Crisis de ansiedad: la desesperación contenida en un instante de tiempo

26 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
El estrés acumulado en el tiempo y no atendido pasa factura. Uno de sus efectos son esas crisis en las que la ansiedad acelera el corazón y nos hace creer que estamos sufriendo un infarto. No podemos descuidar estas situaciones, veamos cómo atenderlas.

Sucede de pronto, como una embestida. El mundo se nos hace un nudo y no podemos respirar. La mente se llena de ideas angustiantes y el corazón no para de palpitar llevado por la desesperación. Una voz interna nos dice que «algo muy malo va a pasar», no sabemos muy bien qué, pero la desesperación es tremenda. Las crisis de ansiedad tienen ese relieve y resultan muy difíciles de manejar.

Lo más complejo de todo es que quien ha sufrido una, teme que vuelva a suceder. Es entonces cuando el miedo se incrementa más aún y actúa de desencadenante, creando un círculo vicioso muy desgastante. Así, y como bien señalaba el médico y Premio Nobel austríaco Konrad Lorenz, el miedo y la ansiedad son esos aniquiladores de paz que tienen como principal cualidad anularnos como personas y apagar nuestra capacidad de reflexión.

Por término medio, la población general sabe muy poco sobre la anatomía de este tipo de procesos psicológicos. Lo que provoca, por ejemplo, que tras la primera crisis de ansiedad, se acuda a urgencias pensando que sucede algo grave. El primer pensamiento es evidente: “estoy sufriendo un infarto de miocardio”. Sin embargo, cuando se les da el diagnóstico suelen aparecer las dudas y la confusión.

¿Puede la mente originar semejante sufrimiento? ¿Es la ansiedad capaz de hacernos creer que vamos a morir? La respuesta es sí y de ahí nuestra obligación por entender mejor estas condiciones y, sobre todo, aprender a manejarlas.

Hombre con crisis de ansiedad

Las crisis de ansiedad ¿qué son?

Son breves, intensas y con una gran sintomatología fisiológica. Las crisis de ansiedad son más comunes de lo que pensamos, y todos somos susceptibles de sufrirlas en alguna ocasión. El hecho de que esto ocurra no significa ni mucho menos que nuestra vida sea un desastre, que seamos más débiles que los demás o «que haya algo mal en nosotros».

La ansiedad forma parte de nuestra vida, es básicamente un sistema defensivo que nos pone alerta ante los peligros cotidianos y los desafíos que tenemos por delante. Gracias a ella, alcanzamos ese nivel de activación necesario para responder a muchas de las cosas que hacemos a diario. Ahora bien, en ocasiones, este mecanismo asume el control sobre nosotros (y no a la inversa) y el mundo se acelera y las emociones se desbocan.

De este modo, una de las manifestaciones más comunes de esta realidad son las crisis de ansiedad. No obstante, se trata de una realidad psicológica que tiene matices y que es importante conocer.

El estrés, el desencadenante de las crisis de ansiedad

No es necesario padecer un trastorno psicológico de base para experimentar una crisis de ansiedad puntual. Es decir, estas experiencias no son siempre síntomas de que suframos un trastorno de ansiedad generalizada o una fobia determinada.

Por término medio, suelen ser el claro resultado de una acumulación de estrés. Un ejemplo, estudios como el llevado a cabo en la Universidad de Yale, por parte de la doctora Katie McLaughlin, nos indican que las crisis de ansiedad son cada vez más comunes entre los adolescentes.

El hecho de acumular muchos factores estresantes (problemas familiares, relacionales, académicos, etc) les hace mucho más vulnerables a la ansiedad, pero no a los trastornos depresivos. Un efecto común es experimentar esos momentos de crisis y pánico en los que pierden el control, sienten mareos, taquicardias, ahogos…

Tanto adolescentes como adultos somos susceptibles de experimentar una crisis de ansiedad como resultado de una época de estrés. De pronto, la preocupación, los miedos y las angustias acumuladas «estallan» a través del cuerpo.

Debes presentar al menos cuatro factores de estas características

Una crisis de ansiedad no es una condición grave. La podemos experimentar una vez y no volver a vivenciarla. De hecho, es común que aparezcan en esas épocas de mayor angustia laboral, de problemas afectivos o preocupaciones. Se trata de una pista y un reflejo de que hay algo que debemos resolver, algo que nos está sobrecargando.

Por otro lado, es importante conocer los síntomas para no confundirlos con un problema cardíaco. Por lo general, consideramos que estamos ante una crisis de ansiedad cuando aparecen al menos cuatro factores de este listado:

  • Taquicardia.
  • Presión o pinchazos en el pecho.
  • Sensación de ahogo
  • Pánico, creer que nos está pasando algo malo.
  • Sensación de que lo que está ocurriendo no es real.
  • Náuseas, dolor abdominal.
  • Temblores.
  • Mareos
  • Sudoración o escalofríos.
  • Sensación de entumecimiento.

Todas estos fenómenos suelen tener una duración breve. En cambio, la sintomatología asociada a las alteraciones cardíacas suelen durar mucho más.

Mujer que sufre crisis de ansiedad

¿Qué puedo hacer si sufro a menudo crisis de ansiedad?

No es lo mismo padecer una crisis de ansiedad puntual y esporádica que sufrir este hecho de manera recurrente. En caso de que estemos en esta última situación, lo recomendable es seguir los siguientes pasos:

  • Acudir al médico de cabecera para descartar algún problema o enfermedad subyacente.
  • Si no existe un problema orgánico, es necesario consultar a un psicólogo. Cuando estas experiencias se repiten en varias ocasiones debemos saber cuál es el motivo.
  • Muchas veces, ese estrés y ansiedad de base pueden acumularse hasta derivar en situaciones más complicadas que requieren atención. No tratar lo que preocupa hoy y dejarlo pasar varios meses supone agravar ese estado y acabar sufriendo desde trastornos de ansiedad hasta una depresión mayor.
  • La terapia cognitiva-conductual es la que tiene mayor tasa de éxito en estos casos.
  • Por otro lado, nunca está de más mejorar nuestros hábitos de vida. Conocer los factores de estrés, saber establecer prioridades, darnos descansos, practicar la respiración profunda, hacer deporte y mejorar nuestra gestión emocional son dimensiones que nos serán de gran ayuda.

Para concluir, las crisis de ansiedad no son por sí mismas un problema serio. Son como hemos señalado, el síntoma, el reflejo de algo más profundo que debemos clarificar y atender. Si lo hacemos hoy, mucho mejor.

  • McLaughlin Katie (2010) Stressful Life Events, Anxiety Sensitivity, and Internalizing Symptoms in Adolescents. Journal Abnormality Psycholy. 2009 Aug; 118(3): 659–669. doi: 10.1037/a0016499