¿El ADN puede ser reprogramado?

Edith Sánchez·
30 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
30 Junio, 2020
El libro Vernetzte Intelligenz, de Grazyna Fosar y Franz Bludorf, plantea que el ADN puede ser reprogramado. Pero, en la actualidad, ¿qué dice la ciencia sobre esta posibilidad?

Varios investigadores rusos, entre ellos Grazyna Fosar y Franz Bludorf, han indicado que el ADN puede ser reprogramado. Agregan, además, que podríamos lograr este hito valiéndonos de ciertas longitudes de onda. Así, hoy nos adentramos en un tema muy polémico dentro de la comunidad científica.

Según lo señalado por estos investigadores, las palabras y la música ejercen un enorme poder sobre el cuerpo humano. No solo podrían ser el complemento a una terapia, tratamiento o intervención, sino que además Grazyna Fosar y Franz Bludorf dicen tener evidencias de que el ADN puede ser reprogramado con terapias asociadas al sonido y a las vibraciones.

A juicio de estos investigadores, la música, pero también las palabras afectuosas, los mantras y las plegarias, entre otras formas de comunicación asociadas al sonido, cambian significativamente lo que sucede en el cuerpo. En apariencia, llega hasta el punto en que el ADN puede ser reprogramado. ¿Cuánto hay de cierto en esto? ¿Qué dice la ciencia al respecto?

Antes pensábamos que nuestro futuro estaba en las estrellas. Ahora sabemos que está en nuestros genes”.

-James Watson-

Mano con una cadena de ADN

Algunos antecedentes

En un pasado más remoto ya se planteó la idea de que los sonidos con unas determinadas características tienen influencia sobre el funcionamiento del organismo humano. Incluso hay un área llamada “sonoterapia que trabaja sobre esa base. Sin embargo, de momento, se le considera una pseudoterapia.

Así mismo, hay investigaciones en forma de antecedente. Por ejemplo, la realizada por el doctor Mitchell L. Gaynor, director del Departamento de Medicina Oncológica e Integrativa del Centro Strang-Cornell para la prevención del cáncer, en Nueva York. Este médico aseguró haber trabajado con el sonido de unos cuencos de cuarzo para mejorar el pronóstico de pacientes con cáncer.

Por otro lado, algunos personajes, como el compositor y músico José Luis Narom, han trabajado desde hace tiempo en el efecto de las vibraciones musicales sobre la conciencia. Es claro que estas influyen; sin embargo, ¿en realidad el ADN puede ser reprogramado a través de estas vías?

El misterio del ADN “basura”

Todos sabemos que nuestra información genética está escrita en el ADN. Una información que condiciona lo que somos, como especie y como individuos. Sin embargo, los genes solo están en el 15 % del ADN. El 75 % restante es lo que se conoce como “ADN basura” o “ADN no codificado”.

Durante mucho tiempo la ciencia se ha preguntado por qué existe esa parte del ADN, en apariencia tan inútil. Según la teoría de la evolución, todo aquello que no contribuya a nuestra supervivencia y que suponga un gasto de recursos debería tender a desaparecer. Asó, en el ADN encontramos una parte que desafía a lo esperable.

Hay una hipótesis, bien fundamentada, según la cual el “ADN basura” regula, o dirige, de algún momento a la sección “funcional” del ADN. Sin embargo, esta es solo una idea apoyada por indicios, que de alguna manera encajaría, pero que no ha sido probada.

¿El ADN puede ser reprogramado?

Los postulados de los investigadores rusos que, dicho sea de paso, no han sido publicados en ninguna revista científica reconocida, señalan que el ADN sería también un reservorio de datos y, por lo tanto, permeable a la comunicación.

Para hacer esa afirmación incluyeron dentro de su grupo de trabajo a expertos lingüistas. Según ellos, el ADN basura se conforma a partir de reglas análogas a las de la sintaxis y la semántica del lenguaje humano. A su juicio, hay una gramática regular que seguiría los mismos patrones que nuestras lenguas.

A partir de esto, concluyen que las palabras y el lenguaje de la música son recibidos y pueden ser algo así como traducidos, en ese 75 % de ADN no funcional. Por lo tanto, si se introducen palabras y sonidos con frecuencias adecuados, el efecto sería una reprogramación positiva de esa porción de ADN.

Mujer hablando

¿Realidad o creencia?

Grazyna Fosar y Franz Bludorf publicaron un libro titulado Vernetzte Intelligenz. Allí señalan que es totalmente normal y natural que el ADN responda al lenguaje y a las vibraciones. También indican que están comenzando a experimentar con aparatos puedan influenciar el metabolismo celular por medio de frecuencias de radio moduladas. Lo que pretenden con ello es corregir defectos genéticos.

No solo se quedan allí, sino que también postulan la idea de la hipercomunicación: una especie de comunicación telepática universal. Ponen como ejemplo a las hormigas: dejan de trabajar y se muestran desorientados cuando muere la reina, aunque los demás ejemplares estén lejos de ella.

En principio, todo suena muy descabellado. Definitivamente, no coincide con lo que propone la ciencia formal. Por le momento, lo único que sabemos es que estos planteamientos necesitan ser explorados y analizados con más rigurosidad antes de depositar en ellos cualquier esperanza sobre los efectos que muchos de ellos anuncian.

Zammatteo, N. (2015). El impacto de las emociones en el ADN. Ediciones Obelisco.