El efecto Ringelmann: ¿cómo afecta al rendimiento de los grupos?

El efecto Ringelmann obedece al propósito de ahorrar energías cuando se piensa que estas no son relevantes para llevar a cabo una acción o tarea. No es tanto “descargarse en otros”, sino minimizar el valor del aporte individual.
El efecto Ringelmann: ¿cómo afecta al rendimiento de los grupos?
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 24 Mayo, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 24 Mayo, 2021

Última actualización: 24 Mayo, 2021

El efecto Ringelmann es un fenómeno conductual que se da en los seres humanos cuando trabajan en grupo. En principio, se piensa que hacer algo en equipo lleva a que los esfuerzos individuales se sumen y esto produzca un mejor resultado. En la práctica se ha comprobado que esto no es exactamente así.

Lo que señala el efecto Ringelmann es que las personas tienden a hacer menos esfuerzos cuando trabajan en grupo. De hecho, cuanto más grande sea el grupo, menor será el trabajo individual que cada persona realice. Por lo tanto, el trabajo en equipo no suele generar mejores resultados en cuanto a esfuerzo individual se refiere.

Lo anterior plantea un problema, ya que son muchas las acciones en las que se requiere de la colaboración del colectivo para realizar alguna labor o actividad. El efecto Ringelmann ha sido estudiado a fondo y hoy por hoy también se conocen las formas en las que este puede disminuirse o neutralizarse.

Un comité es un grupo de personas carentes de preparación, nombradas por otras carentes de disposición, para hacer algo carente de utilidad”.

-Fred Allen-

Compañeros de trabajo tirando de una cuerda

El efecto Ringelmann

El efecto Ringelmann fue descubierto por el fisiólogo Maximilien Ringelmann a partir de una serie de experimentos que realizó entre 1882 y 1887. Su procedimiento fue muy sencillo y consistió en pedirle a grupos de diferentes números de personas que tiraran de una cuerda. Esta se encontraba atada a un instrumento que medía la fuerza de tracción.

Ringelmann hizo este ejercicio con grupos de dos, tres y ocho personas. Sus observaciones le permitieron concluir que cuanto más grande era el grupo de personas que hacían la tarea, menor era el esfuerzo que cada individuo realizaba en la acción de tirar de la cuerda. Las conclusiones de esta experiencia fueron publicadas en un documento de 1913.

Los datos indicaban que cuando se enfrentaba una persona contra otra tirando de una cuerda, cada individuo empleaba el 100 % de su fuerza. Si la labor se hacía en parejas, el esfuerzo disminuía a un 93 %. En los grupos de tres, bajaba a un 85 %. Cuando eran ocho personas las que tiraban de cada extremo, cada uno empleaba solo el 43 % de su fuerza. Así se verificó la existencia del efecto Ringelmann.

El efecto en los diferentes tipos de tareas

Otros investigadores, como Steiner, encontraron que el efecto Ringelmann presentaba variaciones, según el tipo de tarea del que se tratara. Primero clasificó las tareas aditivas. Estas son aquellas en las que el resultado de una tarea es fruto de la suma de los esfuerzos individuales. Corresponde al experimento hecho por Ringelmann; en teoría, cuantas más personas hagan fuerza, mayor será la energía presente. Pero en ese caso opera una idea, consciente o inconsciente, que se resume en “ya lo harán los demás”.

El segundo tipo de tareas se denominan “tareas disyuntivas”. En estas el rendimiento del grupo viene dado por la productividad del miembro más competente. Por ejemplo, una tarea de matemáticas que debe ser hecha en grupo. Lo que ocurre en estos casos es que quienes se sienten menos competentes dejan de hacer esfuerzos o de participar, ya que dan por hecho que otros están mejor preparados para realizar la labor.

El tercer tipo es el de las tareas conjuntivas. En estas se debe trabajar de manera uniforme. Un ejemplo de ello es la producción en línea, en donde cada individuo forma una pequeña parte, de una gran cadena. En esos casos, el efecto Ringelmann se expresa de modo que los individuos más hábiles disminuyen su rendimiento, pues no lo consideran relevante.

Compañeros de trabajo en la oficina

¿Hay soluciones?

Lo que se ha podido detectar es que el efecto Ringelmann obedece a dos factores. Uno es que cuanto más grande sea un grupo, menor es la motivación de cada individuo para aportar. Esto se debe a que su participación es menos notoria. El otro factor tiene que ver con el hecho de que, a mayor magnitud del grupo, menor es la coordinación entre sus integrantes.

En base a esto, se ha propuesto que el efecto Ringelmann puede contrarrestarse con una o varias de las siguientes acciones:

  • Identificar y valorar el desempeño individual. Si las personas saben que su labor recibe atención y reconocimiento, incrementan su deseo de hacerlo mejor.
  • Incrementar la competitividad. Cuando los esfuerzos individuales se evalúan y se premia o reconoce a quien lo hace mejor, también aumenta la motivación por esforzarse.
  • Fomentar la autoevaluación y la evaluación grupal. La autoconciencia, así como la mirada grupal son factores que ayudan a neutralizar el efecto Ringelmann.
  • Promover el trabajo en grupos pequeños antes que en grupos numerosos.

Así mismo, se ha encontrado que al fomentar la cohesión del grupo se logra un mayor compromiso. Es una forma de mejorar la coordinación entre los integrantes y de erradicar la idea de que el esfuerzo propio se le debe cargar a otros.

Te podría interesar...
La holgazanería social
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
La holgazanería social

Cuando trabajamos en grupo, cada persona suele rendir menos de lo que podría. Esto se llama holgazanería social. ¿Sabes como evitarlo?



  • De Marco Pérez, J. M. (2011). Aproximación teórica al efecto Ringelmann y la pereza social.