Conoce las diferentes psicoterapias psicoanalíticas

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Alicia Escaño Hidalgo
3 julio, 2019
Presentamos los diferentes tipos de psicoeterapias psicoanalíticas. Su objetivo es la resolución de un foco conflictivo actual, con una duración limitada de sesiones

En el terreno de la psicoterapia ha llovido mucho desde que Freud creara el psicoanálisis ortodoxo en el año 1896. Actualmente, contamos con diferentes tipos de psicoterapias psicoanalíticas que, aunque mantienen algunas de las bases de sus raíces más freudianas, también discrepan con ella en cierta medida. Las psicoterapias psicoanalíticas surgen como variantes a la cura tipo psicoanalítica. Tras la II Guerra Mundial, crece la demanda de atención psicológica, por lo que se buscó aumentar la efectividad y acortar el tiempo.

Poco a poco, la psicoterapia psicoanalítica se convirtió en una especialidad y terapia de elección para muchos pacientes. La corriente psicoanalítica clásica analizaba en profundidad lo que ellos denominaban como «neurosis transferencial», así como sus múltiples focos. Por lo tanto, eran terapias muy densas que se extendían durante varios años.

Las psicoterapias psicoanalíticas más recientes, por el contrario, son limitadas en duración. El terapeuta es más activo. Se centra en los núcleos patológicos y determinantes del conflicto actual que trae el paciente a consulta. Otro de sus objetivos es fortalecer los aspectos sanos que este tiene.

Algunos autores discreparon de Freud en el sentido de que se dieron cuenta de que la duración de la terapia no era proporcional a la profundidad o duración del cambio. Dos de ellos fueron Alexander y French, que propusieron como indicador de éxito terapéutico la «experiencia emocional correctiva» que aportaba la relación terapéutica. Por lo tanto, dicha alianza o relación pasa a ser un ingrediente fundamental en las psicoterapias psicoanalíticas actuales.

Mente de una persona con cuadrados negros

La psicoterapia dinámica breve o psicoterapia focal de Balint

También se le llama Psicoterapia de Objetivos Limitados. Con ella, paciente y terapeuta delimitan un foco específico y circunscrito para abordarlo en profundidad. El foco es el área particular del problema del paciente que expresa sus síntomas, resaltando las partes más vulnerables. El éxito terapéutico dependerá, por tanto, de concretar el foco conflictivo y conseguir que el paciente se centre en él. 

Psicoterapia breve con provocación de angustia de Sifneos

Sifneos distingue dos tipos de psicoterapia breve: una ansiolítica o de apoyo y la otra se basa en un enfoque ansiógeno. Se expone al paciente a confrontaciones e interpretaciones provocativas para inducir la ansiedad y frente a ella lograr una alianza fuerte.

Mediante registro edípico de la transferencia se busca la reeducación emocional y aprender habilidades. El número de sesiones suele ser breve, sobre 6 y 15. Es necesario que los pacientes presenten una queja central circunscrita y alta motivación.

Psicoterapia breve basada en el foco estratégico de Malan

Para Malan, el foco o punto focal es una formulación que contiene los síntomas y los conflictos psicodinámicos no resueltos. Parte de la idea de dos triángulos sobre los que debe transcurrir la interpretación y el insight. Estos son: El triángulo de conflicto  y el triángulo de las personas.

La aceptación incondicional del paciente favorece el insight y la experiencia emocional correctiva. El cambio se produce mediante la interpretación activa de los sueños, la fantasía y la transferencia.

Psicoterapia de tiempo limitado de Mann

La brevedad, el final inmediato y la separación son los elementos centrales. Hay un número invariable de 12 sesiones, el tiempo para que ocurran hechos psicodinámicos, se exploren y se resuelvan.

Se selecciona un conflicto central actual y se relaciona con la historia del paciente. El paciente aprende a dominar la angustia de separación y esto sirve de modelo para superar otras angustias.

Desactivación del inconsciente de Davanloo

Es un modelo más sistematizado, aplicable y difundido. Considera un foco amplio en el que habría que identificar las defensas en la transferencia y las resistencias del paciente, conseguir desmantelarlas y obtener así la manifestación de los sentimientos inconscientes.

Aquí el foco es la ira y el enfado. Se favorece su expresión libre con el refuerzo. Así, se le reafirma y le desensibiliza. La desactivación del inconsciente se realiza mediante interpretación temprana y sistémica de los triángulos del conflicto intrapsíquico y de las relaciones.

Hombre pensando en las psicoterapias psicoanalíticas

Psicoterapia breve intensa y de urgencia de Bellack

Reduce al mínimo la duración del tratamiento a 5-6 sesiones. Se basa en el paradigma de la medicina de urgencia. Requiere habilidades y experiencias específicas. Se seleccionan los objetivos, no a los pacientes.

Conclusiones

Aunque el psicoanálisis tradicional de Sigmund Freud es el que solemos tener como prototípico, no está de más conocer las distintas psicoterapias psicoanalíticas que existen. Aunque parten del psicoanálisis más ortodoxo, se desvinculan del mismo en algunas de sus partes, como por ejemplo en el número de sesiones.

También se diferencian en el hecho de centrarse en un foco a resolver, en lugar de atender a todo el material que trae el paciente a terapia sin que exista un hilo conductor. Se basan más en el presente y los conflictos actuales del paciente, en lugar de darle tanto importancia al pasado.

En la actualidad muchas psicoterapias psicoanalíticas están en fase experimental para muchos trastornos, pero se ha visto que pueden ser útiles para desordenes en los que hay implicaciones familiares como, por ejemplo, la anorexia, la esquizofrenia y algunos trastornos de la personalidad.

  • Freixas y Miró. (1995). Aproximaciones a la psicoterapia. Editorial Dykinson S. L.