El irremediable paso del tiempo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 noviembre, 2015
José Maria Tabares · 25 diciembre, 2013

"Volver a los paisajes de infancia. El cuadro se hace en Rumania, en el tren de Bucarest a Baia Mare, en una mañana de niebla en el otoño de 2012". (Foto y comentario de Tamas Hajdu, Romania/2013)“

Cuando uno va adquiriendo una edad, se va dando cuenta de muchas cosas. Primero de que la infancia es una de las mejores etapas que existen sin ningún tipo de preocupación, y donde lo único que importa es pasarla bien con los amigos. También, en la adolescencia, uno se percata que el amor no es tan bonito como lo pintan y que antes o temprano uno se lleva un chasco o decepción con ese chico/al que teníamos completamente idealizado.

Por último, cuando uno consigue ya cierta madurez, pues también se da cuenta que colegas para pasar fiestas hay muchos, pero amigos que están ahí cuando verdaderamente los necesitas, realmente hay pocos.

No queda otra que aceptar la situación

Pero bueno, como todo en esta vida, el paso del tiempo tiene su parte buena. Y es que, todas estas situaciones nos ayudan a conocernos mejor, a madurar y sobre todo para intentar a no volver a caer en la misma piedra.  ¿Y tú? ¿Sientes que el irremediable paso del tiempo cada vez te gusta menos? Pues no te preocupes porque esto le pasa a los más de 6.000 millones de personas que hay en el mundo.

Cuando uno llega a cierta edad, se da cuenta que ya empieza a hacerse “viejo”. Pero esto es completamente irremediable. Así que ¿por qué no mejor aceptar la situación como viene? Todas las edades tienen sus etapas buenas y malas, y por ello no queda más remedio ser optimista.

Por ejemplo, al cumplir cuarenta, seguro que muchos de ustedes son independientes económicamente hablando y no dependen de nadie. Algo que no es posible cuando se os joven. Así que aprovecha esta edad para viajar, conocer gente y cultivarte en todos los sentidos. ¡Te puedes llevar una sorpresa sabiendo de lo que eres capaz!

De esta forma, haciendo cosas distintas, y poniéndote nuevas metas en tu vida, te darás realmente cuenta de que sigues vivo. Y créeme que no hay mejor regalo en la vida que ese, y que ni con dinero se puede comprar. En definitiva, ten por seguro que si cuidas de “tu tiempo” y sabes cómo dejarlo pasar, seguro que este te depara  momentos inolvidables. Y así lo dijo, el mítico actor del siglo XX, Charles Chaplin. “El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto".