El enorme potencial de una mente abierta

19 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña Herrera
Tener la mente abierta significa estar abierto a la vida, a la experiencia y a los demás, clave para alcanzar el máximo potencial humano.
 

A todos nos gusta pensar que somos personas de mente abierta. Pero ¿qué significa exactamente? Tener una mente abierta significa ser receptivo a nuevas ideas y diferentes opiniones o puntos de vista. Desde luego, esto suena razonable y lógico. No obstante, el problema aparece cuando damos pábulo a todas las opiniones e ideas de forma acrítica, dejando en un segundo lugar a la nuestra propia.

Ten la mente abierta, pero no tanto como para que se te caiga el cerebro.

-Gilbert Keith Chesterton-

Tener una mentalidad abierta implica estar en disposición de escuchar las propuestas de los demás, incluso si van en contra de nuestro criterio. Lo siguiente es valorar estas opiniones y decidir si las consideramos acertadas y si podemos incorporar alguna a nuestro punto de vista.

Las personas que no son abiertas, son poco o nada flexibles. Además, les asusta demasiado el cambio, pues tienen miedo a lo desconocido. No tienen la habilidad para cambiar de opinión y aceptar las ideas de otros.

«Los hombres no son prisioneros del destino, sino prisioneros de su propia mente.»

-Franklin D. Roosevelt-

Cómo potenciar y conseguir una mente abierta

Si queremos aprovechar al máximo nuestro potencial en las relaciones personales, en los negocios y en la vida, es importante tener una mente abierta y flexible. Lo mejor es no limitarse a sí mismo. Hay una infinidad de cosas que se pueden hacer y lograr si nos abrimos al mundo y a las personas.

Mujer con mente abierta
 

Es muy común que estemos acomodados a unos hábitos, a una rutina, a un solo patrón de pensamiento, y percibamos las cosas conforme a nuestra forma de pensar. Sin embargo, el mundo está lleno de matices, y las posibilidades son infinitas. Sin embargo, abrirnos a un mundo desconocido resulta todo un desafío y a veces genera temor.

Consejos para alcanzar la apertura mental

Tenemos que aprender a pensar diferente, siguiendo estos consejos:

  • Ponerse a sí mismo a prueba. Es bueno salir de vez en cuando de la “zona segura”.
  • Cuestionar las cosas un poco más. ¿Quién dijo que hay que aceptar las cosas tal como te las presentan? Si algo te confunde o no encaja, no dudes en cuestionarlo.
  • No tener miedo a equivocarse. Es muy bueno arriesgar de vez en cuando. Quien no arriesga no gana. Hablamos, claro está de riesgos medidos. Los grandes pro-hombres del pasado tuvieron que arriesgarse para lograr sus objetivos.
  • Permitir que otras personas nos sirvan de inspiración. La apertura mental está muy relacionada con la humildad. Quien cree saberlo todo nunca podrá aprender de los demás y no será capaz de replantearse o cuestionar sus ideas o creencias.
Mujer de mente abierta hablando con su compañero
 

En resumen, es necesario pensar diferente para liberarse de las propias limitaciones. Las personas de mente abierta tienen más posibilidades de alcanzar todo su potencial en la vida porque arriesgan, se atreven, exploran, no se quedan con la opción más fácil que representa la propia opinión o pensamiento.

Las personas con apertura mental son buscadoras incansables. Inconformistas, en el buen sentido de la palabra, y siempre están dispuestos a aprender de todos y de todo. Recordemos que la mayoría de los avances y logros alcanzados por la humanidad han sido llevados a cabo por personas que tenían la fortaleza de una mente abierta.

«El fin de tener una mente abierta, como el de una boca abierta, es llenarla con algo valioso.»

-Gilbert Keith Chesterton-