¿Cuáles son los beneficios de escribir a mano para el cerebro?

1 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
Con el avance de la tecnología la escritura a mano ha quedado relegada a un segundo plano. Sin embargo, cuando conozcas sus beneficios tal vez decidas reincorporarla a tu vida.

Desde la llegada de los ordenadores y otros dispositivos electrónicos la escritura a mano ha pasado a un segundo plano. Muchas personas apenas la utilizan en su día a día, pues el bolígrafo ha sido sustituido por el teclado. Sin embargo, es posible que tras conocer los beneficios de escribir a mano vuelvas a utilizar este método tradicional en algunas áreas de tu vida.

Escribir en un teclado resulta más rápido, cómodo y sencillo. Con ello, ahorramos tiempo, pero también perdemos esa impronta personal que cada uno de nosotros plasmamos al escribir a mano. Son precisamente esas cualidades que nos parecen ventajosas, las que hacen de la escritura con teclado una opción menos beneficiosa para los procesos cerebrales.

Mano con teclado

Mejor estado emocional

Las vías cerebrales implicadas en teclear una letra ya formada son distintas de las involucradas en dibujar una letra trazo por trazo. Por ello, la conexión que se produce con las regiones emocionales del cerebro es mucho mayor en la escritura a mano. Este es un tipo de escritura personal y centrado en las emociones que nos ayuda a conectar con nuestros sentimientos, reconocerlos y gestionarlos.

Un ejemplo de ello lo constituye la escritura terapéutica. Esta consiste en dedicar entre 15 y 30 minutos al día a expresar por escrito nuestros sentimientos. Quienes lo hacen con asiduidad obtienen beneficios físicos y psicológicos tales como una mejor función inmune y menos síntomas de ansiedad y depresión. Los efectos obtenidos al realizar este ejercicio mediante un teclado no son tan favorables.

Igualmente se descubrió que escribir a mano sobre un suceso vital estresante despierta niveles emocionales mucho más elevados, lo que se traduce en un mayor beneficio terapéutico. Estos efectos pueden no ser tan notables para las nuevas generaciones, ya que están más acostumbrados a expresarse tecleando. No obstante, la conexión emocional establecida nunca será la misma en ambos tipos de escritura.

Memoria y aprendizaje

Las regiones cerebrales asociadas con el aprendizaje se encuentran más activas cuando las personas escriben a mano que cuando lo hacen con un teclado. Escribir a mano promueve la codificación profunda de la información y hace que se consolide mucho mejor el aprendizaje.

Es precisamente el hecho de que la escritura a mano sea un proceso más lento y elaborado lo que facilita el aprendizaje, la comprensión y la memorización del contenido. Se descubrió que los estudiantes que toman notas manualmente obtienen mejores resultados. Y esto es debido a que la escritura a mano (debido al mayor tiempo que requiere) les obliga a comprender el material y reformularlo en sus propias palabras.

Mujer escribiendo al aire libre

Cuidar las palabras y las relaciones

La mecanografía hace que las palabras sean mucho más fáciles y rápidas de producir. La consecuencia de ello es que muchas veces no cuidamos nuestras palabras tanto como lo haríamos al escribir a mano. Este último caso nos obliga a ralentizar nuestro proceso de escritura y nos permite tomar tiempo para buscar y seleccionar las palabras más adecuadas. De esta forma nos facilita una mejor autoexpresión.

Adicionalmente, debido al esfuerzo que requiere y la impronta personal que conllevan, los textos escritos a mano son mucho más apreciados por las personas. Como vemos, la escritura a mano favorece el cuidado de la expresión escrita y de los vínculos sociales.

Pero, incluso, se ha observado que la relación médico-paciente se ve beneficiada cuando el primero toma notas a mano. En comparación a cuando lo hace en el ordenador, en el primer caso se establece un mejor vínculo terapéutico entre ambos, con los beneficios que ello conlleva para todo el proceso médico.

Sopesa los beneficios de escribir a mano

Por todo lo anteriormente mencionado es necesario reevaluar qué tipo de escritura queremos utilizar en nuestra vida diaria. Quizá para asuntos laborales escribir en un teclado resulte mucho más práctico y efectivo. Sin embargo, para procesar sucesos emocionales, consolidar nueva información o entablar relaciones humanas, la escritura a mano es más oportuna.

Es recomendable que seamos cuidadosos y conscientes con el avance de la tecnología y cuidemos de no perder actividades tan beneficiosas como la escritura. Adquiere el hábito de escribir (aunque sea por cortos periodos de tiempo) de forma regular y comprobarás los cambios. 

Sundararajan, L., Kim, C., Reynolds, M., & Brewin, C. R. (2010). Language, emotion, and health: A semiotic perspective on the writing cure. Semiotics: Theory and applications, 65-97. Brewin, C. R., & Lennard, H. (1999). Effects of mode of writing on emotional narratives. Journal of Traumatic Stress: Official Publication of The International Society for Traumatic Stress Studies12(2), 355-361. van der Meer, A. L., & Van der Weel, F. R. (2017). Only three fingers write, but the whole brain works†: a high-density EEG study showing advantages of drawing over typing for learning. Frontiers in psychology8, 706.