Depresión psicótica: síntomas y tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 10 octubre, 2018
Francisco Pérez · 31 enero, 2018
La depresión psicótica es un subtipo de depresión mayor. A menudo, se suele confundir con la esquizofrenia por la aparición de alucinaciones y delirios, sin embargo y a pesar de la gravedad (y peligrosidad) responde bien a los tratamientos.

Todos sabemos qué es la depresión de forma más o menos acertada. Una persona con depresión está sufriendo un trastorno mental que está recogido en la “biblia” de los psicólogos: el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5). Pero, ¿y una persona con depresión psicótica? ¿Qué es por lo que está pasando?

El DSM-5 establece unos criterios diagnósticos para que los profesionales de la salud mental podamos diagnosticarla de forma correcta. Sin embargo, no todas las personas con depresión sufren los mismos síntomas.

Así, una de las más llamativas es sin duda la depresión psicótica. Es ese trastorno donde la persona perciben a sí misma y a su entorno de un modo muy alterado, complejo y hasta dramático. A veces, esta distorsión puede llegar a un extremo donde los síntomas son los mismos que en una psicosis. Veamos más datos a continuación.

“Creo que las personas más tristes siempre hacen todo lo posible por hacer felices a los demás. Lo hacemos así porque sabemos lo que es sentirse absolutamente inútil”.

-Robin Williams-

¿Qué es la depresión psicótica?

La depresión psicótica puede confundirse fácilmente con la esquizofrenia puesto que, a veces, la depresión puede manifestarse con síntomas psicóticos, tales como alucinaciones o delirios.

  • A menudo, el proceso del diagnóstico puede resultar complicado. Sin embargo, junto a estos síntomas psicóticos hay un factor recurrente que ya nos revela la presencia de algún tipo de depresión: la baja autoestima.
  • Estamos ante una condición grave y peligrosa.
  • Asimismo, cabe señalar que la depresión psicótica es un subtipo de depresión mayor. Entra dentro de ese cuadro clínico con la característica propia de que aparecen alucinaciones y comportamientos psicóticos.

El doctor Barnett S. Meyers, de la Universidad de Cornell, realizó un estudio un estudio donde evidenció que entre un 20 y un 40% de las personas con depresión mayor acaban desarrollando depresión psicótica. Sin embargo, hay un dato esperanzador: el 95% responden de forma positiva al tratamiento.

Un desencandenante: el episodio de depresión mayor

Tal y como hemos señalado, la depresión psicótica deriva de un trastorno de depresión mayor. Para entender mejor esta condición veamos su sintomatología:

  • En las personas con depresión mayor debe existir un ánimo deprimido la mayor parte del día, además de casi cada día. A menudo, los síntomas de presentación son el insomnio y la fatiga.
  • Al principio, la persona quizá niegue que está triste pero la tristeza se podría deducir de su expresión facial o de su conducta. Aparecen fatiga y alteración del sueño en una alta proporción de casos, lo cual es bastante significativo a la hora de realizar el diagnóstico.
  • El rasgo principal del episodio depresivo mayor es un período de tiempo de al menos dos semanas durante el cual existe ánimo depresivo o pérdida del interés o de la capacidad de experimentar placer en casi todas las actividades.

El paciente debe experimentar al menos cuatro síntomas adicionales de una lista que incluye cambios en el apetito o peso y en la actividad psicomotora, energía disminuida, sentimientos de inutilidad o culpa, dificultades para pensar, para concentrarse o para tomar decisiones, y pensamientos recurrentes de muerte o ideación suicida, planes o intentos de suicidio.

Los síntomas deben persistir la mayor parte del día, casi a diario. Esto debe ocurrir durante al menos durante dos semanas consecutivas. El episodio debe acompañarse de un gran malestar o de una alteración del funcionamiento de las áreas importantes de la vida.

