El miedo de contrariar a un hijo

Edith Sánchez · 31 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 31 diciembre, 2019
Son muchos los padres que en la actualidad sienten miedo de contrariar a un hijo. Un temor que no es inocuo, ya que en muchas ocasiones hacen que pierdan parte de su rol como autoridad y referencia de los más pequeños.

Crece el número de padres que tienen miedo de contrariar a un hijo. Se trata de un fenómeno al que asistimos con frecuencia, aunque muchas veces se esconda o se le ponga otra etiqueta. Encontramos, cada vez con más frecuencia, a padres inseguros, indecisos y llenos de culpa que no saben cómo disciplinar a hijos.

Es posible que la sobreinformación en psicología sea parte de lo que ha engordado al problema. Son tantas las indicaciones recogidas en diferentes medios, y en ocasiones contradictorias o poco precisas, que la crianza se ha vestido con un atuendo más complejo de lo que realmente es -y eso, que en sí, ya es compleja-. De esta manera, en este campo abonado, el miedo a contrariar a un hijo se ha reproducido.

Antes era más sencillo, o lo parecía, aunque de la misma forma se cometían errores. En una familia, los roles estaban más definidos. Los padres conservaban la autoridad durante más tiempo, tardaban más en competir con otras fuentes de información y seguridad.

Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros”.

-Cicerón-

Niña abrazando a su padre

La culpabilidad en los padres

Si algo caracteriza a muchos padres actuales es el sentimiento de culpa o el temor a generarlo. Perciben que los peligros son grandes y afilados; además, en el poco tiempo que pasan con los pequeños, no quieren ser una fuente de contrariedad para ellos. Son un poco padres-abuelos.

La culpa que experimentan los padres de hoy viene de muchas fuentes. Hay toda una serie de creencias según las cuales todo lo que le suceda al hijo en un futuro es culpa de los padres. Si es tímido, porque lo es. Si es mal estudiante, porque no estudia. Y así sucesivamente con todo.

No quieren ser demasiado permisivos, tampoco quieren ser demasiado estrictos. Así, en muchos casos, en la búsqueda de ese equilibrio los límites quedan difuminados. No hay unas referencias claras, porque las dudas son muchas.

El miedo de contrariar a un hijo

El miedo de contrariar a un hijo está directamente relacionado con la reacción de este. Algunos niños son criados de tal modo que jamás están listos para que les digan “no” o para que la satisfacción de sus deseos sea pospuesta. Nadie les ha enseñado a negociar con la frustración o la búsqueda de alternativas.

No es hasta pasada la adolescencia cuando nuestra corteza prefrontal se termina de desarrollar. Dicho de otra manera, hasta alcanzada una edad, los impulsos tiene mucha fuerza frente al autocontrol. Por eso son tan necesarios los límites o las normas, por eso es tan necesaria la educación.

Por otro lado, los niños no dejan de ser seres inteligentes que en muchas ocasiones persiguen un objetivo que está prohibido. Por lo tanto, no van a dudar en intentar echar abajo el muro de la norma con diferentes estrategias. De ahí las pataletas o los numeritos. De ahí lo importante de que los padres no se muestren débiles ante estas conductas tan espectaculares.

Por otro lado, señalar que es especialmente importante mantener la autoridad cuando son pequeños. Si lo hacemos entonces, después será mucho más difícil recuperarla. Así, los conflictos serán más profundos y nos costará más que el adolescente siga en determinados temas las pautas que le marquemos.

Padre enfadado con su hijo

Lo que necesitan los niños

Durante los primeros años de vida, los niños necesitan básicamente tres cosas de la crianza: límites, normas y hábitos. Esos tres elementos, a su vez, exigen que haya autoridad paterna. Autoridad no es autoritarismo. Los niños son seres inmaduros que no saben qué es lo mejor para ellos -lo irán descubriendo y también tendremos que ir aumentando el espacio de su autonomía-, ni cuál es la mejor manera de comportarse. Los padres sí deben saberlo.

Los padres o tutores son las personas responsables de que el pequeño cuente con estas referencias. También serán los principales modelos cuando se asienten las raíces de su comportamiento, antes de que empiecen a ganar poder los iguales.

Por otro lado, el miedo a contrariar a un hijo crece con la falta de costumbre, cuando por sistema cedemos en las pequeñas peticiones. Así, difícilmente vamos a enseñarles que en ocasiones somos nosotros quienes tenemos que adaptarnos a la realidad o a los demás.

Rumayor, M. (2016). El problema de la autoridad en la familia frente al reto de las redes sociales. Teoría de la Educación. Revista Interuniversitaria, 28(2 (jul-dic)), 75-92.