¿Qué hacer cuando el embarazo y la tristeza van de la mano? (depresión perinatal) - La Mente es Maravillosa

¿Qué hacer cuando el embarazo y la tristeza van de la mano? (depresión perinatal)

Laura Reguera Carretero 28, diciembre 2016 en Emociones 270 compartidos
mujer-triste-embarazada

No te viene la regla. Te haces la prueba y estás embarazada. ¡Qué alegría! ¡Una nueva vida está creciendo dentro de ti! Pero a medida que lo piensas esa alegría se ve sobrepasada por una serie de pensamientos que inundan nuestra cabeza. ¿Seré buena madre? ¿Le irá todo bien a mi hijo? ¿Y si no soy lo que él se merece? Tengo que quererlo con locura, ¡si no lo hago seré la peor madre del mundo!

Te empiezas a sentir mal. Poco a poco la tristeza se va incubando en tu interior. Pero si el embarazo se supone que es una época llena de felicidad y alegría, ¿es que hay algo que está mal en mí? ¿Por qué diablos me siento yo así? Veo a todas las demás madres contentas y esto solo hace que mi tristeza se acentúe…

¿Qué es la depresión perinatal?

La depresión perinatal incluye dos tipos: la prenatal, que se da durante el embarazo, y la postnatal, que se puede dar después del parte o durante el primer año tras dar a luz. Cuando aparece, la madre se siente triste, confundida y sola. Es muy importante buscar apoyo en este caso, tanto de nuestros seres queridos como de profesionales.

mujer embarazada en blanco y negro

Este problema afecta a un número considerable de mujeres, ya que entre el 10 y el 15% de las madres sufre depresión perinatal. Pero, ¿cómo diferenciar una tristeza ocasional o transitoria de una depresión? En esta última el malestar va a ser más intenso, se va a dar con más frecuencia en el tiempo y de forma más prolongada.

De forma concreta, las mamás con depresión perinatal se sienten bajas de ánimo o tristes durante dos semanas o más. Además, aparece la ansiedad, problemas para conciliar el sueño o, por el contrario, duermen demasiado. También se dan cambios en el apetito y dificultades para concentrarse.

Pero no solo eso, se sienten más irritables y nerviosas. La vida no se disfruta tanto como antes y se pierde el interés por las relaciones sociales: amigos y la familia. Aparece un llanto incontrolable y sentimientos de desesperanza. No hay que olvidar las sensaciones de culpabilidad y de menosprecio hacia sí mismas que van a tener estas madres, ya que socialmente está establecido que tenemos que ser felices en esta etapa de la vida.

Factores de riesgo en la depresión perinatal

Por suerte, no todas las mujeres que van a ser madres tienen depresión perinatal; el que la padezcan o no van a influir numerosos factores. Estos pueden ser de carácter sociodemográfico, psiquiátricos, biológicos, médicos y personales. Como podéis ver, tienen un origen muy variado.

Se ha comprobado que la ansiedad durante el embarazo es un factor de riesgo para la depresión perinatal. Una ansiedad que puede nacer de diferentes eventos estresantes, como pérdida de empleo, divorcio o muerte de un familiar, a parte de un ritmo de vida, de por sí, muy exigente. Por otro lado, que la madre haya padecido depresión con anterioridad también es un factor de riesgo.

familia en lago

La falta apoyo social, especialmente por parte de la pareja de la futura madre, es otro de los factores de riesgo más influyentes. La violencia doméstica tiene el mismo efecto. Además, el estatus de la pareja (si viven juntos o no, si están comprometidos o no, etc.) puede influir también. Por último, el hecho de que el hijo sea buscado o no, deseado o no también puede ser un factor relevante.

Consecuencias de la depresión perinatal

Conociendo los factores de riesgo asociados, se puede llevar a cabo una labor preventiva y de tratamiento. De esta forma, se podrán reducir los casos de mujeres que padezcan esta depresión; esto no solo será una ventaja, ya que reducirá la incidencia de casos, sino que además eliminará algunos de perjudiciales “efectos secundarios” asociados con este tipo de depresión. Así, por ejemplo, la depresión perinatal va a influir tanto en el desarrollo del bebé como en la calidad de la relación madre-hijo.

Las mamás deprimidas creen que su capacidad y rendimiento como progenitoras son bajos y así lo refieren, en contraposición a las que no están deprimidas. Además, son menos positivas e interactúan menos con sus bebés; una interacción que es primordial para el correcto desarrollo de los niños.

De hecho, se ha demostrado que estos niños reaccionan menos, son menos habilidosos a la hora de interactuar con sus madres y evitan la mirada, lo que se relaciona con la teoría del apego. Aunque la madre presente mejoría, a largo plazo estos niños pueden tener un peor rendimiento escolar y dificultades en sus relaciones sociales.

niño nostálgico en el muelle mirando a su familia

Teniendo en cuenta las consecuencias que puede tener la depresión perinatal, es importante destinar recursos a prevenirla y a tratarla de forma adecuada. Actualmente, se presta gran atención a la salud física de las madres durante el embarazo, pero es necesario recalcar que su salud mental también juega un papel importante que no se puede ni se debe dejar de lado, incluyéndola en el seguimiento de la mamá gestante.

Imágenes cortesía de Camila Cordeiro, Andre Hunter y Katie Chase.

Laura Reguera Carretero

Psicóloga clínica habilitada para el ejercicio de la psicología sanitaria, de orientación cognitivo-conductual, apasionada de mi profesión, y que trata siempre de aprender y crecer como profesional de la salud y el bienestar tanto emocional como mental

Ver perfil »