El mundo es de los valientes

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 14 julio, 2017
Adriana Díez · 21 junio, 2017

¿Quiénes son valientes? Pues creo que es valiente el que se levanta todos los días y da lo mejor de sí mismo. Quien a pesar de todo sigue sonriendo y superando todo lo que le venga. Creo también que es valiente el que no espera a una ocasión especial para estrenar lo mejor que tiene y salir a comerse el mundo. Creo que se atreve el que sigue confiando aún después de que le hayan fallado.

Siguen siendo valientes quienes reconocen y se enfrentan a sus miedos, siendo conscientes de que la actitud que adopten puede multiplicar o dividir sus fuerzas. Ellos son valientes y por suerte el mundo es suyo, porque cada día buscan descubrir algo nuevo en él.

Son valientes y saltan, con miles de envidiosos cerca, con miles de “no” caminando a su lado. Pero… ¿sabes qué es lo mejor de todo? Que pueden arrastrarte a ese peligroso mundo, te arrastran porque tienen la fuerza y las ganas de que todo salga, a veces bien a veces mal, pero que salga y siga hacia adelante. Te arrastran a querer comerte el mundo.

Me encanta la gente que se atreve y vive, pero no los que solo dicen que la vida son dos días o los “carpe diem”. Me gusta la gente que lo dice y lo hace. Cada día es único e irrepetible y tienen la valentía de vivirlo como tal.

Resiliencia como forma de vida

La resiliencia es la capacidad que tienen las personas para superar las adversidades y continuar con su vida cuando las circunstancias invitan a todo lo contrario. Esta podría ser la definición correcta y formal de resiliencia, aunque sería un tanto pobre si nos quedáramos ahí. Si no habláramos de que lo logran a pesar de los miedos, de sus dudas o del recuerdo de lo que una vez prometió y terminó sin cumplir. Ellos fueron valientes y siguen repitiendo.

chica con cabello al viento

La resiliencia hace referencia a personas valientes que hacen del mundo que les rodea un lugar propio, que saben hablar de su dolor para que este respire y sane, aunque escueza mucho al principio, igual que cuando desinfectas una herida. Saben lo que es tocar fondo, porque han estado allí muchas veces., y en todas ellas volvieron a la superficie.

La resiliencia es solo un nombre general, una definición formal, pero cada uno tiene su historia y sabe que no es fácil. Sin embargo, merece la pena seguir, y eso es, merece la pena, porque con ella también merecerá la alegría que vendrá.

¿Qué hacemos entonces para ser valientes?

El miedo siempre te va a proteger y te va a hacer pensarlo dos veces. Escúchalo, claro que sí, pero también hazle entender que detrás de tu zona conocida puede que se encuentre algo mejor, quien sabe, o quizás no, pero si no abres la puerta no vas a saber nunca qué hay detrás.

Con cosas concretas y dejando de lado todos los temas típicos, vístete cada día con lo mejor que tengas, no esperes al fin de semana. No esperes a jubilarte para viajar ni a que todo esté estable para asumir riesgos. No esperes a tener más tiempo para apuntarte a bailar, ni a salir a correr ni a tomar algo con tus amigos. Hazte hueco, el tiempo es tuyo y los lugares se hacen, construyen o decoran.

chica entre espigas pensando en las personas valientes

Di te quiero todas las veces que puedas, besa y abraza y no pierdas oportunidad y si la pierdes, hay trenes que siguen pasando. Yo los he visto irse y volver… y tú también. Así que haz tu lista de sueños y empieza a caminar, a equivocarte, a acertar. Esa, y no otra, es la actitud de los valientes: personas a las que hoy pertenece el mundo.