¿Dónde está ubicada la mente humana?

02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
La mente ha sido un gran misterio para los científicos durante siglos. Hoy, muchas de esas preguntas siguen sin respuesta o con una respuesta parcial. En este contexto, vamos a tratar de encontrar su lugar...

¿Dónde está ubicada la mente humana? ¿Dónde habitan los pensamientos, los anhelos, los sueños y las decepciones? Muchos nos hemos hecho esta misma pregunta más de una vez. Sin embargo, todo neurocirujano sabe que en ese órgano, de entre 1300 y 1500 gramos que es el cerebro, no hay un lugar específico y concreto que albergue dicha entidad.

Sin embargo, ¿quiere decir esto que porque no podamos ver ni tocar eso a lo que llamamos mente no existe? En absoluto. Hablar de esta dimensión es más fácil que referirnos al alma humana. Al fin y al cabo, este último concepto entra más en el área de lo filosófico y lo espiritual, mientras que los pensamientos, la personalidad y las voluntades se integra en esferas académicas como son la neurociencia, la psiquiatría o la psicología que llevan décadas investigando el tema.

Así, algo que ya podemos avanzar es que los científicos están de acuerdo en señalar que la mente no es una entidad que quede delimitada por el cerebro humano. Es más, llega a trascender a al cuerpo, de ahí, que manejemos ya conceptos como la “mente extendida“. Se trata de un concepto en el que entender que todo lo que nos ayude a pensar (como el teléfono móvil, por ejemplo) también puede formar parte del pensamiento y, por tanto, de la mente.

Cerebro iluminado representando la cuestión de dónde está ubicada la mente humana

¿Dónde está ubicada la mente humana? Tres áreas donde puede habitar según los expertos

Si complicado es explicar dónde está ubicada la mente humana, aún lo es más definir qué es. Podríamos referirnos a ella como el asiento de la conciencia humana, el “yo” pensante-sintiente; sin embargo, recurrir a esta idea sería quedarnos cortos. Porque la mente va mucho más allá, porque con la revolución cognitiva y la teoría computacional la cosa empezó a sofisticarse mucho más a la hora de entender esa área decisiva de cada uno de nosotros.

La mente percibe, razona, se emociona, custodia recuerdos, aprendizajes, sensaciones… La mente crea cultura, transforma realidades, se conecta emocionalmente con otras personas, nos dice cuándo tenemos hambre, nos motiva e interacciona con el medio para obtener información… Pocos procesos son tan complejos y abarcan a su vez tantas regiones cerebrales, tantas áreas del cuerpo y también de los escenarios donde nos desenvolvemos.

Así, tanto la ciencia cognitiva como la neurobiología o incluso la propia filosofía llevan mucho tiempo intentando responder no solo a esta cuestión, sino también dónde está ubicada la mente humana. Estas serían las respuestas que tenemos hasta el momento.

La mente es una entidad virtual

El neuropsiquiatra Ennapadam S. Krishnamoorthy (2009) utiliza una analogía basada en el ordenador para explicar el funcionamiento de la mente. Se trataría de una entidad virtual producto de los procesos que ejecutan las neuronas, así las diferentes áreas cerebrales.

Por ejemplo, sabemos que la conciencia, la inteligencia o la percepción se localizarían en esas áreas más avanzadas como son la corteza cerebral o la materia gris profunda. Entonces, ¿es aquí donde reside la mente? La respuesta es no, porque, en realidad, si hemos alcanzado este nivel de racionalidad o de habilidad para comunicarnos y crear lenguajes, se debe a la evolución de todo el sistema nervioso central.

Si nos preguntamos dónde está ubicada la mente humana, según esta teoría sería como la luz que se activa al encender un ordenador. Es el resultado de una sofisticada maquinaria.

La mente también está fuera de ti

Hablábamos al inicio del concepto de la mente extendida. Está idea fue defendida por Andy Clark, filósofo y científico cognitivo de la Universidad de Edimburgo. Según él, gran parte de lo que somos y lo que cada uno es capaz de hacer trasciende las barreras del cráneo y las fronteras mismas de la piel.

Según el doctor Clark, la mente se extiende al mundo y se enreda con todo lo que le rodea y le sirve de ayuda: desde un lápiz y un papel para no olvidar nuestra lista de la compra al ir al supermercado, hasta nuestro teléfono móvil para orientarnos por una ciudad con el GPS.

Las personas interaccionamos con el medio, lo transformamos, creamos libros, cultura y sofisticados dispositivos que nos ayudan a aprender, a relacionarnos, a descubrir… Todo ello conforma esa mente extendida que va más allá de las sinapsis y las regiones cerebrales.

Naturaleza iluminada simbolizando la cuestión de dónde está ubicada la mente humana

¿Dónde está ubicada la mente humana? Piensa en ella como una música que tú creas a cada instante

Cuando un violinista toca su instrumento, escuchamos fascinados esa pieza musical que ejecuta ante su público. La música, sin embargo, no está dentro del violín ni en las cuerdas del instrumento; el sonido, sin embargo, se expande y viaja por toda la sala. Con los pensamientos, la conciencia, los sueños y los anhelos sucede lo mismo, parten del cerebro pero lo trascienden.

Asimismo, hay otro factor interesante y somos nosotros mismos: los creadores. Cada mente es única, como lo es la de un niño que descubre el mundo, como la enfermera que atiende a sus pacientes y el astrónomo que mira a Saturno con su telescopio. Así, en caso de que nos preguntemos dónde está ubicada la mente humana, cabe recordar que es imposible reducirla a un objeto físico, trasciende cualquier límite porque la estamos creando a cada instante.

Como señala el neurocientífico Antonio Damasio en su libro Y el cerebro creó al hombre, la mente emerge de la actividad no solo del cerebro, sino también del cuerpo, de nuestras actividades, de lo que hacemos a cada instante… La mente existe mientras existamos nosotros y está en cada cosa que hacemos, en cada cosa que sentimos, que tocamos; es imposible reducirla, por tanto, a un espacio concreto y delimitado.

  • Pandya, S. K. (2011). Understanding brain, mind and soul: Contributions from neurology and neurosurgery. Mens Sana Monographs9(1), 129–149. https://doi.org/10.4103/0973-1229.77431