Cuidemos a los que nos cuidan - La Mente es Maravillosa

Cuidemos a los que nos cuidan

Lorena Vara González 31 julio, 2016 en Psicología 3246 compartidos
Uniforme de personal sanitario

Cuidemos a los que nos cuidan, porque los médicos, enfermeras, celadores, auxiliares y, en definitiva, todo el personal sanitario dan el máximo para cuidarnos a nosotros a pesar de las dificultades. Ellos también sienten nuestro dolor y padecen la burocracia que implica su trabajo al igual que nosotros sufrimos con las listas de espera.

En ocasiones, todo el personal sanitario tiene que “hacer malabares” para compaginar las exigencias de la burocracia, de los jefes de su centro sanitario, del bienestar del paciente y de las críticas de los familiares. Todo ello, sin tener en cuenta el propio estrés personal que puedan sufrir en sus propias vidas.

Por ello, es muy común encontrar problemas de estrés o burnout en el personal sanitario. Por tanto, pensar en aquellos que nos cuidan, en su bienestar y cuidarlos con técnicas como el mindfulness, debería de ser una prioridad en los centros hospitalarios porque los que nos cuidan también necesitan ser cuidados.

Estrés y burnout en el personal sanitario

Cuando acudimos con nuestros familiares a un hospital, solemos sentir miedo y estamos frustrados porque vemos sufrir a una persona a la que queremos mucho, pero no podemos hacer nada por ella puesto que no somos médicos. Por ello, nos sentimos impotentes, ansiosos y pedimos que lo atiendan lo antes posible, molestando, quizá de manera demasiado exigente al personal sanitario que encontramos por el camino.

Además, todos y cada uno de los miembros de ese hospital viven sometidos a horarios de trabajo agotadores y, en algunas ocasiones, sobre todo en el período estival, padecen además la escasez de personal de sus centros. Y aún así ejercen su trabajo con la mayor profesionalidad posible, jugando al equilibrio con todas las demandas, las nuestras y las de sus centros, pero en ocasiones, el equilibrio se rompe y empiezan los problemas.

Estrés

El estrés laboral a un conjunto de reacciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y del comportamiento del trabajador a ciertos aspectos adversos o nocivos del trabajo. El estrés laboral en el personal sanitario surge cuando las demandas del trabajo son altas y, al mismo tiempo, la capacidad de control de toma de decisiones -por falta de recursos tanto personales como propios del medio sanitario- es baja.

Enfermera con estrés

Determinadas condiciones de trabajo propias del personal sanitario aparecen habitualmente relacionadas con un amplio rango de síntomas físicos y psíquicos que repercuten en la salud del médico, en la propia organización y en la calidad de los cuidados que los profesionales de la salud nos brindan.

Estás situaciones pueden tener que ver con la relación con pacientes y sus familiares, el contacto diario con la muerte y el dolor, la responsabilidad sobre la salud de otros, el afrontamiento de situaciones de emergencia o la presión social y las dificultades de coordinación.

Burnout

Burnout, síndrome del quemado o síndrome de quemarse en el trabajo es una consecuencia del estrés y desde 1994 está catalogada por la Organización Mundial de la Salud como enfermedad laboral. Es un trastorno emocional en el que las variables del ámbito laboral, del estrés causado por el trabajo y del estilo de vida del empleado son muy importantes. Se distinguen tres dimensiones:
  • Agotamiento emocional: se manifiesta en alteraciones emocionales que surgen de las dificultades de los profesionales para manejar las emociones intensas, de pacientes u otros profesionales, que afectan a sus decisiones profesionales y aumentan los errores en la práctica. Además, estas alteraciones emocionales originan malestar psicológico y reducen la empatía que facilita una buena relación entre profesional y paciente.
  • Despersonalización: caracterizada por una tendencia al distanciamiento con los pacientes y la adopción de conductas de robotización, que pueden aumentar los errores en su trabajo.
  • Sensación de baja realización personal: que en estos casos suele asociarse inversamente con el optimismo y la valoración del trabajo y, que además, se ve aumentada el los profesionales que tratan con enfermos terminales.

Médico con síndrome burnout

Todo ello hace que las consecuencias tanto psicológicas como para la salud sean muy graves. Algunos de los síntomas más comunes que se padecen con este síndrome son: baja autoestima, sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia, estado de excitación y nerviosismo permanente, comportamientos irritables o agresivos, dolores de cabeza, taquicardia, insomnio y bajo rendimiento, entre otros.

Diferencia entre estrés y burnout

Aunque las diferencias entre estrés y burnout no sean fáciles de establecer y pueda considerarse el burnout como la última fase del estrés crónico. Así, según el modelo de Selye, que consideraba la tercera fase del estrés como la fase del agotamiento, existen algunas diferencias:
  • El estrés puede desaparecer tras un periodo adecuado de descanso y reposo, el burnout no declina con las vacaciones: el burnout no es un proceso asociado a la fatiga, sino a la desmotivación emocional y cognitiva que sigue al abandono de intereses que en un determinado momento fueron importantes para el trabajador sanitario.
  • El burnout aparece de forma más brusca que el estrés: entre el personal sanitario, el burnout aparece de forma insidiosa mientras que el estrés se desarrolla durante un período de tiempo más prolongado en el que se van superando las demandas de aquellos a los que cuidan.
  • El burnout es una variable del estrés específicamente relacionada con la pérdida de los elementos cognitivos que valorizan un trabajo: aparece cuando se pierde la justificación de un esfuerzo o de una tarea que antes apasionaba y se convierte en una carga pesada, monótona o excesiva.

Los beneficios del mindfulness en el personal sanitario

La salud mental de estos profesionales requiere de una especial atención para aprender a regular las situaciones de estrés, ansiedad y malestar emocional. La práctica del Mindfulness, no sólo mejora el funcionamiento y la calidad de vida del profesional sanitario, sino que también mejora el servicio y la atención prestada a los pacientes.

corazón-enfermera

Algunas técnicas basadas en el mindfulness, como la meditación de atención en la respiración, la meditación de conciencia abierta, la meditación caminando o la meditación de amor y compasión, que en muchos casos pueden realizarse en el propio centro sanitario, mejoraría todos los indicadores de estrés y burnout que presentan los trabajadores sanitarios.

Por ello, enseñar a los que nos cuidan una serie de técnicas basadas en la atención plena que les ayuden a mejorar su estado emocional, aumentar la empatía y cuidar de su bienestar, repercutirá en nuestra propia salud y en la calidad de nuestro sistema sanitario, ya que cuidar de aquellos que nos cuidan es cuidar de nosotros mismos.

Lorena Vara González

Psicóloga General Sanitaria. La escritura es esa melodía que te transporta a otros lugares y la psicología el sendero que le da sentido. No somos etiquetas sino personas que buscan su camino.

Ver perfil »
Te puede gustar