¿Cuál es nuestra reacción natural ante los engaños?

Yamila Papa · 26 marzo, 2015

En nuestro paso por la vida debemos enfrentarnos a diferentes tipos de engaños, tanto en lo personal como en lo profesional. Una trampa puede ser pública o privada, darse a conocer o quedar en secreto, afectar a sólo una persona o a muchas…

Lo que también cambia es la manera en que reaccionamos a este tipo de mentiras. Aunque, vale decir, existen ciertos sentimientos que atañen a todos los que son engañados, como es el caso de la rabia y la impotencia.

“La mentira más común es aquella con la que una persona se engaña a sí misma. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano”

-Friedrich Nietzsche-

La realidad de los engaños

Cuando nos damos cuenta de la realidad, o mejor dicho, de que alguien nos ha tendido una trampa, nuestro primer sentimiento es la rabia. ¿Por qué? Básicamente por el engaño, la traición, la desconfianza… “¿Cómo pude ser tan tonto para creerle?”, “Me ha mentido en la cara y no me di cuenta” son frases típicas en esta situación.

La rabia no solo es hacia la persona que ha llevado a cabo el engaño, sino también hacia nosotros mismos. Claro, porque nos cuesta comprender cómo hemos podido dejarnos seducir, mentir, engatusar de esa manera.

Mujer furiosa

La culpabilidad es otro de los sentimientos frecuentes tras una mentira. Esto se debe a que nos han enseñado desde pequeños a pedir perdón y a sentir vergüenza de nuestras equivocaciones. No podemos permitirnos cometer errores, y mucho menos si se trata de confiar en alguien que posteriormente nos traiciona. Pensamos que somos los culpables de ese engaño, no nos es fácil perdonarnos a nosotros mismos.

La desconfianza es otro de los sentimientos que se desprenden de una situación de engaño o mentira. “El que se quema con leche, ve la vaca y llora”, dice el refrán popular. No puede ser más cierto. Será un poco difícil que en lo sucesivos confiemos en esa persona en particular y también en relaciones similares.

Por ejemplo, cuando somos engañados por nuestra pareja, pueden pasar años y la relación no será como antes. Si un amigo nos miente, es probable que terminemos la amistad y que luego depositemos la confianza suficiente en alguien como para que se convierta en una amistad verdadera.

Creemos por su parte que el hecho de ser engañados es injusto, que no lo merecemos, que no hemos hecho nada para soportar esa situación, etc. La injusticia también está relacionada a la rabia. Claro, porque no hay nada más injusto que un engaño predeterminado

 

¿Se puede gestionar la rabia de los engaños?

Claro que sí. Nadie dice que es simple, pero tampoco imposible. En primer lugar, es preciso que aceptes que has sido engañado. Esto no significa “de la boca para afuera”, sino con sentimiento, con verdadero entendimiento y aceptación.

Para poder gestionar una emoción (en este caso la rabia), es necesario identificarla y comprenderla. Sí, nos han engañado, es algo muy injusto, pero con quedarnos llenos de rabia no vamos a solucionar nada.

Trabajarás la rabia desde el punto de vista de la injusticia. ¿Cómo? Expresándolo. Puede ser con palabras, escribiendo una carta, pintando un cuadro, gritando en lo alto de una montaña o en el medio del campo, corriendo una maratón, practicando boxeo o llorando.

Boxear

Mientras no elijas la violencia y más rabia, puedes eliminar este sentimiento que te pesa y no te deja avanzar de la manera que te gustaría. Seguro que encontrarás la manera más adecuada para encauzar toda esa rabia.

Existen a su vez cursos de manejo de la ira que pueden ayudarte. O puedes también hacer terapia con un psicólogo. Lo importante es que transformes esa emoción negativa fruto de los engaños en energía positiva y que te ayude a seguir camino.

La rabia es una muy mala consejera, nunca lo olvides. No soluciona nada, sino que empeora todo. Un ejercicio que puede ayudarte es el siguiente:

  • Di: “Siento rabia”.
  • Identifica que este sentimiento está relacionado con la injusticia que te produce la situación.
  • Dile adiós a la rabia (usando una técnica como las indicadas antes).
  • Relájate un poco respirando profundamente, bebiendo un té o dándote un baño de inmersión, por ejemplo.
  • Toma una postura y una decisión para combatir esa injusticia (puede ser hablar, alejarse de la persona en cuestión o hasta tomar acciones legales).

“El engaño es una elección, no un error”

-Paulo Coelho-

Una vez que hayas pasado por todos estos escalafones, te darás cuenta que la solución es más simple de lo que creías. Empezarás a sentirte en paz contigo mismo, que es lo más importante. Además, tendrás más cuidado la próxima vez antes de confiar en alguien. Ahora ya sabes cómo lidiar ante los engaños…