Mujer con las manos en la cara

Los síntomas psicóticos: la pérdida del contacto con la realidad

Los síntomas que se dan en la depresión mayor con síntomas psicóticos (o depresión psicótica) son los que acabamos de ver en el apartado anterior, añadiéndole además síntomas de pérdida de contacto con la realidad. Estos síntomas psicóticos son los siguientes:

  • Alucinaciones. La persona que tiene alucinaciones oye, ve o huele cosas que no existen en la realidad. Son frecuentes las alucinaciones auditivas del tipo “no mereces vivir” o “no eres lo suficientemente competente”.
  • Delirios. La definición más conocida y citada es la que ofrece Jaspers en su Psicopatología General (1975). Para Jaspers los delirios son juicios falsos que se caracterizan porque el individuo los mantiene con gran convicción. Estos juicios no son influenciables ni por la experiencia ni por conclusiones irrefutables. Además, su contenido es imposible.

Cuando hablamos de síntomas psicóticos congruentes con el estado de ánimo nos referimos a que, por ejemplo, las voces que escucha en su cabeza hacen referencia a lo inútil que la persona es. En el caso de los delirios, harían referencia a, por ejemplo, padecer una enfermedad incurable porque la persona cree que “se lo merece”.

Esto es así porque uno de los síntomas más característicos de la depresión es la sensación de no valer nada o tener un gran sentimiento de culpa. Estos síntomas pueden llegar al extremo de manifestarse en forma de alucinaciones o delirios.

Como vemos, los delirios suelen girar en torno al estado depresivo del paciente. Por su parte, las alucinaciones son menos frecuentes que los delirios; además, cabe destacar que el caso es de peor pronóstico cuando las alucinaciones hacen acto de presencia.

Chico adolescente con malestar

Características de la depresión psicótica

Las principales manifestaciones de la depresión psicótica son las siguientes:

  • Estado de ánimo alterado. La persona siente una gran tristeza permanente, que se ve acompañada de fatiga incontrolable.
  • Anhedonia. Con este término nos referimos a la disminución o ausencia del placer en actividades que antes solían provocarlo. La persona ya no disfruta de sus actividades como antes.
  • Ansiedad e irritabilidad. La depresión puede provocar síntomas de ansiedad, irritabilidad o ataques de ira.
  • Pensamiento enlentecido. Las personas con depresión psicótica se muestran generalmente inhibidas, con grandes dificultades para hablar y comunicarse, así como para concentrarse.
  • Alteraciones a nivel motor. La persona se muestra lenta o torpe y presenta dificultades para realizar casi cualquier acción (comer, ducharse, ponerse la ropa…)
  • Sequedad de boca, disfunciones sexuales o sensación de fatiga constante.
  • Alteraciones de la conducta. La persona puede mostrar conductas extravagantes, tales como llorar de forma excesiva, gritar o quejarse por cualquier cosa.
  • Presencia de delirios y/o alucinaciones.

Mujer con depresión psicótica sentada en un banco

Tratamiento de la depresión psicótica

La depresión psicótica no es fácil de tratar. En la mayoría de los casos requiere hospitalizar al paciente debido al alto riesgo de suicidio asociado a la patología. La intervención de elección es la farmacológica, seguida de la psicológica de manera combinada.

Son varios los fármacos que se han mostrado eficaces para tratar la depresión psicótica. Normalmente se utilizan antidepresivos para regular el estado de ánimo y antipsicóticos para combatir las alucinaciones y delirios. De hecho estudios como el llevado a cabo en la  Universidad de Massachusetts nos señalan que esta combinación es la más efectiva.

La depresión psicótica es un trastorno mental grave, pues constituye un riesgo vital para la persona que la sufre. Encontrar un buen tratamiento para controlar y disminuir la intensidad de los síntomas es de una importancia vital.

American Psychiatric Association (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Editorial Médica Panamericana. Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (Eds.) (2008). Manual de psicopatología (2 vols.), edición revisada. Madrid. McGraw-Hill.