Convivir con una pareja con TLP

Anais Manen·
16 Marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
16 Marzo, 2020
El TLP puede dificultar la vida de muchas parejas, pero es posible convivir si realmente las personas están comprometidas y existe un trabajo emocional y de la relación.

Existe cierta complejidad en el hecho de convivir con una pareja con TLP. No solo por el diagnóstico en sí, sino porque si tenemos en cuenta que la gestión emocional aún es una tarea pendiente para la mayoría de las personas, para aquellos que tienen este trastorno de la personalidad suele ser más complejo, debido a la intensidad con la que se experimentan las emociones.

En este contexto, este tipo de relaciones suelen ser caóticas desde sus inicios. Sin embargo, también pueden ser las piedras angulares que me ayuden a identificar los comportamientos disfuncionales y a construir relaciones más conscientes.

No olvidemos que una pareja puede ser un espejo poderoso para crecer, aprender y madurar tanto a nivel emocional como psicológico.

“El amor no se mira, se siente”.

-Pablo Neruda-

Pareja con dependencia emocional

La ambivalencia del trastorno límite de personalidad

Una persona con trastorno límite de personalidad presenta como características principales inestabilidad emocional, impulsividad y problemas para relacionarse a nivel interpersonal. A esto hay que añadirle el sentimiento de vacío, comportamientos autodestructivos y en muchos casos, la pérdida de la propia identidad. Un panorama nada halagüeño para mantener una relación fiable y sana a nivel de pareja.

Sin embargo, una vez que se tiene en cuenta el trastorno y se acepta es posible poner orden a esa vida caótica a través de las diferentes terapias existentes, como la terapia icónica o la terapia cognitivo-conductual.

Además, la pareja sin TLP es importante que tenga en cuenta varios aspectos sobre cómo estar con una persona con TLP. Son los siguientes:

  • Reflexionar sobre las razones por las se ha enamorado de una persona con TLP y ser responsable de su decisión. Además, debe tener en cuenta que este trastorno es algo que su pareja tiene, pero que no la define.
  • Tener presente que la vida de una persona con TLP en fase de no remisión se rige por una ambivalencia entre blanco-negro y amor-odio. No obstante, no hay que perder las esperanzas, ya que la sintomatología puede minimizarse hasta la fase de remisión a medida que la persona aprenda pautas para ello.

“Las relaciones saludables crecen de una confianza sin límite”.

-Beau Mirchoff-

El equilibrio en las relaciones con una persona con TLP

Las personas con TLP suelen vivir sumergidas en tsunamis emocionales de los que suele ser difícil salir si no adquieren ciertas habilidades para mantener el equilibro.

Así, convivir de manera compensada con este diagnóstico es posible, a pesar de que sea necesario un trabajo personal de mucho esfuerzo para corregir las conductas disfuncionales.

Toda relación de pareja está compuesta por el 50 % de compromiso de ambos miembros. Por lo que, tanto las personas afectadas de TLP como las no afectadas deberán aprender herramientas para que la relación evolucione. 

“El primer deber del amor es saber escuchar”.

-Paul Tillich-

Pautas para la pareja de una pareja con TLP

Para convivir con una persona con TLP hay que mantener la calma y la serenidad, proporcionar cariño y tener paciencia. Además, es muy importante no reaccionar de forma pasivo-agresiva, tanto verbal como no verbal, ya que esto evita la reacción defensiva del TLP.

Otros aspectos que se deben tener en cuenta son las reglas de las 3C: culpabilidad, cambio y comunicación. Son las siguientes:

  • No te sientas culpable por los comportamientos de tu pareja con el diagnóstico. Cada uno de vosotros debe aprender a responsabilizarse de sus actos y pedir ayuda a un profesional para que la relación funcione.
  • No puedes cambiar a tu pareja con TLP. Es difícil ayudar a una persona con TLP, ya que solo los afectados por el diagnóstico deben querer salir de su fluctuar constante. No fuerces a querer cambiar a tu pareja, ni quieras protegerla siempre de su sufrimiento, ya que esto empeorará más su situación. En vez de exigir, se puede sugerir.
  • No tengas miedo de comunicar a tu pareja con TLP un comportamiento erróneo. Debes aprender a poner límites para que ella sea consciente de lo que debe cambiar.

Un aspecto importante a la hora de convivir con una pareja con TLP es ser objetivo y coherente. Las personas con este trastornos de la personalidad tienen conductas y pensamientos irracionales que pueden corregir con el tiempo.

Sin embargo, es fundamental que la persona que no tiene TLP tenga en cuenta que NO se deben justificar todos los problemas de la relación con el hecho de que su pareja tenga ese diagnóstico.

“Solo podemos aprender a amar amando”.

-Iris Murdoch-

Mujer llorando abrazada a su pareja

¿Una persona con TLP puede tener una relación exitosa después de la terapia?

Sí. De hecho algunos TLP al adquirir habilidades de gestión emocional e impulsividad pueden ser buenas parejas, ya que han aprendido requisitos fundamentales para relacionarse de forma estable, tanto con ellos mismos como con otras personas.

Una pareja son solo dos personas distintas que miran hacia una misma dirección. Dicho esto, se requiere de mucho esfuerzo, comprensión y conciencia tanto por parte de la persona con TLP como de su pareja.

Por ello, si ambas se comprometen pueden llevar una relación saludable y coherente, en la que los extremos han dejado de existir para mantener la relación en un punto intermedio.

  • Mason, P., & Kreger, R.(2003). Deja de andar sobre cascara de huevo. Cómo recuperar el control de tu vida cuando alguien que te importa tiene trastorno límite de la personalidad.
  • Mosquera Barral, D.(2013). Diamantes en bruto. Un acercamiento al trastorno límite de la personalidad.