El orientador educativo, ¿cuáles son sus funciones?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 24 abril, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 24 abril, 2019
En todos los centros de secundaria hay una figura conocida como el orientador educativo. Sin embargo, pocas personas saben qué hace en realidad este profesional. ¿Lo descubrimos?

La figura del orientador educativo es muy importante. Por eso, está presente en todos los centros destinados a formar al alumnado que está cursando secundaria, bachillerato u otra actividad formativa (ciclos o formación profesional). Sin embargo, en la gran mayoría de los casos se desconoce la labor de este profesional. ¿Cuál es su trabajo en realidad?

Quizás en la época en la que fuimos estudiantes vimos al orientador educativo como una figura a la que nunca -o rara vez- le poníamos cara. Poco o nada conocíamos de su trabajo. Desgraciadamente, todavía en muchos colegios el orientador sigue siendo esa especie de figura fantasma, que quizás ordena y dispone, pero no aparece. Precisamente, porque sus funciones quedan muchas veces ocultas, hoy queremos dedicar este artículo a describirlas.

Orientadora con alumnos

Las funciones del orientador educativo

El orientador educativo puede verse como un profesional que aconseja y ayuda al alumnado a enfocar su futuro profesional. Sobre todo, cuando este no sabe qué estudiar, qué asignaturas optativas escoger o la carrera que, tras terminar el bachillerato, hará. Pero estas son solo una pequeña parte de sus funciones.

Las funciones del orientador educativo son muy importantes en los centros educativos, pues los jóvenes se encuentran en la etapa de la adolescencia, un período delicado para ellos.

Prevenir el fracaso escolar

El fracaso escolar es una situación que preocupa tanto a familias como a profesores. La razón está en que existen centros educativos en los que, según el artículo Las grandes cifras del fracaso y los riesgos de exclusión educativa, el fracaso escolar puede alcanzar un porcentaje del 40%. Un dato que estremece.

En estos casos, el papel del orientador educativo es fundamental. Este profesional elabora programas individuales de ayuda para el alumnado y lo asesora. En muchas ocasiones, el problema del fracaso escolar está relacionado con factores familiares. Por ello, el orientador educativo intentará reunirse con la familia para explicarles lo que ocurre y que puedan secundar la oportunidad que tiene el alumno de formarse.

Realizar adaptaciones curriculares

Las adaptaciones curriculares también son una competencia que le corresponde al orientador educativo. Cuando en el aula hay alumnos a los que les es difícil seguir el ritmo de la clase, están diagnosticados con TDAH o tienen algún otro tipo de problema (ansiedad, invidencia, etc.). Para estos alumnos con necesidades especiales se pueden tomar las siguientes medidas:

  • Eliminar barreras físicas: proveer al centro de instalaciones y recursos que permitan el acceso a alumnos que puedan estar, por ejemplo, en una silla de ruedas.
  • Eliminar barreras comunicativas: en el caso de un alumno que es invidente se le proporcionarán apuntes en braille que pueda utilizar para estudiar.
  • Clases de apoyo: el alumnado irá a una clase de apoyo en el que se les proporcionarán recursos educativos adaptados a sus necesidades. Esto sirve tanto para alumnos con altas capacidades como para aquellos que tienen déficit de atención, por ejemplo.

Existen circunstancias que impiden que un alumno tenga un desarrollo favorable en el aula. En estos casos, el orientador educativo debe intervenir.

Brindar asesoramiento psicopedagógico

Otra de las funciones importantes del orientador educativo es brindar asesoramiento psicopedagógico, tanto al profesorado como a las familias. Además, es responsabilidad del orientador proveer de los recursos y métodos necesarios para lograr que la estrategia individualizada para cada alumno se lleve a cabo con éxito.

Esta parte, además, no es fija. La evaluación del alumnado será continua y es probable que deban hacerse determinadas modificaciones. Asimismo, el asesoramiento de las familias puede favorecer que el alumno acuda a un profesional, como un psicólogo, que lo evalúe y diagnostique de manera acertada.

Profesor hablando con un alumno

La importante figura del orientador educativo

Seguro que nos hemos dado cuenta de que la figura del orientador educativo es fundamental en los centros de secundaria. No obstante, vamos a recopilar algunas de sus labores más importantes en una especie de resumen:

  • Asesora al alumnado y a las familias: el objetivo es mejorar la calidad educativa que brinda el centro.
  • Estudia y planifica las necesidades educativas de forma individual.
  • Mantiene reuniones con la familia y los profesores para proporcionarles los recursos necesarios para que el alumno mejore su rendimiento.
  • Observa el progreso del alumnado para introducir modificaciones y mejoras.

Ahora ya podemos descartar aquellas creencias que nos hacían pensar que el orientador educativo no tenía ninguna función importante dentro de los centros. Como hemos comprobado, sus labores son importantes y en última instancia siempre están enfocadas a mejorar las prestaciones que ofrece el centro. ¿Sabías a qué se dedicaba un orientador educativo? ¿Qué pensabas sobre él antes de leer este artículo?

  • Aluede, Oyaziwo, & Ikechukwu, Bridget N. Q.. (2002). Las funciones del orientador escolar para minimizar el abandono escolar en los adolescentes. Orientación y sociedad3, 83-88. Recuperado en 22 de abril de 2019, de http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1851-88932002000100005&lng=es&tlng=es.
  • Bujardón Mendoza, Alberto, & Macías Llanes, María Elena. (2006). La orientación educativa, una necesidad para la educación en valores humanos. Humanidades Médicas6(2) Recuperado en 22 de abril de 2019, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-81202006000200003&lng=es&tlng=es.
  • Domingo Segovia, Jesús, Fernández Gálvez, Juan de Dios, & Barrero Fernández, Beatriz. (2016). El orientador escolar ante el reto de la mejora curricular. Un estudio de caso. Revista electrónica de investigación educativa18(2), 27-39. Recuperado en 22 de abril de 2019, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1607-40412016000200002&lng=es&tlng=es.