Curiosidades sobre la envidia

La envidia, en cuanto a emoción humana que es, tiene un carácter universal. Así, hoy queremos identificar algunas curiosidades sobre esta emoción, a la vez, tan particular.
Curiosidades sobre la envidia
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 12 septiembre, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 11 septiembre, 2021

Última actualización: 12 septiembre, 2021

La primera de las curiosidades sobre la envidia es que se trata de una de esas pasiones que nos ubica dentro de la especie humana. Todo indica que solo el ser humano la siente. Los animales son territoriales y celosos de sus haberes y de los suyos, pero también tienen la tendencia a ponerse del lado de los fuertes, en lugar de envidiarlos.

No son pocos los crímenes motivados en esta pasión inconfesable. Justo de esta circunstancia nace otra de las curiosidades sobre la envidia: todo el mundo la siente alguna vez, pero en raras ocasiones lo confiesa -socialmente no es una emoción que tenga una buena fama-. Hacerlo va en contra de la naturaleza misma de ese sentimiento, que cuando motiva comportamientos suele actuar disfrazado.

Aunque la envidia sea universal, hay circunstancias que podríamos identificar como potencialmente generadoras. Así, todo entorno en el que haya jerarquías y competencia, así como desigualdades, ayuda a que nazca triste sentimiento. Así mismo, los contextos solidarios son inmunizadores. Veamos otras curiosidades sobre la envidia.

Todos los vicios, Sancho, traen un no sé qué de deleite consigo; pero el de la envidia no tal, sino disgusto, rencores y rabias”.

-Don Quijote de La Mancha-

Chico envidiando a un compañero de trabajo

Curiosidades sobre la envidia

Una de las curiosidades sobre la envidia es que suele ser más intensa entre “amigos”, familiares y compañeros cercanos. Los enemigos nos odian y desean nuestro mal por muchas razones. A veces nos envidian y a veces no. Lo cierto es que declaran su rechazo y en esa medida manifiestan su inquina de una forma que podríamos considerar “más sana”.

Con familiares y amigos, el tema es diferente. Quien está cerca es testigo directo y habitual de los logros del otro. Así mismo, lo habitual es que se encuentre inmerso en la misma jerarquía y compita por los mismos privilegios o reconocimientos. Por lo tanto, se dan las condiciones para que la envidia progrese.

No por nada el primer crimen en la historia sagrada judeocristiana fue motivado por esa pasión y se produjo entre dos hermanos, que además adoraban al mismo Dios: Caín y Abel.

Señalar que el envidioso no desea lo que el envidiado tiene. Esto sería muy razonable, ya que cuando se carece de algo deseado, obviamente existe el deseo de obtenerlo y causa pena que otros tengan acceso a ello, mientras que uno no. En ese caso, al conseguir eso que se desea, terminaría la hostilidad.

Lo que realmente define al envidioso es el deseo de que al otro le vaya mal. No le molesta tanto lo que tiene, sino que disfrute de ello. Así mismo, que obtenga reconocimiento por lo que hace o posee, en especial si este proviene de alguna figura de autoridad.

Mujer con envidia

Crímenes por envidia

Otra de las curiosidades sobre la envidia es que tiene en sí misma un gran potencial para desatar conductas ruines e incluso crímenes. Un caso paradigmático es el del famoso Marco Junio Bruto, conspirador y asesino de Julio César. Ambos personajes se encontraron en el campo de batalla, uno vencedor (Julio César) y el otro derrotado (Bruto).

Julio César le perdonó la vida a Bruto y este se pasó al bando del vencedor. A partir de ese momento, recibió los favores del gobernante. Se convirtió en su favorito, lo que no le impidió involucrarse en un complot para matar a su benefactor. Actuó motivado por la envidia, ya que no había dudas de que Bruto sería el sucesor de Julio César y que no había motivo para matarlo, ya que el pueblo lo amaba.

Otro caso ilustrador fue el asesinato de John Lennon. El asesino del ex Beatle, Mark Chapman, llegó a decir: “Le asesiné (…) porque era muy, muy, muy famoso y esa es la única razón y yo estaba muy, muy, muy, (concentrado) buscando la gloria personal”. En este caso es claro que envidiaba su fama y esto precipitó el crimen.

Investigaciones reveladoras

Una investigación llevada a cabo por el doctor Hidehiko Takahash, del Departamento de Neuroimagen Molecular del Instituto Nacional de Ciencias Radiológicas de Japón, encontró que la envidia, en general, produce sufrimiento. Sin embargo, también involucra momentos de placer. Pueden sucederse cuando a la persona envidiada le va mal y, especialmente, cuando pierde aquello que la hace objeto de envidia.

El estudio encontró que esa satisfacción por el mal ajeno es capaz de incrementar los niveles de oxitocina y dopamina, dos hormonas asociadas a la felicidad.

Otra de las curiosidades sobre la envidia es que cuando alguien la siente, se activa la corteza anterior cingulada en los nódulos cerebrales dorsales. Mientras que el fracaso del envidiado puede estimular el núcleo estriado ventral.

Te podría interesar...
¿Cómo actúa la envidia en nuestras vidas?
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
¿Cómo actúa la envidia en nuestras vidas?

La envidia es un sentimiento desagradable, cargado de rencor y malos pensamientos. Se alimenta de la comparación y de un autoconcepto pobre.



  • Carrillo, G. N., Morillas, A. M. B., Segura, I. V., & Expósito, F. (2016). ¿Qué es la envidia? Cien. Cogn. (Granada), 10(3), 70-73.