto positivo. Entonces, ¿qué nos hace cometer actos inmorales? Tiene su explicación en el llamado efecto de licencia moral.

El efecto de licencia moral quiere decir que, si en el pasado hemos obrado correctamente o moralmente bien, en el futuro podremos obrar de manera “inmoral”. Veamos un ejemplo: cuántas veces después de haber ido al gimnasio o de haber salido a correr nos hemos dicho “hoy me merezco un capricho, ¡me comeré algún dulce!“. Es decir, tras una conducta moralmente deseada, nos concedemos el derecho de realizar una menos deseada sin que nos sintamos mal por ello.

A continuación, presentaremos algunos estudios del efecto licencia moral. Esto nos permitirá profundizar más en el tema. Además, podremos comprobar qué hace que algunas personas se vean más contaminadas por ese efecto.

“La profundidad y fuerza de un carácter humano es definido por sus reservas morales. La gente se revela a sí misma completamente sólo cuando es lanzada fuera de las condiciones de costumbre de sus vidas, pues sólo entonces tienen que recurrir totalmente a sus reservas”.

 -Leon Trotsky-

Mujer con pensamientos positivos

¿Qué dicen las investigaciones sobre el efecto de licencia moral?

El efecto de licencia moral, por el que el comportamiento moral permite a una persona comportarse posteriormente inmoralmente, se ha demostrado en numerosos experimentos. Las teorías psicológicas del comportamiento destacan el deseo de los seres humanos de tener consistencia cognitiva en sus pensamientos, sentimientos y comportamientos.

Una investigación bastante intrigante sobre “las licencias morales” califica este deseo de coherencia al sugerir que las personas que se comportan de una forma moralmente loable, luego se sienten más justificadas para realizar una acción moralmente cuestionable (Merritt, Effron y Monin, 2010).

“El sentido moral nos indica hasta dónde llegan las concepciones permitidas y dónde empieza la licencia prohibida”.

-Yoritomo Tashi-

En el estudio se observó cómo “las licencias morales” conducen a un amplio espectro de comportamientos indeseables. Por ejemplo, después de recordar conductas morales o socialmente deseables a la anterior, las personas mostraron actitudes más perjuiciosas.

Según los autores de la investigación, las buenas acciones pasadas pueden liberar a las personas para que se involucren en comportamientos poco éticos o problemáticos, que de otro modo evitarían por miedo a sentirse o parecer inmorales.

En otro estudio, llevado a cabo por Jessica Cascio y E. Ashby Plant en 2016 concluyeron, respecto al efecto de licencia moral, lo siguiente:

  • Anticipar participar en un comportamiento moral permite a las personas comportarse inmoralmente ahora.
  • Las personas que anticipan realizar una acción moral futura muestran más prejuicios raciales.
  • Las posibles licencias morales probablemente se deban a la acumulación de créditos morales, es decir, a la realización de actos moralmente correctos en el pasado.
  • Los prejuicios pueden ser autorizados por el comportamiento moral en un dominio diferente.

“La moral es una convención privada; la decencia, una cuestión pública; toda licencia demasiado visible me ha hecho siempre el efecto de una ostentación de mala ley”.

-Marguerite Yourcenar-

Mujer bipolar

La limpieza moral

Una contribución importante a la literatura sobre licencias morales examina cómo escribir sobre los propios rasgos positivos o negativos puede influir en las donaciones a la caridad y en el comportamiento cooperativo en un dilema común ( Sachdeva, Iliev y Medin, 2009).

Con base en sus hallazgos, los autores antes mencionados, argumentaron que este efecto de licencia moral puede interpretarse mejor como parte de un marco de autorregulación moral más amplio donde el equilibrio interno de la autoestima moral y los costos asociados con el comportamiento prosocial determinan si uno mostrará un comportamiento moral o inmoral.

En definitiva, los autores del estudio sugieren que afirmar una identidad moral lleva a las personas a sentirse autorizadas para actuar de manera inmoral. Sin embargo, cuando la identidad moral se ve amenazada, el comportamiento moral es un medio para recuperar algo de autoestima perdida.

Dicho de otro modo, cuando se establece la imagen moral de uno mismo, se permite una acción inmoral sin temor a perder esa imagen moral (licencia moral). Sin embargo, cuando uno parece inmoral para los demás, se necesitan acciones positivas para restaurar de nuevo la imagen moral (limpieza moral).

Cascio, J. y Plant, EA (2015). Licencias morales prospectivas: ¿anticipar hacer el bien después te permite ser malo ahora? Revista de Psicología Social Experimental , 56 , 110-116. Merritt, AC, Effron, DA y Monin, B. (2010). Autorización moral: cuando ser bueno nos libera para ser malos. Brújula de psicología social y de personalidad , 4 (5), 344-357. Sachdeva, S., Iliev, R. y Medin, DL (2009). Santos pecadores y pecadores santos: la paradoja de la autorregulación moral. Ciencia psicológica , 20 (4), 523-528.