¿Cuáles son los beneficios de ser trabajador freelance?

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Laura Rodríguez
13 julio, 2019
Ser trabajador freelance o, dicho de otra forma, trabajador autónomo, significa dedicar la actividad profesional a realizar trabajos de forma independiente, prestando servicios a terceros a cambio de una remuneración económica. En este artículo, analizamos la parte positiva de esta figura.

Para comenzar, antes de centrarnos en los beneficios de ser trabajador freelance, consideramos conveniente explicar el término, pues es fundamental para entender sus beneficios. Entonces, ¿qué significa trabajador freelance? El término freelance traducido al castellano significa ‘trabajador independiente’ o autónomo.

El término se emplea para nombrar a la persona cuya actividad radica en realizar trabajos propios de su ocupación de forma independiente. Los trabajos desempeñados son para terceros. Dicho de otra manera, el trabajador freelance suele obtener ingresos de múltiples clientes, trabajando por objetivos y gestionando sus propios horarios.

En referencia, un estudio de la revista Forbes indica que más de 53 millones de personas trabajan como freelancers en los Estados Unidos, y en Europa la cifra alcanza los 9 millones, siendo Alemania, Italia y España líderes de la cultura freelance. Por lo tanto, según el estudio de la revista Forbes, existe una gran parte de la población que realiza su actividad laboral de forma autónoma. 

En este sentido, tras conocer los datos del estudio, nos planteamos, ¿cuáles son los beneficios de ser trabajador freelance? ¿Qué ventajas se encuentran en esta modalidad para que un gran número de personas se dediquen al trabajo autónomo? Hablamos sobre ello a continuación.

«Ser freelance significa ser un trabajador autónomo, por cuenta propia, que trabaja para sí mismo, y cuya actividad principal frecuentemente es prestar servicios a terceros».

Mujer con un ordenador

Eres tu propio jefe

Eres tu propio jefe, tú tomas las decisiones que consideras más adecuadas acerca de tu carrera profesional. Por consiguiente, tú eliges libremente con quien trabajas y cómo desempeñas tu trabajo, sin estar obligado a permanecer en condiciones que no te agradan.

Por el contrario, a un trabajador por cuenta ajena no le queda otra que trabajar todos los días con los mismos compañeros y bajo las órdenes del jefe, le guste o no.

Gestionas tu tiempo

¿Eres de los que odian las rutinas? Uno de los beneficios de ser trabajador freelance es la gestión del tiempo, es decir, trabajar dónde y cómo quieras, en el horario que mejor se adapte a tus necesidades. Por lo tanto, tú decides el horario de trabajo y el lugar dónde lo vas a desempeñar (casa, oficina, a domicilio,…).

Asimismo, ser trabajador por cuenta propia te permite decidir tus días libres y tu periodo vacacional sin la necesidad de tener que solicitarlos a una empresa u organismo: si quieres irte de fin de semana, de vacaciones o acudir a un evento importante solo tienes que organizarte contigo mismo.

Tus ingresos dependen de ti

Tus ingresos no dependen de las horas que desempeñes o de las ganancias de la empresa, sino que dependen exclusivamente de ti, de cuánto quieras cobrar y de cómo trabajes. Por el contrario, el trabajador dependiente, es decir, por cuenta ajena, está obligado a trabajar en una jornada laboral determinada, normalmente inflexible, con una remuneración concreta en base al puesto de trabajo.

En definitiva, la cuantía de las facturas del trabajo a desempeñar las decides tú y el importe será para ti, por lo que la empresa no percibe las ganancias en mayor proporción como ocurre en trabajadores por cuenta ajena, sino que tú recibes el importe integro del trabajo que has desempeñado.

Hombre trabajando en casa

Crecimiento a nivel profesional

El crecimiento a nivel profesional forma parte de los beneficios de ser trabajador freelance, ya que al ser tu propio jefe decides cómo, cuándo, dónde y con quién trabajar. Puedes decir que no a encargos que no quieras o elegir las herramientas con las que quieres trabajar.

Cabe destacar que, al igual que tú firmas tus éxitos, también firmas tus fracasos, por lo que a través de tus errores aprenderás enormemente qué opción es la más adecuada para tu negocio. En esta opción, de alguna manera el trabajador suele hacerse más responsable del valor que genera.

Para concluir, partiendo de los beneficios enumerados, trabajar por cuenta propia parece una salida natural en una época en la que la conciliación se ha vuelto una tarea tan complicada.

Finalmente, no podemos terminar el artículo sin restaurar un punto de equilibrio: en este artículo hemos enumerado las ventajas, pero también existen desventajas, como que el trabajador suele estar mucho más desprotegido laboralmente o que en muchos casos el trabajador solo obtiene ingresos sustanciales de una empresa.

«Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida».

-Confucio-