El género y las actitudes hacia el humor y el amor

Edith Sánchez · 29 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 29 noviembre, 2019
Una investigación adelantada en Argentina nos permite evaluar si en verdad el género es determinante en las actitudes que tenemos hacia dos aspectos muy importantes en la cultura: el humor y el amor. ¿A qué conclusión llegaron?

La Asociación para el Avance de la Ciencia Psicológica de Buenos Aires (Argentina) llevó a cabo un estudio para analizar las diferencias en las actitudes hacia el humor y el amor. La variable que se tomó para el análisis fue el género de cada una de las personas estudiadas.

Lo que se pretendía era verificar si este factor explicaba diferencias; es decir, si en estos dos aspectos existe un contraste significativo. En el fondo, se pretendía corroborar o cuestionar la idea extendida de que hombres y mujeres pensamos, sentimos y vivimos de manera radicalmente diferente.

Así mismo, se buscaba establecer qué equivalencia había entre el sexo biológico y las actitudes de género. El sexo biológico es anatómico, mientras que el género se refiere al papel que le da la cultura a cada sexo. Los resultados del estudio fueron muy interesantes. Veamos.

No son dos sexos superiores o inferiores el uno al otro; son distintos”.

-Gregorio Marañón-

Mujer y hombre hablando

El humor y el amor, diferencias de género

Hay diferentes teorías sobre el origen y la función tanto del amor como del humor. El estudio llevado a cabo por la Asociación para el Avance de la Ciencia Psicológica de Argentina se adhiere a la teoría de los colores del amor de Lee.

Esta plantea que existen tres estilos de amor primarios: Eros, Ludus y Storage. De ellos se desprenden otras tres modalidades: Manía, Pragma y Ágape.

Veamos someramente los rasgos de cada uno de ellos:

  • Eros. Representa el sexo y la pasión, basadas en la atracción física.
  • Ludus. Es el juego de disfrute mutuo, sin intención de compromiso.
  • Storage. Corresponde a la amistad, el cariño y la comprensión.
  • Manía. Es el amor intenso, celoso, obsesivo y posesivo.
  • Pragma. El amor práctico, basado en decisiones racionales.
  • Ágape. El amor altruista y desinteresado.

A su vez, el estudio parte de la teoría del humor de Martin, que propone cuatro estilos de humor. Son los siguientes:

  • Incrementador del self. Es el que ayuda a manejar el estrés y a mantener una actitud positiva.
  • Humor afiliativo. El que tiene como objetivo principal despertar la simpatía en los otros.
  • Humor agresivo. En este tipo de humor el objetivo es ofender, humillar o ridiculizar a los demás.
  • Autodestructor del self. Es divertir a los demás, a costa de rebajarse a uno mismo.

El estudio

Para realizar el estudio se tomaron inicialmente 639 personas, cuya edad promedio fue de 35,2 años. Al final, solo 620 completaron todo el proceso. El nivel socioeconómico era principalmente medio y medio alto y había un predominio de mujeres. Casi todos se definían como heterosexuales y la mayoría de ellos dijeron estar enamorados al momento de la investigación.

A todos se les aplicó un cuestionario dividido en cuatro secciones. La primera contenía 11 preguntas que buscaban información sociodemográfica. La segunda incluía el inventario de Rol de Género de Bem (BSRI). Esta parte buscaba identificar los roles de género con los que se identificaba cada uno de los participantes, los cuales incluían: femenino, masculino, andrógino o indiferenciado.

La tercera sección incluía el Cuestionario de Estilos de Humor (HSQ), basado en la teoría de Martin. La última sección correspondía a la Escala de Actitudes Sobre el Amor (LAS-Short Form), basada en las categorías de estilos de amor propuestas por Lee.

Persona haciendo test

Los resultados

Respecto al rol de género, solo el 30 % de las mujeres se identificaron con lo femenino, mientras que el 20,9 % se identificó con el rol masculino; el 27,1 % con andrógino y el 21,9 % con indiferenciado.

En los hombres, por su parte, el 40 % se definió como masculino; el 9 % como femenino; el 24,5 % como andrógino y el 26,5 % como indiferenciado. Como se ve, es mucho más alto el porcentaje de mujeres que se identificaron como masculinas que el de hombres que se identifican como femeninos.

Lo llamativo del estudio es que, en cuanto a las actitudes hacia el humor y el amor, no parece haber una diferencia significativa entre los géneros. La gran mayoría de las mujeres (54,8 %) y de los hombres (60 %) se identificaron con el humor afiliativo. La mayoría de mujeres (38,3 %) y de los hombres (36,8 %) se identificaron con el amor de tipo “Eros”.

Las diferencias se presentaron en el ítem de humor agresivo. Solo el 0,6 % de las mujeres dijeron identificarse con el mismo, mientras que el 4,5 % de los hombres lo hicieron. Además, la mayoría de los hombres que se identificaban con el estilo de humor autoagresor del self también se definían como femeninos.

Otro dato llamativo es el del estilo del amor “Ágape”. Recordemos que este es el amor desinteresado, idealista y altruista. Son muchos más los hombres que se identifican con este (18,7 %), que las mujeres que lo hacen (8 %), pese a que este tipo de amor es considerado más “femenino” en la cultura. Así mismo, mientras que más mujeres (6,7 %) se identificaron con el amor tipo “Manía”, solo un pequeño grupo de hombres (2,6 %) lo hicieron.

Camacho, J. M., Regalado, P., Carrea, G., Grosso, C., Geleazzi, F., Gunther, G., ... & Ramos, J. (2012). Actitudes hacia el amor y estilos de humor en mujeres y varones:¿ Nos diferencia el sexo o el género?. PSIENCIA. Revista Latinoamericana de Ciencia Psicológica, 4(1).