¿Conoces la evolución cultural? - La Mente es Maravillosa

¿Conoces la evolución cultural?

Roberto Muelas Lobato 7 diciembre, 2017 en Cultura 150 compartidos
Paisaje verde para ejemplificar la evolución cultural

Todos hemos oído hablar alguna vez de la evolución. Palabra que seguramente nos lleve a pensar en Charles Darwin. Ello se debe a que Darwin propuso una teoría revolucionaria en su libro “El origen de las especies”. Su propuesta era que existía una evolución biológica a través de la selección natural. Aquellos más adaptados para sobrevivir evolucionaban. Sin embargo, este no es el único tipo de evolución existente. Los humanos también cambiamos debido a la evolución cultural.

Los humanos somos la única especie que cuenta con cultura. Esto nos hace especiales. Vamos a crear y transmitir cultura. Pero, ¿qué es la cultura? La cultura se puede definir como el desarrollo de los usos, costumbres, religiones, valores, organización social, tecnología, leyes, lenguajes, artefactos, herramientas, transportes, que se desarrollan por la acumulación y transmisión de conocimientos para la mejor adaptación al medio ambiente. La evolución cultural, por su parte, es la transformación a lo largo del tiempo de elementos culturales de una sociedad, los cuales también cambian a las personas.

Niños jugando

Adaptación cultural

La cultura se convirtió en una estrategia de supervivencia. Con ella se desarrolló la capacidad para transmitir conocimientos y habilidades, lo cual hizo posible el surgimiento de una tecnología más refinada. Gracias a la evolución cultural, el proceso evolutivo se aceleró. Pero la evolución cultural necesita de dos habilidades para que se pueda desarrollar. Estas son el aprendizaje social y la teoría de la mente.

Aunque algunos animales parecen tener tradiciones culturales, estas no evolucionan ni mejoran con el tiempo. Esto no sucederá a menos que estos animales adquieran la teoría de la mente y el aprendizaje social. Por el contrario, las sociedades humanas, por medio de la adaptación cultural acumulativa, se desarrollan y evolucionan gradualmente. A medida que las personas se imitan unas a otras, eligen y modifican las tecnologías existentes a la vez que almacenan conocimientos y habilidades. El resultado de todos estos procesos es una cultura variada y compleja.

Hombre sentado en la calle en India

Teoría de la mente y aprendizaje social

La teoría de la mente es la capacidad de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas. Esta capacidad se adquiere sobre los 6 años y es común a los humanos. La teoría de la mente nos permite saber que las otras personas también piensan y, por tanto, también tiene intenciones. Esto es lo que nos facilita tener creencias en común y nos permite desarrollar la cultura.

A la vez, los humanos transmitimos la cultura. Cuando hablamos con alguien sobre nuestra religión y le mostramos los ritos sagrados de esta, estamos transmitiendo nuestra cultura. Mediante el aprendizaje social imitamos y aprendemos de lo que vemos. Por ejemplo, contaba Carl Sagan que en Japón los cangrejos tenían la forma de la máscara de un samurái. Esto se debía a que durante generaciones los cangrejos que presentaban esta forma no se pescaban. Una cultura que adoraba a los samuráis contribuyó a que, mediante el aprendizaje social, las personas dejaran libres a estos cangrejos y pescaran a los demás.

Teorías del cambio cultural

Las teorías que intentan predecir la evolución cultural introducen una clasificación que proviene de Karl Marx. Esta clasificación divide los diferentes aspectos de la cultura en tres partes: infraestructura, estructura y superestructura. De este modo, todos los aspectos de la cultura se clasifican en cada uno de estos tres niveles.

La infraestructura engloba los aspectos más materiales o relacionados con la tecnología, los medios de producción y los recursos naturales o humanos que la sociedad usa en su actividad económica y social. Los cambios en la infraestructura son difíciles de prever. Estos dependen de los avances tecnológicos, el desarrollo económico y los cambios en la economía. Los cambios en los otros niveles van a afectar a la infraestructura.

Niños asiáticos en el río

En la estructura se encuentran la organización de tareas y las funciones sociales. En este nivel también hayamos el sistema jerárquico y de poder, además de las reglas que regulan las relaciones entre los individuos. Los cambios en este nivel tienen una gran incidencia en la infraestructura y viceversa. Por ejemplo, la incorporación masiva de mujeres occidentales al mercado laboral al aparecer un número elevado de puestos de trabajo en el sector servicios. Este cambio en la infraestructura hizo que las relaciones sociales cambiaran.

La superestructura engloba los aspectos inmateriales e ideales. Algunos de estos son las creencias religiosas, los valores morales y la “alta cultura”, como la pintura, la arquitectura, la música, la literatura o el cine. Los cambios a este nivel suelen ser en los valores y creencias. Estos, cuando cambian, lo suelen hacer para justificar el orden social imperante. Por ejemplo, la incorporación de las mujeres al mercado laboral se asoció a un aumento del prestigio de la mujer asalariada que trabaja fuera de casa y aporta ingresos económicos al hogar.

Cultura china

Ejemplo de evolución cultural

De acuerdo a estas teorías, las culturas son adaptativas. Las culturas tratan de adaptarse al contexto que les toca vivir. De acuerdo al materialismo cultural, enfoque de investigación creado por Marvin Harris, los cambios en la infraestructura, más concretamente el modo de producción o la tecnología, son los que hacen que aparezcan nuevos factores culturales que cambian la estructura y la superestructura. A pesar de esto, los tres niveles están interrelacionados y los cambios en uno de ellos pueden afectar a los otros niveles, aunque a de forma más sutil.

Uno de los cambios culturales interpretados desde la evolución cultural es el referente al abandono del canibalismo. El canibalismo, práctica cultural, surgió en algunas sociedades como subproducto de la práctica de la guerra. Pero con el desarrollo de los estados e imperios, el objetivo de la guerra deja de ser la destrucción del enemigo. Los prisioneros de guerra pueden contribuir a la expansión estatal, por lo que el canibalismo desaparece. Los cambios en la infraestructura, el paso de tribu a estado, hacen que la estructura cambie y se abandone el canibalismo.

Roberto Muelas Lobato

Eterno estudiante de psicología social. Desde el laboratorio intento explicar esa realidad a veces tan confusa divagando entre la divulgación y la ciencia.

Ver perfil »
Te puede gustar