El engaño del vergel

El engaño del vergel

CATARINA DE CUENTOS 13 junio, 2013 en Emociones 0 compartidos

"¿Qué perfume es ése que acusa a un intruso?" Decía el caracol gruñón mientras acomodaba las hojas secas de su casa.
Logró persuadir su olfato con otros asuntos un buen rato, sin embargo aquel aroma se intensificaba conforme la noche pestañeaba.
El caracol gruñón comenzó a examinar aquel nuevo aroma y a preguntarse si acaso había un bicho nuevo en el vencindario que ostentara tan escandaoloso perfume ¡o peor aun! si algún humano estuviera demasiado cerca tratando de encontrarle las antenas.

"Ash, ¿Quién será el apestoso que viene a molestar?" Refunfuñaba mientras cerraba sus cortinitas de fina tela de araña.

Pero la noche acariciaba por completo junto con la desconocida fragancia, por lo que el caracol gruñón se dejó llevar por la curiosidad y salió a su patio a investigar el origen de aquel nuevo olor.

Como vivía en un rincón alejado del jardín – el mejor lugar apartado de todos para no ser molestado ni por bichos vecinos, ni por impertinentes humanos- tuvo que avanzar un poco más allá de sus linderos para poder conocer más sobre el misterioso perfume.

"Snif snif, ¡Vaya que huele fuerte! pero, ¿de donde proviene?" Se decía mientras se iba alejando cada vez mas y mas de su hogar.

Cruzó por las macetas de los cactus los cuales se extrañaron de verlo, pasó sobre las piedras de río que adornan al manzano hasta pasar por la manguera rota que facilita asilo a todas las cochinillas de guerra quienes lo saludaron alegremente.

"¿De dónde demonios proviene?" Respondia así al saludo de las cochinillas.

Y siguió andando hasta llegar a la otra orilla del jardín donde poco a poco crecía el sonido de la música junto con el aroma que venía persiguiendo, hasta llegar a una fiesta de alas y antenas.

"Ey caracol gruñón ¡qué sorpresa verlo! Ahora veo que si le llegó la invitación que le hizo llegar el "huele de noche*?" Le dijo el cara de niño* con una enorme sonrisa mientras no dejaba de bailar.

"¿Que invitación dices? Yo sólo sigo la peste que invadió todo el lugar" Respondió el caracol.

"Es el engaño de la fiesta del vergel, aquí los invitados llegan por haber seguido el aroma los cautiva o por simple curiosidad como le pasó a usted" Explicó el cara de niño*

El caracol gruñón se sintió burlado, sin embargo se dejó contagiar por el aroma, la música y el baile que le tatuaron una sonrisa que siempre evoca cuando le llega el aroma del "huele de noche".

Y a ustedes caracoles gruñones, ¿ya se dejaron engañar por sus jardines?

FIN

Cara de niño: Nombre común que se le da en algunas regiones de México para el insecto nocturno llamado stenopelmatus

Planta huele de noche: Nombre común que se le da en algunas regiones de México para una planta que tiene flores nocturnas que emiten fragancias llamada: Cestrum nocturnum L.

CATARINA DE CUENTOS

Ver perfil »
Te puede gustar