Consciencia y conciencia: ¿en qué se diferencia?

La conciencia y consciencia son términos que causan confusión. El primero se asocia con la ética y la moral, mientras que el segundo se relaciona con la reflexión, la percepción o el conocimiento.
Consciencia y conciencia: ¿en qué se diferencia?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 11 junio, 2024

Aunque suenan casi igual, hay diferencia entre consciencia y conciencia, y esta va más allá de solo una letra. No es lo mismo que digas «tengo la conciencia tranquila» que «soy consciente de todos y cada uno de los estímulos que me rodean». Como puedes ver, la primera frase va hacia tu moralidad, mientras que la segunda está más relacionada con la percepción de lo que te rodea.

Si bien es cierto que, a primera vista, parecen fáciles de identificar, puede haber casos que te causen confusión. Por ello, te explicaremos de manera detallada las particularidades sobre estos términos, sus diferencias, así como más ejemplos, para que no te tomen por sorpresa en tus próximas lecturas o pláticas.

¿Qué es la conciencia?

La conciencia es la capacidad que tenemos las personas para saber qué actos, pensamientos, palabras y situaciones son correctas y cuáles no. Es ese componente de la personalidad que actúa como «juez» de cada uno de los actos que realizamos, como señala la Asociación Americana de Psicología (APA).

Seguro habrás notado en alguna película, serie o caricatura que cuando un personaje se encuentra ante un dilema moral se le «aparecen» un ángel y un demonio en cada hombro. Esta es una representación de lo que es la conciencia: la distinción del bien y el mal. Sin embargo, cabe señalar que presenta algunas pequeñas consideraciones que vale la pena tengas en cuenta:

  • La conciencia está muy ligada a los valores con los que te has criado. El entorno (hogar, escuela y demás) es el referente para moldear tu impresión de lo que está bien o mal.
  • Tampoco podemos dejar de nombrarte la influencia de la religión en la conciencia. Y es que esta señala muchas de las situaciones que se consideran «buenas o malas» en la sociedad.
  • Es el «interruptor» que despierta diferentes tipos de sentimientos en tu persona. Por ejemplo, si la elección que hiciste es «incorrecta» de acuerdo con la moral, presentarás sentimientos de culpa. Por el contrario, si la acción o elección que hiciste es «buena», el sentimiento será positivo, de agrado o satisfacción.
  • La cultura en la que te encuentres también influye en esa percepción ética, y es que puede haber situaciones puntuales que son buenas y aceptadas en una sociedad, mientras que en otra no lo son. Asimismo, en la mayoría, coinciden valores morales básicos, por ejemplo el no robar o respetar a los mayores.


¿Qué es la consciencia?

En pocas palabras, la APA define a la consciencia como la percepción o el conocimiento de algo. Esta percepción se refiere tanto a lo que nos rodea como a lo que ocurre en nuestro interior. Como puedes ver, va un paso de más allá de estar conscientes y alerta, también implica conocimiento de sí mismo.

William James, mejor conocido como «el padre de la psicología norteamericana», y autor de obras famosas como Principios de psicología y Ensayos sobre empirismo radical, definió la consciencia a través de una serie de características que nos permiten comprenderla mucho mejor:

  • La consciencia es subjetiva: no tiene nada que ver con la ética o la moral. Es un proceso personal, donde somos conocedores de nuestros propios pensamientos y realidad interna.
  • Puede ser selectiva: en un momento dado, enfocamos la atención en un aspecto (interno o externo), para separarlo del resto de estímulos y tomar contacto con eso que nos interesa.
  • Siempre está en constante cambio: ya que se relaciona con el pensamiento. Se trata de un «río» continuo, que nunca se detiene y siempre procesa información para atender a los estímulos que percibimos.

¿Hay diferentes tipos de consciencia?

La respuesta corta a esa pregunta es sí. Christof Koch, un neurocientífico norteamericano y de los mayores expertos en el estudio de la consciencia y sus bases neuronales, señala en su libro La consciencia: una aplicación neurobiológica, que hay dos tipos de consciencia que debemos tener en cuenta:

  • La consciencia primaria: que tiene que ver con nuestras percepciones, sensaciones, memoria y pensamientos. También con aquello que soñamos y deseamos. Todo ello nos permite separarnos de lo que nos rodea para definir nuestra individualidad.
  • La consciencia reflexiva: esta dimensión es, quizá, un ámbito tan interesante como desafiante a la vez. Tiene que ver con «observar la propia mente», con saber qué somos, qué sabemos y qué ocurre en nuestro ser interno.

