De dónde vienen las buenas ideas - La Mente es Maravillosa

¿De dónde vienen las buenas ideas?

Andrea Aguilar Calderón 16 julio, 2013 en Psicología 2 compartidos

La buena idea es aquella que, cuando la escuchamos, lo primero que se nos viene a la mente es: “¿Cómo no se me había ocurrido antes?” Parece tan obvia, como si siempre hubiese estado ahí, a nuestro lado.

Y es que lo está: se encuentra “al lado”. Se trata del pensamiento lateral o divergente. Se le llama así porque diverge, es decir, se separa y ofrece soluciones más creativas a una situación que aquellas que normalmente se nos ocurrirían.

Cuando evaluamos un problema, se nos ocurre un patrón habitual para resolverlo de acuerdo con nuestras experiencias previas, lo cual limita las soluciones posibles. Por ejemplo: un tendedero de ropa es únicamente para colgar prendas de vestir a secar. Para eso sirve únicamente según nuestra experiencia. Sin embargo, también puede ser usado como decoración, para colgar fotografias dentro de la casa. ¿O qué tal colgarlas de una caña de pescar vieja? ¿O de las ramas de un árbol dibujado en la pared para aquellas familiares? El pensamiento divergente es aquel que rompe con ese esquema rígido y se va por caminos no tradicionales. A un problema (colgar las fotografías), se ofrecen más soluciones que un simple portarretratos, que es lo primero que se nos viene a la mente basados en nuestra experiencia y patrones aprendidos. Esta única solución automática vendría a ser más bien el pensamiento convergente, que suele buscar una sola respuesta a un problema y organiza toda la información para llegar a ella. Es el típico por el que se rige la educación tradicional, donde de todas las opciones posibles en una pregunta de examen sólo una es la correcta.

Algunas teorías pedagógicas indican que todos tenemos este tipo de pensamiento más desarrollado en la temprana infancia, cuando aún no hemos pasado por el sistema educativo y debemos descifrar el mundo por nosotros mismos, sin parámetros previos. Es por eso que el modo de ver la vida de los niños muchas veces nos sorprende. Dan definiciones y enfoques a temas de maneras que nunca se nos hubiesen ocurrido, pero que tienen una lógica contundente.

El psicólogo maltés Edward De Bono fue quien acuñó el término de pensamiento divergente, al afirmar que es una forma de organizar los procesos de pensamiento por medio de estrategias no tradicionales. Estas incluyen encontrar analogías, ignorar una característica del problema para poder analizarlo desde otros puntos de vista, o alejarse de estereotipos y considerar incluso las soluciones más absurdas, para ir ampliando la mente hacia otros horizontes.

No se debe confundir, sin embargo, el pensamiento divergente con el creativo. El divergente es más bien una característica de la creatividad, que está más involucrada con la imaginación que con el pensamiento lógico-racional.

La próxima vez que te enfrentes con un dilema, intenta poner en marcha tu pensamiento divergente. No importa qué tan absurdas puedan parecer las soluciones que se te ocurran, la idea es que experimentes nuevas formas de ver la vida y te entrenes cada día. Trata con lluvias de ideas, haz mapas mentales o ponle más atención a tus sueños apenas te despiertes en la mañana.

En fin: atrévete a pensar diferente.

Mira este video y aprende más sobre el pensamiento divergente:

Andrea Aguilar Calderón

Ver perfil »
Te puede gustar