Dulce cuento de San Valentín

08 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
¿Alguna vez te has planteado cuál es el cuento que hay detrás de San Valentín? ¿Por qué se eligió este día para celebrar el día de los enamorados?
 

San Valentín, el 14 de febrero, es en la cultura occidental el día para celebrar el amor y la amistad. Esta festividad, de origen cristiano, surgió como contrapeso de las otras fiestas paganas que tenían lugar en el Imperio romano. Independientemente del aspecto religioso, San Valentín es un día para celebrar el amor y el cariño.

Además, esta fiesta ha ido cambiando a lo largo del tiempo. En un principio era el día para expresar el amor con poesías y hablando de Cupido y del corazón. Actualmente, ese día todo se llena de corazones y de productos que comprar como acto de cariño. Esta globalización del día de los enamorados ha llevado la festividad hasta lugares que no son de tradición cristiana. De hecho, gran parte de la población que lo celebra, en realidad no conoce la historia que hay detrás.

Son varios las explicaciones que están detrás de por qué el día 14 de febrero es el día de los enamorados. Por ejemplo, en los países nórdicos es alrededor de esa fecha cuando los pájaros comienzan a emparejarse y a aparearse, por lo que se ve ese día como un símbolo de amor. Por otro, la celebración del amor y el afecto se asoció a Valentín de Roma, por lo que el cristianismo decidió marcar ese día en el calendario com la fiesta de los enamorados. Pero, ¿por qué Valentín?

 

El cuento de San Valentín

Cuenta la leyenda que Valentín era un sacerdote que ejercía en Roma allá por el siglo III, mientras gobernaba Claudio II. Este emperador mandó prohibir el cristianismo y el matrimonio, ya que consideraba que si los jóvenes permanecían solteros serían mejores soldados. Valentín, por su parte, consideró que era injusto que el emperador decidiera vetar así el sacramento del matrimonio y decidió desafiarlo en secreto.

Entonces, en la intimidad de las bodegas de las cárceles, Valentín casaba a los jóvenes con sus parejas de forma clandestina. Una vez lo descubrieron, Claudio II mandó a capturarlo y a que lo llevaran frente a él para que pidiera perdón. Sin embargo, su verdadera intención era castigarlo y echarlo del país.

Estando encarcelado, un oficial quiso ponerlo a prueba como sacerdote y le pidió que le devolviese la visión a su hija Julia, la cual había nacido ciega. Valentín aceptó y, el 14 de febrero del año 270, cuando estaba siendo trasladado a una plaza pública para ser ejecutado, le dio un papel a Julia para que lo leyera. Para sorpresa de ella, que en principio no entendía nada, abrió el papel y pudo ser capaz de leerlo, siendo la primera vez que veía en su vida.

 

Al abrir la nota vio una frase que decía: “Tu Valentín”. Ante ello, Julia, agradecida, plantó un almendro de flores rosas al lado de la tumba de Valentín. Haciendo de éste otro símbolo del amor y la amistad.

El día de los enamorados

Tras esta agridulce historia, la Iglesia que ya sí constituía la religión oficial romana, buscaba eliminar fiestas paganas que buscaban la fertilidad. Para ello, el papa Gelasio I, eliminó la Lupercalia y escogió la vida de San Valentín para conmemorar el amor entre personas, celebrándose por primera vez en el año 496, aproximadamente.

A partir de un poema escrito por Geoffrey Chaucer en 1382 en el que se menciona el día de San Valentín como una fiesta para los enamorados, se comenzó a considerar como tal. Casi 20 años más tarde, el rey Carlos VI de Francia, creó la Corte del Amor, en la cual, cada primer domingo de cada mes y el día 14 de febrero, se organizaban unos eventos en los que los jóvenes competían para conseguir pareja entre las doncellas cortesanas.

 

Pues esto ocurría el día de San Valentín,
cuando todas las aves acuden allí a elegir pareja,
de todas las especies que los hombres pueden pensar.”

– Geoffrey Chaucer. El parlamento de las aves. –

Con el paso del tiempo, la celebración se fue extendiendo por otras partes de Europa, asentándose como parte de la cultura occidental. Hasta llegar al día de hoy en el que se trata de una celebración prácticamente universal.

En su momento, el día San Valentín recordaba a un mártir que no tuvo el mejor de sus finales por defender el amor y su religión. Sin embargo, en muchos países, esta festividad fue promocionada por cadenas de almacenes o de regalos típicos de ese día, como los bombones de chocolate.

Sea como sea, es un día para decir a los tuyos cuánto les quieres, para celebrar la felicidad y el amor. Eso sí, no hay que olvidar que cualquier día del año es un día perfecto para tener un detalle o comunicar tus sentimientos hacia otra persona. Precisamente, lo bonito del amor es poder tenerlo y disfrutarlo cada día.