¿Cuál es la diferencia entre consciencia y conciencia?

Aparte de la distinción ortográfica obvia, que una incluye la letra «S» y la otra no. Si tuviéramos que utilizar una definición general para diferenciar consciencia de conciencia, sería la siguiente: La consciencia te permite formar parte de tu realidad, percibir cada matiz, estímulo y proceso interno. La conciencia, por su parte, nos permite comportarnos de manera moral y socialmente aceptable.

Además, debemos tener en cuenta que una de las diferencias más notables entre consciencia y conciencia es que muchos filósofos consideran a la segunda como una virtud. Esto debido a ese carácter ético moral que se le atribuye.

La consciencia es todo lo que experimentas. Es esa canción que se queda en tu cabeza. Es la dulzura de la mousse de chocolate, el dolor palpitante de un dolor de muelas, el amor por tus hijos, y la seguridad de que algún día vamos a dejar este mundo.

Christof Koch indica —en su libro que te nombramos antes— que la principal diferencia entre consciencia y conciencia es que la primera es todavía un enigma. Mientras que la segunda tiene que ver con el sentido de responsabilidad, los valores y conocimiento de cada uno, por su propia persona y actos.

¿Conciencia y consciencia pueden ser sinónimos? De acuerdo a la Real Academia Española (RAE), solo hay una ocasión en la que ambos términos significan lo mismo. Cuando hablamos de tu percepción y autoconocimiento, puedes usar conciencia o consciencia de forma indistinta. Más si te refieres al aspecto moral, lo correcto es decir «conciencia».

Consciencia y conciencia: ejemplos sencillos

Ahora que ya sabes las diferencias entre consciencia y conciencia, de seguro quieres conocer en qué otras situaciones comunes puedes ver a cada una de ellas. La clave para saber cuál es la indicada es prestar atención al contexto que la rodea, esa será tu brújula.

Un ejemplo de conciencia lo podemos observar en la frase «Me remuerde la conciencia por lo que hice», y es que en ella vemos el sentimiento negativo de culpa que tiene la persona por sus actos. Te recordamos que la conciencia se relaciona con las actuaciones éticas y morales.

En cambio, la frase «Él es consciente de que ganar el partido no será sencillo», se orienta hacia la consciencia. Nos demuestra un conocimiento y reflexión por parte de este hombre, así una percepción de lo que sucede a su alrededor. Más ejemplos, para ambos casos, pueden ser:

  • Ella tiene la conciencia intranquila.
  • Haz lo que te dicte tu conciencia.
  • Recuperó la consciencia después de la caída sufrida.
  • Los aldeanos tomaron consciencia del cuidado del agua en la comunidad.


¿Ya sabes cuándo se trata de consciencia o conciencia?

Como puedes ver, consciencia y conciencia son dos términos tan complejos como interesantes a la vez. Son algo más que meros productos de la mente; es lo que nos hace humanos. La conciencia es esa voz interna que nos hace distinguir entre lo que está bien y mal.

Mientras que la consciencia es más profunda e implica nuestra reflexión y autoconocimiento. Son diferentes, sí, pero muy relacionadas e importantes para la toma de decisiones en tu día a día.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Asociación Americana de Psicología. (2018). Awareness. En APA Dictionary of Psychology. Consultado el 7 de junio de 2024. https://dictionary.apa.org/awareness
  • Asociación Americana de Psicología. (2018). Conscience. En APA Dictionary of Psychology. Consultado el 7 de junio de 2024. https://dictionary.apa.org/conscience
  • Koch, C. (2005). La consciencia: una aplicación neurobiológica (1.ª ed). Ariel.
  • LeDoux, J. E. (2022). As soon as there was life, there was danger: the deep history of survival behaviours and the shallower history of consciousness. Philosophical Transactions of the Royal Society B377(1844), 20210292. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34957848/
  • Real Academia Española. (s. f.). Conciencia. En Diccionario Prehispánico de Dudas (2. ed, versión provisional). https://www.rae.es/dpd/conciencia
  • Vithoulkas, G., & Muresanu, D. F. (2014). Conscience and consciousness: a definition. Journal of Medicine and Life7(1), 104–108. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24653768/

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.