Los niños y la teoría del apego de John Bowlby - La Mente es Maravillosa

Los niños y la teoría del apego de John Bowlby

Pedro González Núñez 2, Diciembre 2016 en Psicología 767 compartidos
Manos de una madre con su hija

La antropóloga y científica Helen Fisher postuló una vez que “a lo largo del tiempo el amor se va convirtiendo en cariño y apego”. Podemos deducir que el apego es básico a lo largo de nuestras vidas. Vamos a conocer su importancia en los niños basándonos en la teoría del apego de John Bowlby.

Porque si hay algo que está científicamente probado es que un bebé necesita tanto el calor humano como la energía que le aportan la leche y las primeras papillas. Es básico que el niño, en sus primeros años de vida, pueda gozar de un marco ambiental que facilite los primeros vínculos de apego y en el que se sienta protegido, cuidado y a salvo de los peligros del mundo.

¿Quién es John Bowlby?

Antes de continuar es importante conocer una de las figuras básicas en la psicología infantil del siglo XX. John Bowlby fue un psicólogo inglés que dedicó gran parte de su vida a trabajar en instituciones junto a niños que habían sido privados de la figura materna.

Bowlby, psicólogo y psicoanalista, demostró pronto su interés por el desarrollo infantil. De su trabajo y estudios publicó su teoría del apego. De hecho, su amplia experiencia y sus conocimientos han sido aprovechados por miles de profesionales. No en vano fue uno de los expertos más citados en publicaciones durante el siglo XX.

¿Qué dice la teoría del apego de John Bowlby?

Para conocer bien la teoría del apego de John Bowlby vamos a descubrir primero qué entiende este psicólogo por apego. En este caso se refiere a un vínculo emocional desarrollado entre el bebé y sus tutores, ya sean padres biológicos, padres adoptivos u otros cuidadores.

Madre cogiendo la mano de su bebé

El vínculo emocional del apego crea en el niño una sensación emocional que Bowlby considera indispensable para el desarrollo de la personalidad. En este sentido, el psicólogo fundamentó tres tipos de apego diferenciados según la situación del pequeño y el acceso y conducta del adulto (figura del afecto):

  • Apego seguro: se produce cuando el bebé está seguro de las muestras de protección, cariño y disponibilidad que recibe de la figura de su afecto. Desarrolla en el niño un concepto positivo y confiado de sí mismo. Se crean relaciones más estables, satisfactorias e integradoras.
  • Apego ansioso: en este caso, la figura del afecto del bebé solo ofrece apego y disponibilidad física y emocional de forma intermitente. Es decir, que no está siempre disponible. Esta situación crea temor y ansiedad. Las habilidades emocionales del pequeño se desarrollan de forma inconsistente. Se forma un gran deseo de intimidad, pero va acompañado de inseguridad.
  • Apego desorientado: en este caso el cuidador ofrece respuestas desproporcionadas a las necesidades del niño. En su desesperación, puede entrar en procesos disociativos. La conducta del adulto es muy desorientadora para el bebé, generando también una gran ansiedad e inseguridad.

Los estudios de Bowlby

Para los postulados de la teoría del apego que promulgó John Bowlby, se basó en diversos científicos y sus estudios. Algunas de sus bases se postularon a través del trabajo de Konrad Lorenz, quien había evidenciado el fuerte apego que se produce en diferentes especies animales, caso de aves como patos y gansos.

Otro de los estudiosos que fue clave en las teorías de Bowlby fue Harry Harlow. Este científico postuló una necesidad universal de contacto según sus estudios con primates.

Ambos científicos condujeron a Bowlby a estipular que el apego proporciona la seguridad emocional que necesita el niño. Todo bebé, especialmente en sus primeros meses de vida, necesita sentirse protegido y aceptado de forma incondicional.

“Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas les da un fuerte y penetrante sentimiento de seguridad, y la alimenta a valorar y continuar la relación”

-John Bowlby-

Madre besando a su hijo

El bebé y el apego

Así pues, Bowlby estipuló que el bebé nace con una serie de conductas cuya finalidad es lograr respuestas paternas. De este modo, las sonrisas reflejas, la succión, el llanto, el balbuceo o la necesidad de ser acunado responden a su forma de vincularse con sus cuidadores o padres.

Todo el repertorio conductual del niño está encaminado a mantener la proximidad con el cuidador, el padre o la madre, es decir, la figura de apego. De ahí que se resista a la separación y se puedan observar situaciones de ansiedad y falta de seguridad si se produce.

Unos años más tarde, aprovechando la teoría de Bowlby, la científico Mary Ainsworth encontró una serie de diferencias cualitativas en las interacciones madre e hijo. Según ella, la formación del apego se podía identificar entre los patrones de interacción entre niño y figura de apego:

  • Niños de apego seguro. Lloraban poco y exploraban tranquilos antes el cuidador.
  • Niños de apego inseguro. Lloraban frecuentemente incluso en brazos de su madre.
  • Niños que no mostraban apego. Incapaces de demostrar conductas que pudieran catalogarse como de apego.

Desde entonces, decenas de psicólogos ha continuado también el trabajo de Bowlby. Su teoría del apego tuvo y tiene hoy en día gran relevancia. Esto es así porque el contacto humano no solo es necesario en los primeros años del bebé, hace falta durante toda la vida, tal y como recordábamos al principio en palabras de Helen Fisher.

Pedro González Núñez

Escritor, amante de la vida, de mi chica y de mi gente. La filosofía y la psicología, especialmente infantil, son mi auténtica pasión. Me encanta la libertad que me dan mis ideas.

Ver perfil »