Dejar de querer para aprender a amar - La Mente es Maravillosa

Dejar de querer para aprender a amar

Arantxa Alvaro Fariñas 23 agosto, 2015 en Psicología 200 compartidos
Dejar de querer para aprender a amar

A lo largo de nuestras vidas queremos y amamos a muchas personas, parejas, amigos, familiares, pero ¿conocemos la diferencia entre querer y amar?

La palabra querer implica cierto grado de posesión y apego. Mientras que amar es un sentimiento más libre.

El filósofo, escritor y empresario estadounidense Paul Hudson, escribió una columna en Elite Daily en la que explica las 10 diferencias entre estar enamorado y amar a una persona. Hudson sostiene que:

Estar enamorado es querer ser dueño de una parte de la otra persona. Es la creencia de que esta persona es tan maravillosa que quieres que él o ella sea una parte de tu vida, una parte de ti. Cuando te enamoras de una persona, sientes un impulso intenso de consumir a esa persona de cualquier manera posible”.

Amar y querer

Una amor saludable

Walter Riso, psicólogo argentino, nos indica que para tener un amor saludable se tienen que dar conjuntamente tres facetas del amor:

  • Eros. El amor pasional, el deseo sexual, el enamoramiento. Se trata de la faceta egoísta del amor, en la que queremos poseer a la otra persona. Es un amor incompleto, le falta algo. Es el amor que define Platón.
  • Philia. Es la amistad de pareja. Lo importante es la reciprocidad, disfrutar juntos, pasarlo bien, tener confianza. Mientras Eros va decayendo con el tiempo, Philia se refuerza, se fortalece con los años.
  • Ágape. Es el amor desinteresado, el amor que nos hace sentir cuando una persona está mal o cuando se siente alegre.

Por lo tanto, no hay un solo amor de pareja, sino que hay tres tipos de amor que se tendrán que dar conjuntamente: Eros, Philia y Ágape. La falta de alguna de estas facetas dará lugar a un amor incompleto, a un amor que no nos hará felices porque le falta algo.

Amar es un aprendizaje

Durante nuestra vida, nos enseñan a memorizar, a ser profesionales productivos, pero no nos enseñan algo fundamental: a gestionar nuestras emociones, a amar.

Borja Vilaseca, escritor, conferenciante y emprendedor, sostiene que todo empieza con el conocimiento, luego viene la comprensión y de esa forma será posible aceptar para poder amar.

Nuestros peores enemigos en el camino de aprendizaje hacia el amor son:

El ego. Es el amor excesivo e inmoderado que una persona siente en relación a sí misma. El ego impide aprender porque la persona cree que todo lo sabe. Se siente superior y no puede amar a los demás.

El ego se puede manifestar de muchas formas: ira cuando no logramos lo que queremos, control sobre los demás, orgullo al creernos por encima y odio, que nos impide ver lo bueno que hay en otras personas.

El autoengaño. Continuamente nos engañamos a nosotros mismos, nos decimos que todo va bien cuando no es así. Nos creemos lo que nos decimos, sin darnos cuenta de que puede existir un abismo entre lo que pensamos y la realidad.

La cobardía. El ser cobardes es algo que nos limita, que nos impide ser quienes somos. Es necesario ser valientes, enfrentarnos a nosotros mismos y seguir nuestro camino con arrojo. Es necesario atrevernos a ser como somos.

quierete

La falta de humildad. Reconocer nuestros errores y aprender siempre de ellos es fundamental. Nuestra humildad a la hora de aceptar los errores nos facilitará el camino hacia el amor a nosotros mismos y hacia otras personas.

La falta de perseverancia. Cuando te digan que estás loco o que no debes hacer algo, escúchate a ti mismo, qué te dice tu corazón, qué sientes. No te desanimes, siendo perseverante lograrás todo lo que te propongas.

El miedo. El miedo nos impide ver, nos impide decidir y hacer lo que queremos realmente. En el amor tenemos miedo a que nos hagan daño, a que nos rechacen, pero el amor siempre es un riesgo y de cada situación es necesario lograr aprender.

Y recuerda, para amar a otra persona es necesario comenzar a amarnos a nosotros mismos, a aceptarnos, a no mentirnos.

Amar a alguien es no culpar, no juzgar, no criticar. Amar es sabiduría, es comprender la ignorancia y la inconsciencia.

Arantxa Alvaro Fariñas

Escritora y licenciada en derecho, apasionada por la literatura y por la psicología. Dejo volar mi imaginación para mantener los pies a unos centímetros del suelo y poder hacer realidad mis sueños.

Ver perfil »
Te puede gustar