Cuatro sencillos hábitos para ser un poco más felices

14 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña Herrera
La felicidad es aquello que tenemos delante y que no sabemos ver, mientras hacemos lo imposible por encontrarla
 

Muchas veces pensamos que la felicidad es un estado completamente idílico, como algo que solo podemos conseguir con el amor de nuestra vida, con muchos ceros en nuestra cuenta corriente o siendo exitosos en nuestro trabajo. Ser felices es algo que parece se nos resiste.

Sin embargo, muchas veces, desconocemos que incluso con los pequeños detalles y situaciones que nos proporciona el simple “día a día” podemos alcanzar la felicidad de una forma mucho más sencilla y directa.

¿Te gustaría saber cómo, sobre todo cuando estás atravesando un bache emocional? Pues no te preocupes, porque a continuación te daremos una serie de consejos para que te sientas mejor contigo mismo.

“La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.”

-Benjamin Franklin-

Cuatro sencillos hábitos para ser un poco más felices

Empezamos, toma nota. ¡Podemos ser felices! Está en nuestra mano.

1. Que cada día te aporte nuevas experiencias

Seguro que muchas veces te encuentras cansado/a por la rutina diaria. Trabajo, horarios que cumplir, compromisos profesionales a los que acudir… Todo esto día sí y otro también. Por ello, ¿no crees que ya es hora de un cambio en tu vida?

Para llevarlo a cabo, no necesariamente tiene que ser algo de gran magnitud. Hasta cambiar la ruta de tu casa al trabajo, o almorzar en un restaurante nuevo, puede aportarte esa “sabia nueva” que tanto necesita tu vida.

 
Mujer cuidando una flor

Sorpréndete a ti mismo y haz cosas diferentes de vez en cuando, para cambiar tu rutina y que ésta no sea tan aburrida. Busca un hueco, un día, unas horas… Pero, preocúpate por ti…

2. Socialízate y relaciónate con otras personas

Ya lo dijo Aristóteles: “El ser humano es un animal social”. Y tú no vas a ser menos. Así que cuando te encuentres estresado, con ansiedad o, simplemente pienses que es necesario cambiar un poco de aires, haz lo siguiente: Busca el teléfono de uno de tus mejores amigos y queda con esa persona.

El simple hecho de salir a tomar algo de aire fresco, mientras desconectas de tus problemas, con una agradable compañía, hará que ahuyentes los malos pensamientos.

Rodearnos de amigos o familiares puede ayudarnos a desconectar, a disfrutar y a ver las cosas de otra manera. Tú decides qué es lo que quieres pero, desde luego, relacionarnos con los demás conlleva muchas cosas positivas.

3. Acéptate tal y como eres

La perfección como tal no existe. Es muy importante que tomes consciencia de que podemos tener nuestros fallos y limitaciones. Tienes que aceptarte tal y como eres, con tus virtudes, límites y por supuesto, potencialidades.

 
Chica con su corazón en los brazos

Los medios de comunicación han estereotipado demasiado la belleza humana. Muchas veces, se refleja como algo irreal y alejado de los cánones normales a los que estamos acostumbrados. Además, si todos fuésemos perfectos, todo sería mucho más aburrido. ¿No crees?

4. Es de bien nacido… ser agradecido

La gratitud es uno de los mejores regalos que podemos dar y recibir. Así que haz memoria de todas esos pequeños favores que te han hecho recientemente, tanto amigos, colegas o conocidos. Así que llámales e invítales a tomar algo, recompénsales con un pequeño obsequio, o simplemente cuando te encuentras con ellos diles “Muchas gracias por aquello que hiciste por mí, me fuiste de gran ayuda”.

En definitiva, te sorprenderás después de lo bien que te puedes llegar a sentir cuando hagas lo que te acabamos de aconsejar. Al principio puede que te cueste hacerlo, pero una vez que lo hagas, es como “montar en bici” y no se te vuelve a olvidar. Ser un poco más felices está completamente a nuestro alcance.