Cuatro formas de reevaluar tu vida

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 23 agosto, 2014
Okairy Zuñiga · 23 agosto, 2014


Las personas tendemos a conformarnos con nuestras circunstancias y el cambio siempre es difícil de lograr, por lo que no suena como una excelente opción. Pero si nos estancamos, caemos en la infelicidad y el aburrimiento. Estas diez cosas te ayudarán a reevaluar tu vida y las puedes hacer en el orden que desees.


1. Trabajo


¿Amas lo que haces? Esta elección es muy importante porque será la que te dará de comer y en la que pasarás la mayor parte de tu tiempo. Hay tres elementos que debes tomar en cuenta: que te guste lo que haces, que te dé el dinero suficiente para vivir como deseas y cubrir todas tus necesidades y si hay otra cosa que preferirías estar haciendo ahora mismo. Si alguno de estos elementos no está cubierto, deberías reconsiderar tu trabajo y buscar nuevas opciones.

2. Metas


¿Qué quieres lograr la próxima semana? ¿Qué sueñas para el próximo año? ¿Cómo te ves en 5 años? Necesitas saber lo que esperas y lo que quieres para tener una mejor organización de tu tiempo y planificar tus actividades. Muchas veces simplemente repetimos nuestro día a día o vivimos sin detenernos a pensar a dónde vamos. Identifica tus prioridades y establece los pasos a seguir para alcanzar tus metas.
 

3. La forma en que gastas tu tiempo


Una vez que sabes qué quieres, necesitas definir la forma en que gastarás tu tiempo para conseguir tus metas. Es muy fácil caer en el hábito de incumplir metas cuando estas no están bien definidas. Aunque el tiempo de la diversión es necesario, no lo podemos poner por encima de nuestras necesidades. Busca el equilibrio entre la salud, la amistad y la familia con el resto de tus obligaciones. Una buena opción es llevar una agenda donde anotes las actividades obligatorias para alcanzar tus metas y procura cumplirlas.
 

4. Amigos


En todos lados vemos mensajes que nos hablan de lo importantes que son los amigos en nuestra vida. Sin duda, estamos definidos por la gente con la que pasamos tiempo. Date un tiempo para analizar quiénes son tus amigos, cuáles son sus metas, si son una influencia positiva para ti o si te llevan a tener malos hábitos. Al analizar estos detalles, podrías darte cuenta de que algunos amigos que antes eran muy especiales para ti y con quienes tenías fuertes lazos, ya no son tan cercanos ni sientes ese vínculo tan fuerte. No se trata de alejarte definitivamente de algunos amigos y acercarte completamente a otros, sino de darte la oportunidad de sacar el máximo provecho afectivo de todos.
 

¿Para qué reevaluar tu vida?


Cuando nos detenemos a analizar nuestra vida y nos permitimos darle un nuevo enfoque, estamos tomando el control de nuestros actos y nos hacemos plenamente responsables de nuestros logros. La mayoría hemos aprendido a permitir que las cosas solo pasen y cuando nos encontramos en una situación que no nos gusta nos quejamos y culpamos a otros o a las circunstancias.