La disonancia cognitiva en el abuso narcisista: entiende su importancia

La disonancia cognitiva surge en las víctimas de abuso narcisista llevándolas a justificar y racionalizar el daño que sufren. Descubre cómo funciona este mecanismo psicológico.
La disonancia cognitiva en el abuso narcisista: entiende su importancia
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 09 enero, 2023

La mayoría de nosotros conocemos a alguien que vive o ha vivido una relación de abuso. En este tipo de vínculos, el narcisista manipula, miente, menosprecia y daña enormemente a su compañero o compañera sentimental. Y, sin embargo, este permanece a su lado.

Cuando esto ocurre, solemos preguntarnos cómo es que la persona no ve el daño que le están infligiendo; y lo cierto es que sí lo hace, pero hay ciertos mecanismos que entran en juego en este proceso. Entre ellos se encuentra la disonancia cognitiva en el abuso narcisista.

Este mecanismo inconsciente es responsable, en gran medida, de que la relación continúe pese a lo tóxica o nociva que resulta. Sin embargo, no solo se presenta en este contexto, sino que todos lo experimentamos en diferentes momentos de la vida y especialmente a la hora de tomar decisiones. Si quieres saber en qué consiste y cómo impide a las víctimas abandonar el vínculo, te invitamos a seguir leyendo.

Hombre discutiendo pareja
La disonancia cognitiva es el mecanismo responsable de que la relación con un narcisista continúe, a pesar del malestar experimentado.

¿Qué es la disonancia cognitiva?

Este término fue acuñado por el psicólogo social estadounidense Leon Festinger en 1957. La disonancia cognitiva hace referencia a una tensión interna que se produce cuando no hay coherencia entre lo que una persona piensa, siente y hace. Por ejemplo, si piensa que hacer ejercicio es muy necesario para la salud, pero nunca se ejercita; o si fuma, pero sabe que esto puede causarle graves enfermedades.

Esta falta de concordancia entre los distintos elementos nos hace sentir incómodos, y por ello ponemos en marcha diferentes mecanismos para reducir la tensión y recobrar la coherencia interna. A este respecto, tenemos dos caminos: o alteramos nuestra conducta, o modificamos nuestros pensamientos.

Siguiendo los ejemplos anteriores, la incomodidad se reduciría si la persona comienza a hacer ejercicio o si deja de fumar. Sin embargo, estas decisiones son costosas y requieren de una gran voluntad. Por ello, es probable que opte por justificar o racionalizar la situación para poder mantenerla sin sentirse tensa. Así, puede convencerse de que el deporte está sobrevalorado o de que pronto dejará de fumar (aunque realmente no lo haga).

Por lo general, tendemos a escoger la opción que menos esfuerzo o sufrimiento nos supone. Y esto lo hacemos de manera inconsciente, al punto de que llegamos a autoengañarnos realmente para poder continuar con la conducta sin sentir esa disonancia.

La disonancia cognitiva en el abuso narcisista

Cuando una persona está inmersa en una relación de abuso con una pareja narcisista, este mecanismo aparece y cobra protagonismo. Todos sabemos que una relación de pareja tiene que ser sana y satisfactoria, que el compañero debería ser un apoyo y un lugar seguro. Por ello, cuando la persona ve que su pareja le daña, le miente, le manipula o le humilla, siente una gran tensión psicológica.

Para reducir esa incomodidad podría abandonar la relación y así recuperar la coherencia interna, pues no estaría permitiendo un vínculo a todas luces dañino. Sin embargo, esto no es nada fácil y hay diversos factores que impiden tomar esa vía que resulta tan lógica para quienes ven la relación desde fuera. Entre ellos se encuentran los siguientes:

Autocuestionamiento

Es común que quien vive una relación de abuso tienda a autocuestionarse. La persona puede creer que realmente las conductas de su pareja “no son para tanto”, que está exagerando o que no tiene razón en sus reclamos. Y es que esta falta de confianza en su propio criterio se ve alimentada por la manipulación y el gaslighting que recibe por parte del otro. Así, no atiende realmente ni da credibilidad a ese malestar que siente.

Baja autoestima

Por otro lado, la falta de amor propio y la baja autoestima pueden llevar a la persona a sentir que merece ese trato, o a creer que eso es el amor. Puede sentir que si su pareja es cruel, indiferente o dañina se debe a sus propios comportamientos, a que no está a la altura o a que “saca lo peor” de su compañero. De algún modo, asume la responsabilidad del abuso que sufre.

Alta inversión en la relación

Otro elemento clave que impide a la víctima salir de la relación es haber realizado una gran inversión previa. Y es que, si el narcisista comenzara el abuso a las pocas semanas de conocer al otro, este probablemente saldría rápidamente del vínculo; sin embargo, el daño comienza tras un bombardeo de amor que capta y atrapa a la persona, que alimenta esa disonancia.

Cuando el sufrimiento se instala, ya ha habido una fuerte inversión, se ha dedicado tiempo, energía y amor a la relación; se han creado expectativas y proyectos a futuro, probablemente se ha dejado de lado a la familia y a los amigos e incluso es posible que exista dependencia económica. Por todo esto, terminar la relación no es sencillo.

Por supuesto que la persona ve el daño que la pareja le está infligiendo, siente el malestar, tiene dudas y se cuestiona qué debería hacer. La disonancia se hace presente y es intensa, incita a tomar una decisión para recobrar la coherencia interna; pero, dado que salir de ahí es demasiado costoso, normalmente se opta por justificar, racionalizar la situación y excusar a la pareja.

“Me trata así porque está herido”, “con el tiempo puedo hacerlo cambiar”, “en realidad no estoy tan mal, tenemos momentos buenos”, “todas las parejas pelean”, “soy yo quien le hace perder los nervios”… Todo este tipo de justificaciones ayudan a reducir la disonancia cognitiva en el abuso narcisista, alivian la tensión interna, pero mantienen a la víctima atrapada en la situación y la colocan en una posición de riesgo.

Mujer llorando por su pareja
Los narcisistas suelen invertir mucho al principio de la relación para asegurar la permanencia de la otra persona. Se trata de una estrategia para atrapar y confundir a la pareja.

Identificar la disonancia cognitiva en el abuso narcisista

Este proceso de excusar y autoengañarse es generalmente inconsciente. Por eso es tan importante atender a la incomodidad cuando surge y darnos cuenta de qué mecanismos estamos usando para taparla y atenuarla. No es fácil asumir que nos estamos autoengañando, pero empezar a captar e identificar esas justificaciones que utilizamos es un primer paso fundamental.

A pesar de esto, probablemente sea necesario un acompañamiento terapéutico para poder salir del abuso y recuperar el bienestar. Sin embargo, comprender cómo funciona la disonancia cognitiva en el abuso narcisista, nos ayudará a entender qué nos está ocurriendo y cómo podemos mejorar nuestra situación.

Te podría interesar...
El día en que descubres que eres víctima del abuso narcisista
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El día en que descubres que eres víctima del abuso narcisista

El día en que descubres que eres víctima del abuso narcisista sientes rabia, dolor emocional y frustración. ¿Qué podemos hacer después?



  • Festinger, L. (1962). A theory of cognitive dissonance (Vol. 2). Stanford university press.
  • Howard, V. (2019). Recognising narcissistic abuse and the implications for mental health nursing practice. Issues in mental health nursing.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.