Dietas extremas en las famosas: qué impacto tienen en la salud mental de las mujeres

Las dietas extremas de las famosas ponen en riesgo la salud mental de las mujeres, exponiendo la delgadez como un valor que debe obtenerse incluso con métodos exagerados.
Dietas extremas en las famosas: qué impacto tienen en la salud mental de las mujeres
Cristina Roda Rivera

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera.

Última actualización: 25 mayo, 2022

Las dietas extremas de las famosas ocupan portadas casi cada día. Son las breaking news para mujeres todas las mañanas. Medios y sitios web dirigidos al público femenino bombardean con dietas milagrosas, formas de sudar y deporte intenso. El fin: estar delgada.

Todo el engranaje de los medios se pone a punto para señalar lo “estupendas” que están algunas celebridades al haber adelgazado. Lo guapas que son y la gran voluntad que demuestran al haber logrado tal hazaña. Aunque a veces muestren conductas algo “tóxicas” respecto a la comida o el ejercicio, la conclusión siempre es deseable.

Que estas noticias se asocien al género femenino provoca que miles de niñas confundan la verdadera función de la alimentación o el ejercicio, que nada tiene que ver con la de verse delgada y reconocida por el hecho de serlo ante los demás.

Conductas de riesgo que son publicitadas en televisión, prensa y redes

Estar delgada es un valor social muy cotizado. Además, parece que mientras que los hombres se ven más influenciados por la cuestión de fortaleza o músculo, las mujeres son más valoradas por su bajo peso.

Los hombres con un físico diverso también sufren discriminación y acoso. Sin embargo, no sufren tanta presión mediática. Su éxito personal y laboral no se ve tan influenciado como en el caso de las mujeres. Para ellas, alejarse de lo que consideramos normopeso es algo mucho más llamativo.

Solo tenemos que echar un vistazo a los principales canales de televisión. La representatividad de la heterogeneidad corporal de los cuerpos, de manera especial en el caso de la mujer, es prácticamente nula o anecdótica. Da igual el contenido, la preferencia política que se exponga o el campo de conocimiento del que se hable.

Por otro lado, hay una infinidad de hombres de cuerpos diversos en la esfera pública. No se ve como algo heroico o digno de señalar. Simplemente, visten de una forma más variada, con diferente estética y peso. Y tampoco se da demasiada importancia a su estética, excepto si hay connotaciones económicas o políticas, pero no sexuales.

Mujer delgada midiéndose la cintura
A las mujeres se las presiona con continuos mensajes de superación, autocontrol, valía y belleza asociados solo con el peso.

Las últimas noticias sobre dietas extremas y hábitos de deporte extenuantes

Kim Kardashian, que tiene más de 300 millones de seguidores en Instagram, fue criticada por publicitar piruletas para suprimir el apetito. También publicó un anuncio promocionando batidos sustitutivos de comidas. Hace unos días, declaró haber hecho una dieta restrictiva y ejercicio físico extenuante.

Todo esto empeoró cuando aludió al uso de saunas para sudar y perder peso, algo a lo que se sumó la cantante Rosalía. Eso sí, Kardashian aseguró que estaba deseando volver a tomar comida basura tras la fiesta. Y todo para entrar en el vestido de la mítica Marilyn Monroe. Una actriz que siempre luchó por ser valorada mucho más que por su físico, con fuertes inquietudes intelectuales y artísticas.

Sin embargo, se vuelve a aludir a su figura mediática, referenciando solo su físico, olvidando otro tipo de facetas que el gran público solo llega a conocer si se interesa en profundizar más. Ese es un gran problema: el éxito accesible y digerible para las mujeres solo se conceptúa desde la apariencia.

Más concretamente sobre la apariencia sexual, delgada, pero al mismo sensual para el gran público. Esto puede ser aceptable para los medios, pero los profesionales también tenemos que hacer nuestro trabajo.

Además, ya hay muchas artistas y personalidades posicionadas contra estas prácticas. La actriz Jameela Jamil, que hace campaña por la diversidad corporal, describió a Kardashian West como una “influencia terrible y tóxica en las niñas”.

Dietas extremas entre las famosas: un riesgo para la salud

Los riesgos de la pérdida de peso rápida son enormes frente a un dudoso beneficio que puedan reportar. Las celebridades altamente influyentes están defraudando a las mismas personas que las admiran al vender productos que, en el mejor de los casos, son ineficaces y en el peor, dañinos.

Las personas ricas y famosas no suelen caer en este tipo de engaños. Los venden, pero en la mayoría de las veces no los consumen. Además, desconocemos sus verdaderos hábitos, tratamientos nutricionales, genética, enfermedades, salud mental, uso de la medicina estética o de la cirugía, etc.

Para terminar de entender el problema, cuando un cuerpo no normativo se “atreve” a salir a la palestra, es estigmatizado, señalado y ridiculizada. Incluso se llega a afirmar que esos cuerpos no promueven la salud, desconociendo cualquier dato sobre la persona.

Son los casos de las marcas de ropa Roxy o Adidas, que han puesto como protagonista de sus campañas a mujeres con cuerpos diversos y deportistas. Sin embargo, muchas personas han denunciado este tipo de anuncios, ya que podrían estar promoviendo la obesidad.

Las dietas estafa

Muchas famosas venden dietas y productos gracias a campañas muy agresivas, en las que asocian a determinados índices de masa corporal (IMC) con lo indeseable, lo censurable y, por lo tanto, con lo que es necesario erradicar.

En algunos casos, incluso, han adelantado sus partos por cesárea para verse delgadas. No han dudado en emplear la cirugía estética para intentar conseguir realmente lo que achacan a esos productos milagro, cuando en realidad nada de esto es la idea de la plenitud emocional y bienestar físico que añoramos como mujeres. Además de ser una estafa económica y un engaño respecto la realidad.

Tienes el derecho a permanecer gorda no solo es el título de un libro. Es una realidad que debería ser contemplada desde ya para muchos profesionales y medios. El peso no debería ser algo continuamente medido y monitoreado.

El derecho a no estar obligadas a bajar de peso es la oposición a la gordofobia sin sentido que se escuda en la salud física o emocional para seguir presionando con cánones estéticos restrictivos que benefician a unos pocos, pero perjudican a muchos más. Eso no es promover la salud, sino crear malestar respecto a la imagen corporal y el derecho a variar de peso.

Mujer con cuerpos diferentes
Las mujeres deben aprender a sentirse libres tal y como son.

Una moda que refleja la negligencia de médicos, psicólogos y medios de comunicación

Las empresas de redes sociales, medios de comunicación o servicios de salud mental tienen deberes. Uno de ellos es el de erradicar la práctica de individuos y empresas que usan su plataforma para dirigirse a los jóvenes con productos que se sabe que ponen en riesgo la salud. No solo la física, sino la mental.

De hecho, por mucho que se intente alejarse de este tipo de cuentas e informaciones, la presión social no cesa. Desde los mismos médicos o psicólogos que confunden una cifra en el peso con tener más enfermedades o diferentes virtudes de carácter, como autocontrol o disciplina.

El mejor hábito para la salud física y mental es no odiarse a sí misma y no ponerse continuamente en peligro al dar valor excesivo a la opinión que los demás tengan sobre una misma. No tolerar la propia apariencia por prejuicios ajenos es más un predictor de peor salud física y psicológica que una cifra en la báscula.

Te podría interesar...
De la dieta restrictiva a los hábitos saludables
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
De la dieta restrictiva a los hábitos saludables

La dieta restrictiva ha sido la elección durante años perjudicando seriamente nuestra salud. ¿Quieres saber de que forma puedes aprender a cuidarte...



  • Maganto, C., & Cruz, S. (2000). La imagen corporal y los trastornos alimenticios: una cuestión de género. Cuadernos de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente30, 45-48.
  • Mora, Z. S. (2007). Imagen corporal femenina y publicidad en revistas. Revista de Ciencias Sociales, (116).
  • Suárez García, C. (2017). Gordofobia: Un tránsito entre la enfermedad y la cosificación del cuerpo femenino.