Comunicación asertiva: expresa lo que sientes sin sentir culpa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 26 enero, 2016
Raquel Lemos Rodríguez · 26 enero, 2016

La comunicación asertiva no es tan fácil como pensamos, pues puede ir acompañada de sentimientos de culpa por expresar lo que realmente queremos decir.

¿Cuántas veces te has callado para evitar sentirte culpable? Esto ocurre cuando tenemos miedo a esa asertividad que, en realidad, implica expresar lo que queremos o pensamos de una forma clara, aunque suponga expresar un desacuerdo o una crítica, aunque no sea lo que los demás quieran oír o lo que en un principio vaya a generar un mejor ambiente.

Cuando dices “sí” a otras personas, asegúrate de que no te estás diciendo “no” a ti mismo

Aprendiendo a decir lo que queremos

perfil de un lobo con rostro de mujer en el centro representando la comunicación asertiva

La palabra “asertividad” está relacionada con la seguridad. Una sensación de pisar en firme y que te permite decir lo que quieres en el momento exacto en que deseas expresarlo. Probablemente, te ha pasado en más de una ocasión que te has guardado algo para ti que realmente querías compartir con los demás. Esto no es ser asertivo, esto es inseguridad.

Está claro que nuestras palabras pueden ofender, pueden no gustar e, incluso, pueden llegar a tomarse como un verdadero insulto. Lo importante es saber expresarlas sin la intención de dañar al otro, aunque quizás lo hagamos sin querer porque la otra persona no quiere oír lo que le estamos diciendo.

Las verdades duelen, conocer las opiniones ajenas a veces resulta desagradable, pero debemos aprender a luchar contra este miedo de callarnos, cuando en realidad queremos expresarnos.

“Ni sumisión ni agresividad. Si el equilibrio es la ‘asertividad’.”

-Riso Coma Walter-

La aceptación social nos rodea de tal forma que una persona que siempre ha hablado mucho, de repente se vuelve cautelosa. De esta manera, evita ver cómo rechazan sus palabras y cómo lo que dice no es aceptado por todos. La comunicación asertiva queda entonces relegada a un segundo o tercer plano, estando ausente en toda interacción.

¿Es difícil lograr ser asertivos? ¿Es difícil lograr una comunicación asertiva efectiva? Si eres una persona segura de ti misma, con grandes capacidades comunicativas, desde luego te resultará mucho más fácil comunicarte asertivamente. Sucederá todo lo contrario si eres una persona manipulable, insegura y si sufres de inestabilidad emocional.

Características de las personas asertivas

¿Quieres saber si ya eres una persona asertiva? ¿Si tu comunicación es asertiva? Atiende a todas estas cualidades que en todas las personas asertivas se deben cumplir:

  • Expresan claramente sus deseos y sentimientos, independientemente de que estos sean positivos o negativos.
  • Resuelven los problemas confiando en su propio criterio, no en el de los demás.
  • Dicen “no” sin pudor y sin poner excusas.
  • No mienten y no discuten.
  • Aceptan las críticas y entienden la postura de su interlocutor.
  • Llegan a acuerdos, ofrecen alternativas, negocian…
mujer ante una ventana suspendida en el aire representando la comunicación asertiva

Si te has sentido identificado con estas características, eres una persona asertiva, si no es así, hoy vamos a ver qué pasos podemos dar para sacar esa asertividad que reside en nosotros, pero que mantenemos escondida.

Confía en ti mismo

La confianza en ti mismo será el primer paso para conseguir expresar lo que verdaderamente deseas. Nadie más que tú puede tener esa confianza tan ansiada. Esta debe nacer de ti, debes buscarla tú.

“Si tú lo deseas, puedes volar, solo tienes que confiar mucho en ti.”

-Steve Jobs-

Pero, además de esta confianza y seguridad en ti mismo, debes saber qué pautas debes seguir para lograr expresar realmente lo que tú quieres y no lo que quieren oír los demás. ¡Vamos allá!

mujer sujetando un tarro con luciérnagas

  • Siéntete bien contigo mismo: porque tú tienes derecho a decidir, derecho a expresarte, derecho a tener un pensamiento propio.
  • Muéstrate seguro de tu capacidad de elección: porque tú tienes el derecho a elegir lo que quieres y deseas, así como decidir también lo que tú quieras.
  • Transmite firmeza y convicción: si no lo transmites los demás buscarán manipularte y caerás en las garras de la “no asertividad”. Estate seguro de lo que quieres y así lo transmitirás.
  • Respeta las opiniones de los demás: porque toda opinión es respetable y no hay una mejor que otra siempre y cuando tengan coherencia. Nadie debería imponer su opinión.

Estas son algunas de las cosas que debes tener en cuenta si deseas empezar a comunicarte asertivamente. Pero, ten en cuenta que debes ser consciente de si el momento es el adecuado, de la sensibilidad del otro y de controlar nuestras emociones para no resultar muy agresivos.

Decir lo que queremos sin sentirnos culpables

Si consigues esto, alcanzarás un gran logro: poder expresar lo que sientes sin sentirte culpable por ello. Algo que todos deberíamos hacer, sin sentirnos culpables ni malas personas, sin sentirnos obligados a decir siempre lo que a los demás les gustaría escuchar. La comunicación asertiva nos libera de la sensación de culpa.

Nunca deberías sentirte culpable por decir lo que realmente quieres expresar

Libera la asertividad que reside en ti, empatizando siempre con tu interlocutor. Sé sensible para expresar de la mejor manera tus deseos sin sentirte tú culpable y sin herir al otro. La comunicación asertiva está en ti. Úsala.

mujer alejándose de su pareja representando la comunicación asertiva