El lobo estepario, una obra para reflexionar

Leah Padalino · 18 febrero, 2018

Hablar de Hermann Hesse es hablar de uno de los más reconocidos escritores del siglo XX. Hablar de la obra de Hesse es hablar de Siddhartha, de Demian y, por supuesto, de El lobo estepario. Aunque me gustaría señalar que, además de novelista, Hesse fue también ensayista, poeta, etc.

Hesse es un autor muy documentado, cuyas influencias se plasman en sus obras; estaba fascinado por el romanticismo alemán, admiraba a Goethe y a Nietzsche, pero también a Mozart y poseía fuertes influencias de la filosofía india y china. Leer a Hesse supone un viaje por todas estas influencias y culturas, pero también un viaje hacia su propio ser, hacia la naturaleza humana.

El lobo estepario es una de sus obras más reconocidas, y una de las más leídas entre los jóvenes durante el siglo XX. Es una novela breve, pero profunda, en la que el autor combina algunos elementos fantásticos con su propio pensamiento e ideas. La trama se presenta a través de un recurso literario conocido como manuscrito encontrado, es decir, el autor se desvincula de su obra y aparece un nuevo autor, el autor del manuscrito. Esta técnica ha estado muy presente a lo largo de toda la historia literaria, aparece también en El Quijote

“A los verdaderos hombres no les pertenece nada. El tiempo y el dinero pertenece a los mediocres y superficiales”.

-El lobo estepario-

Hermann Hesse

El autobiografismo en El lobo estepario

Son muchas las similitudes que encontramos entre personaje y autor en El lobo estepario. La obra se corresponde con unas notas redactadas por Harry Haller, el protagonista, durante su estancia en una habitación alquilada. El sobrino de la arrendadora encuentra estas notas y realiza una breve introducción.

El resto de la obra está narrada en primera persona y se divide en: “Anotaciones de Harry Haller, Solo para locos”, donde el protagonista se describe como un ‘lobo estepario’, expresa sus sueños, delirios, pensamientos e inconformidades; “Tractat del lobo estepario, no para cualquiera”, un ensayo filosófico y psicológico que permite al lector adentrarse más en el mundo de Harry y comprender su personalidad. Por último, encontramos una continuación de “Anotaciones de Harry Haller, solo para locos”.

La novela nos sumerge en el mundo de Harry, sus pensamientos y sentimientos. Es un ser solitario que no logra encajar en el mundo, invita a la reflexión, a encontrar el sentido de la vida en una sociedad moderna, una sociedad para las masas en la que parece que no hay lugar para los intelectuales o para los diferentes. Por este motivo, no es de extrañar que haya sido muy leída entre el público adolescente, momento en el que comenzamos a buscar nuestro lugar y a comprendernos a nosotros mismos.

Calle con un letrero

La novela está marcada por el autobiografismo, es una novela hermética, en la que se critica la burguesía de la época. Se trata de una obra que se adentra en lo más profundo del protagonista, indaga en su personalidad y en su mundo interior.

Vemos en esta obra diferentes formas de vida partiendo del aislamiento por parte del protagonista. También se descubre el mundo nocturno, donde los placeres se llevan al extremo. Todo es posible, no existen normas y los personajes se ven envueltos en una nube de droga, música, diversión y sexo.

Algunas de las pistas de este autobiografismo son:

  • Las iniciales: el protagonista de El lobo estepario se llama Harry Haller, cuyas iniciales coinciden con las de Hermann Hesse.
  • Vivir entre dos épocas: tanto autor como protagonista viven entre dos épocas, en un periodo de transición y son seres solitarios e incomprendidos.
  • La idea del suicidio: ese “no encajar”, esa enfermedad de los intelectuales en el siglo XX está muy presente en la obra. La idea del suicidio es recurrente y el propio Hesse trató de suicidarse.
  • La mujer: uno de los hechos más significativos de la vida de Hesse fue su divorcio, a lo largo de la obra, se realizan diversas reflexiones acerca de este hecho. Harry nos cuenta que estuvo casado, pero su vida familiar se derrumbó por la locura de su mujer y, de este modo, se aisló y se convirtió en el lobo estepario.
  • Herminie: es el personaje femenino más significativo, su nombre es el femenino de Hermann y supone un desdoblamiento de la personalidad; la otra cara del protagonista.

Esta descripción del protagonista se corresponde con la construcción del arquetipo del superfluous man, muy presente en la literatura y que dibuja a un hombre culto, inteligente y melancólico enmarcado por el nihilismo. Harry Haller vive en un mundo que siente que no le pertenece, es un hombre ‘superior’, un intelectual que se aísla y vive en un ‘ser o no ser’ constante, tratando de comprenderse a sí mismo. Una especie de Hamlet del siglo XX.

“¿Cómo no había yo de ser un lobo estepario y un pobre anacoreta en medio de un mundo, ninguno de cuyos fines comparto, ninguno de cuyos placeres me llama la atención?”.

-El lobo estepario-

El lobo estepario, una reflexión psicológica

El lobo estepario presenta las principales características de la sátira menipea, un género donde los personajes suelen ser hombres intelectuales ridiculizados, algo que vemos en la obra de Hesse, especialmente, en la parte final de la misma. La obra es una reflexión que parte de la agonía del protagonista y nos lleva hasta la búsqueda de la risa.

Harry Haller es un hombre culto e incomprendido que está convencido de que en su interior viven un hombre y un lobo que se encuentran en conflicto. Haller ha perdido el interés en la vida, es pesimista y nada de lo que le rodea logra hacerle feliz, desprecia el mundo en el que vive y a las personas que lo habitan. Su vida no tiene sentido, hasta que se topa con un letrero luminoso que le invita a ir hacia un lugar llamado Teatro Mágico.

El Teatro Mágico es algo así como el conejo que persigue Alicia en el país de las maravillas, es algo que llama su atención, aunque al principio Harry no se atreve a entrar. Alicia llega a un mundo nuevo, completamente distinto al mundo en el que está acostumbrada a vivir, en ese lugar todo es posible y debe enfrentarse a numerosos dilemas, no logra reconocerse a sí misma, ya no sabe quién es; del mismo modo, esa llamada que siente Harry por el Teatro Mágico es el comienzo del nuevo mundo que está por descubrir.

Piezas de ajedrez

Al final de la obra, Harry caerá por esa madriguera que es el teatro y comenzará su viaje hacia este nuevo mundo por descubrir: la verdadera naturaleza de su ser y la complejidad de la misma. A través de juegos, personajes históricos y situaciones excéntricas, descubriremos la verdadera naturaleza de este hombre-lobo, que deberá aprender a reírse de sí mismo.

En este lugar, Harry comprenderá que en su interior viven numerosos “yo” y que todos ellos conviven en una especie de partida de ajedrez, su persona no puede limitarse a hombre y lobo, sino que se trata de una gran multiplicidad de personalidades.

El lobo estepario nos presenta un baile de máscaras (no metafórico) en el que el protagonista deberá buscarse a sí mismo. Una obra hermética y reflexiva sobre el mal de los intelectuales de una época que además, representa un estado de conciencia.

“La esquizofrenia es el principio de todo arte, de toda fantasía. Hay sabios que se han dado cuenta ya de esto a medias, como puede comprobarse, por ejemplo, en El cuerno maravilloso del príncipe, aquel libro encantador, en el cual el trabajo penoso y aplicado de un sabio es ennoblecido por la cooperación genial de una multitud de artistas locos y encerrados en manicomios”.

-El lobo estepario-