El dulce que tiene que esperar

El dulce que tiene que esperar

Sofia Alcausa Hidalgo 8, Marzo 2015 en Psicología 5 compartidos
El dulce que tiene que esperar

Esta curiosa e interesante prueba fue diseñada por el Dr. Marshmallow, un test muy sencillo y que lo hemos conocido gracias al filósofo, profesor, pedagogo y ensayista Jose Antonio Marina en el programa que presenta Risto Mejide “Viajando con Chester”.

El test, según afirma Jose Antonio Marina, da mejores resultados sobre el futuro académico de muchos chicos que algunos test de inteligencia. Se realiza con niños de 5 años y consiste en llevarlos a una habitación en la que se les sienta frente a una cesta de chucherías y se les dice “ Te las puedes comer mientras estoy fuera, pero si no te las comes hasta que yo venga, cuando yo esté te las podrás comer y además te daré un regalo”

Este simple gesto es una buena forma de medir la disciplina, la recompensa que lleva el esfuerzo, la constancia, paciencia, etc. A los niños a los que se les ha hecho el test de las chuches y se les ha seguido su comportamiento académico durante 16 años se ha visto que el test confirmaba a la perfección las expectativas.

Y es que los niños que se habían comido las gominolas sin esperar el regreso del adulto solían tener peores resultados académicos o dejaban los estudios antes que aquellos que a sus 5 años habían esperado a que regresara el mayor para comer sus chuches.

Cómo podemos hacer que nuestros hijos sean más disciplinados

Aprender a ser responsables y disciplinados nos ayuda a ir aprendiendo poco a poco, a ser más autónomos, a tener más estabilidad emocional y, por lo tanto, mayor madurez.

¿Cómo podemos contribuir a desarrollar la disciplina en nuestros hijos?

1.Empieza a inculcar disciplina desde el momento del nacimiento. Acostarle y darle de comer siempre a la misma hora. También es muy importante que les hables mucho desde que nacen, eso les crea mucha seguridad.

2.Establece normas en casa. Los niños tienen que saber desde pequeños que hay normas que seguir; es muy importante para que aprendan a reconocer que en la vida siempre hay límites. Eso no quiere decir que no haya días especiales como un cumpleaños, navidad, fin de semana en casa de los abuelos… en el que podamos saltarnos un poquito las reglas.

3.Hay que darles responsabilidades conforme a su edad. Recoger los juguetes, ayudar a quitar la mesa, limpiar la casa…

4.Refuerzos positivos. A un niño siempre hay que alentarlo con frases positivas y nunca negativas. “Yo sé que eres bueno y lo vas a hacer muy bien”, por ejemplo.

5.Establece una buena comunicación con tu hijo. Que sienta que puede contar contigo, que lo quieres, que le dices lo bien que hace esto o aquello.También es bueno que negocies con tu hijo, que no crea que puede hacer todo lo que quiere pero tampoco que sienta que vive en una dictadura permanente.  Reforzará su autoestima y le animará a seguir haciendo bien las cosas, a tomar decisiones en consenso con otras personas y de manera responsable.

6.Explícales los por qué. Si les explicas que lavarse los dientes es para que no le salgan caries o que ajustarse el cinturón en el asiento del coche es para evitar accidentes, comprenderá mejor la situación y entenderá que la vida tiene un por qué  y no es un”porque lo digo yo”.

7.Ayúdalos con el ejemplo. No hay mejor enseñanza que el ejemplo. Haz lo que predicas y tu discurso será creíble.

Con este artículo hemos querido hacer homenaje a Jose Antonio Marina, una de las mejores mentes pensantes del panorama español.

Sofia Alcausa Hidalgo

Licenciada en Filosofía y Letras. La psicología, la música y la escritura son algunas una de mis pasiones. En definitiva, las más bonitas expresiones de nuestra alma. "Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad", Confucio

Ver perfil »